03 mar. 2024

canasta básica

La economista Verónica Serafini cuestionó el monto de reajuste del salario mínimo, asegurando que es insuficiente. Dijo también que el BCP no debe ser el ente que emita el informe de medición del índice de precio al consumir (IPC) porque “tiene conflicto de intereses”.
En su cuarto mensaje presidencial ante el Congreso Nacional, el presidente Mario Abdo Benítez presentó un informe anual de gestión sin grandes sorpresas. Al recuento de sus acciones al frente del Ejecutivo se sumó este año una fuerte y clara línea política, que se debe leer sin dudas en el contexto de una encarnizada interna dentro del partido de gobierno que también determina la agenda país. Frente a esto, la lacerante realidad de una nación en crisis quedó en un segundo plano, así como las grandes deudas sociales pendientes.
Las hortalizas y frutas tienen precios menores gracias a la buena producción local, mientras que los principales productos de la canasta familiar subieron su costo. Reconocen que cayeron ventas.
La Sedeco tomó muestras de precios de 60 productos ofrecidos de la canasta básica familiar, en la cual halló que la carnaza ronda los G. 36.000, el pan felipe se acerca a los G. 6.000 y la leche roza los G. 5.000. Estos son algunos costos sondeados en varios supermercados de Asunción y Central.
El viceministro de la Subsecretaría de Estado de Tributación (SET), Óscar Orué, habló sobre el proyecto de ley que pretende la exoneración temporal del IVA en los productos de la canasta básica. Señaló que no existe garantías de que se aplique la reducción al costo final y que se podría terminar beneficiando a comercios y empresas.
La Cámara Paraguaya de Carnes anunció este jueves promociones de cortes de carne de consumo diario dos veces al mes tras un acuerdo con amas de casas. La reducción será de entre 10% y 20%.
Un copetín de la ciudad de Concepción oferta sus empanadas a tan solo G. 500 y es toda una sensación en la capital departamental.
En el mercado local los cortes de primera calidad alcanzaron un máximo de G. 48.389 por kilo, lo que significa un encarecimiento del 32% respecto a la cotización que recibieron en el extranjero.
La inflación, que ya viene dando señales negativas desde el año pasado, se extendió hasta este año. A esto se agrega la reciente estimación del Fondo Monetario Internacional (FMI) de un bajo nivel de crecimiento para el año 2022. Este contexto es altamente riesgoso, tanto en términos socioeconómicos por el retroceso que puede significar en los avances en la calidad de vida que se vieron en los últimos años, como en términos políticos por el malestar ciudadano y el conflicto que puede conllevar. Las autoridades económicas no pueden permanecer al margen de la situación.
Las proyecciones económicas para el resto del año señalan que los precios de la canasta básica seguirán altos, pese a que se prevé una disminución de la inflación.