21 abr. 2024
Brigitte Colmán.png

Brigitte Colmán

Para quienes no lo sepan, la frase “Persona en situación de Paraguay” salió de la famosa serie Nada, protagonizada por la celebrada compatriota Majo Cabrera, en la cual también aparece Robert De Niro.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
Desde el día en que Carlos Antonio López, alrededor de 1850, envió a su hijo Francisco Solano López, a un largo viaje exploratorio para conectar al Paraguay con el mundo, y se dio comienzo al proyecto un ferrocarril para el Paraguay, hasta el día en que el tren dio su primer paseo, transcurrieron apenas 11 años.
Puede que todavía no se les haya pasado el piré vaí que les quedó al escuchar la Carta al pueblo paraguayo, leída el 8 de diciembre en la festividad de Caacupé por el monseñor Ricardo Valenzuela, quien les dijo a las autoridades un par de verdades que hace rato necesitaban escuchar.
El video del presidente, sentado en un ómnibus, muy campechano, fue en realidad un insulto a todo el pueblo paraguayo. Porque Santiago Peña no tiene idea de la realidad que vive la gente en este país.
Con abundante energía de las hidroeléctricas, parte de la población sufre cortes de energía eléctrica en plena ola de calor. Ese es un clásico del verano, pero igual cuesta acostumbrarse.
De lo que hoy les hablo no ocurrió hace cien años ni en algún multiverso. Sucedió aquí y hace apenas seis meses. Un domingo 30 de abril con buen tiempo y con los locales de votación llenos de gente, para variar yo voté por el que no ganó.
Cuando fue nombrado para el cargo de ministro de Justicia hubo críticas, dudas y cuestionamientos. Sin embargo, nadie hubiera esperado que la realidad lo confirmara tan rápidamente y en forma tan contundente.
Leyendo la prensa maldita, precisamente, supe de la sesión de la Junta de Gobierno del Partido Colorado que reunió a la dirigencia partidaria con el Gabinete de gobierno.
Entre tanto sesudo análisis sobre la actualidad de la Selección Nacional de fútbol, nuevamente se pudo escuchar en uno de esos comentarios la expresión “el peso de la camiseta”.
El pasado jueves se conmemoró en el mundo entero el Día del Peatón. Ese día recuerda el primer incidente de tráfico. Sucedió en Londres, Inglaterra en 1897, la víctima se llamaba Bridget Driscoll, la arrolló un coche y falleció en el acto.
Los honorables senadores de la Nación cambiaron un reglamento para trabajar apenas tres días a la semana. Bueno, eso de trabajar suena un poco fuerte
El presidente procedió a inaugurar de forma simbólica el Puente Héroes del Chaco, ya que el famoso puente no va a estar listo antes de que él deje de ser presidente.
El grupo que va a asumir el poder en forma absoluta desde agosto (solo falta que jure el nuevo titular del Ejecutivo) nos sigue amenazando con más buenas noticias. Ahora, por ejemplo, se está concretando lo que antes solo parecía un rumor, la creación del Ministerio de la Familia.
Un informe de la organización Desarrollo en Democracia, desde su unidad Observatorio del Gasto Público, señala que en el Paraguay el gasto salarial público subió en un 70% en los últimos nueve años.
Resulta esclarecedor leer en redes sociales las reacciones sobre las propuestas de la Concertación. Es ilustrativo para entender cómo funciona, más o menos, el pensamiento de muchos paraguayos.
¿Sincericidio o velada amenaza? El candidato por la Asociación Nacional Republicana, ANR, Partido Colorado, Santiago Peña, en pleno acto de campaña dio un discurso que la prensa en general calificó de “incómodo”.
Me encantaría escribir que, hace mucho tiempo, en una galaxia muy lejana, la calle era de la policía. No se puede decir eso porque, básicamente la calle sigue siendo de la policía.
Un candidato en campaña visita una ciudad del interior del país, en plena calle se cruza con una señora muy mayor que lleva un canasto de chipas sobre la cabeza. El comentario que acompañaba la foto en las redes decía que la anciana, quien lleva vendiendo chipas unos 30 años, le dio su total apoyo al candidato.
A menudo repartimos muy mal las culpas de las cosas que nos pasan, de las cosas malas, claro.
Este 2023 sin dudas se ha iniciado de manera violenta: Ayer una mujer de 69 años fue muerta en su casa por su marido, sucedió en el barrio Ykua Duré de Luque. La semana pasada una docente fue muerta en el barrio Loma Pytá de Asunción, por los balazos de un policía retirado; mientras que la anterior, en Hernandarias, un hombre mató a puñaladas a su novia de 23 años.
Esta historia comenzó cuando aparentemente un comerciante uruguayo, a raíz de un problema que tuvo con un intendente de por allá, dijo que el sujeto en cuestión hacía lo que quería, “como si estuviéramos en Paraguay, en una republiqueta”. Le faltó agregar bananera, pero se entiende.
Eso dicen, vamos a estar mejor, aunque no queda claro si se refieren a sus vidas o a las nuestras; a su situación o a la nuestra; a nuestro bienestar o al de ellos. Sospechas siempre vamos a tener, después de todo, como se dice: piensa mal y acertarás...
Ayer se confirmó que una niña de 4 años, con rastros de haber sido abusada repetidamente, falleció en el Hospital de San Estanislao. La niña pertenecía a una comunidad Avá Guaraní de Yataity del Norte, en San Pedro. Según la forense del Ministerio Público, tenía rastros de lesiones antiguas y recientes de abuso sexual, además de hematomas y laceraciones en varias partes del cuerpo.
26 campesinos fueron detenidos por militares, 10 están desaparecidos desde entonces. Testigos vieron a los campesinos atados de manos y pies en la zona de Collante Cué. La colonia Nueva Esperanza estaba conformada por integrantes de las Ligas Agrarias. Los campesinos venían a Asunción a pedirle al IBR la titulación de sus tierras.
El ministro de la Corte Suprema de Justicia Antonio Fretes pidió permiso de su trabajo cuando se desató el escándalo por el contrato que su hijo, Amílcar Fretes Escobar, acordó con Kassem Mohamad Hijazi para trabar su extradición a los Estados Unidos. La suma del acuerdo era de 368.000 dólares.