24 may. 2024
Víctor Raúl Benítez G..jpg

Víctor Raúl Benítez González

Estamos delante del mayor año electoral en la historia de la humanidad. Nunca se pudo ver a tanta gente votando como será en el 2024. Se cuenta a más de dos mil millones de personas en alrededor de ochenta países cuyas vidas dependerán de los electos o reelectos. No todas son elecciones para presidente y no todas son democracias. Londres vota para alcalde. La Unión Europea vota su parlamento. Venezuela y Rusia hacen como que votan, pero nadie elige nada. Ya se sabe quién ganó, como en la época de nuestro general.
El Paraguay necesita una nueva ola de independencia, del tutelaje peajero argentino y de la mafia infiltrada del Brasil. Pero hay otro vasallaje a superar. Es la independencia en sus exportaciones de productos primarios dependientes del clima.
La mejor manera de ser financieramente independiente es estudiar y adquirir conocimientos. La educación es el primer activo en el cual todos deben invertir. “Eres tu mejor inversión, no hay nada comparable”, dice Buffett. Los ricos invierten en acciones, inmuebles, empresas, idiomas, educación autodidacta y un MBA. Para no quedar malparado, hoy en día, el aprendizaje de por vida es la tendencia en la economía del conocimiento.
Para dar el gran salto al desarrollo, el Paraguay necesitará que Santiago se convierta en un Daniel dentro del nuevo gobierno, para que repliegue el poder del Nabucodonosor.