20 may. 2024
Diego Barreto_.jpg

Diego Barreto

Hay una nueva pelea en marcha por el dinero del Fonacide, cuyos fondos sentaron sus bases en el dinero proveniente de la compensación histórica fruto del acuerdo Lugo-Lula, hará más de una década. Es una pelea entre viejos rivales, los colorados en el poder y los liberales en la llanura.
Todos hablan en estos días sobre el galopante nepotismo y tráfico de influencias en el Congreso. Cual pregoneros, anuncian sin decirlo, que hay varias maneras de ingresar a la función pública.
No es la fascinante película alemana que rompe con la romantización de la guerra, como un teatro en que hay héroes y villanos. No es la cinta de Netflix que muestra cómo los jóvenes fueron carne de cañón en la Primera Guerra Mundial, y fueron llevados con las mentiras del heroísmo.
Ni es justo el peaje de Argentina en la hidrovía ni el conflicto debe ser una bandera de unidad como quieren hacer creer los que hoy se hacen llamar “patriotas” y califican alegremente de legionarios a quienes no comulgan con la escalada en las hostilidades con Argentina o a quienes osamos criticar la integración de los negociadores paraguayos para la revisión del Anexo C.
A un mes de las elecciones, nuevamente como cada cinco años tenemos la oportunidad de decidir quién se sentará tanto en el sillón de los López como en las bancas del Congreso. Y como en un mercado, hay ofertas de todo tipo, en especial para sanear el Parlamento.
Fue muy desafortunado leer días atrás cuál es el rasgo con el que mejor nos definen fuera del país. Esta vez no hizo falta que el águila del norte califique como “significativamente corruptos”, a líderes del Partido Colorado. Fue aquí cerca nomás, cuando de vuelta nuestros vecinos de la región nos obligan, con una designación poco feliz, a mirarnos en el espejo como sociedad.
DESAFIANTE. El presidenciable opositor dijo que va a atacar frontalmente a la mafia y sus negocios. PRESTANOMBRE. Así calificó nuevamente a Santi Peña, por considerar que solo opera para Cartes. UN SOLO FRENTE. Dijo que la Concertación aún abriga esperanzas de sumar a toda la oposición. JUSTICIA ALQUILADA. Puso el caso de Ferreiro como fiel ejemplo de cómo se maneja la Fiscalía.
En el periodismo es una muletilla hablar del Watergate, pero es más que nada un símbolo de la prensa libre, ese trabajo que terminó por anticipar la caída del ex presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, donde se dejó al descubierto como desde la Casa Blanca y dirigidos por un único líder, se quebraba los conceptos más básicos de democracia.
La falta de trabajo, lo que se traduce en la falta de ingreso por parte de miles de familias, es una realidad que se palpa y que seguramente el Censo Nacional vendrá a confirmar.
Ahora que los políticos ya están en carrera, pareciera que estamos ante la personificación de ángeles celestiales, de paladines, de verdaderos agentes de cambio, de monjes tibetanos que cambiaron de acuerdo a la coyuntura su ropaje naranja y visten, hablan y replican nuestras costumbres.
La senadora Esperanza Martínez explica que su dimisión como presidenciable se dio por falta de estructura y afirma que la alternancia no es el único objetivo de la Concertación, pero sí “un punto de partida"para los cambios.
El senador expuso preocupación por el lento avance de la Concertación y en gran medida culpó a Efraín Alegre. Sostuvo que los que no entren en la chapa podrán pugnar por ingresar al Parlamento.
Miguel Abdón Saguier, de reconocida carrera política en su partido, fustigó al Gobierno por querer acallar las críticas de la oposición y lamentó la instrumentación de la Fiscalía como “garrote político”.
Para el ex legislador no hay duda de que una cooperación puede servir para combatir la corrupción, pero dijo que los agentes que vengan deben quedar supeditados a la Constitución y leyes nacionales.
Nuevo titular de la Cámara Alta cuenta cómo fueron las negociaciones con los colorados para la elección de la nueva mesa directiva. Asegura que no convocará a Cartes para su juramento.