Editorial ÚH

La mezquindad de los colorados puede agravar la crisis del país

El país es una víctima de las internas de la Asociación Nacional Republicana, Partido Colorado. Los paraguayos son rehenes de un enfrentamiento entre facciones, y que concluirá tras las elecciones internas con el habitual abrazo republicano. Para eso faltan todavía diez meses, un tiempo considerable en el cual los importantes y trascendentes temas que hacen a la vida del país tendrán que aguardar a que se aplaque el berrinche de los colorados. Esta semana, la interna de la ANR provocó su primera baja: la ley de emergencia, la cual ha quedado secuestrada por la bancada cartista que se retiró de la sesión de la Comisión Permanente del Congreso, dejándola sin cuórum, lo que impidió que sea tratada la ley. No hay dudas de que la mezquindad y la miseria de los colorados ponen en grave riesgo la frágil situación del país.

Editorial ÚH

Declaración de emergencia obliga a cambios legales

El aprovechamiento de las declaraciones de emergencia para desviar recursos públicos siempre existió. El problema es cuando a pesar de conocerse la situación, el Poder Ejecutivo o el Poder Legislativo siguen utilizando dicha figura sin hacer los cambios necesarios para evitar el mal uso de los mismo. En las municipalidades y departamentos el abuso se agudiza y, a pesar de ello, ninguno de estos poderes hace los cambios necesarios en las normas para mejorar la transparencia y rendición de cuentas. El Poder Judicial no deja de tener responsabilidad al dejar impunes los actos de corrupción. Los organismos responsables de controlar los gastos públicos, combatir la corrupción e impulsar la transparencia de la gestión pública deben hacerse cargo del problema ejerciendo el rol que les corresponde.

Ómicron

Ómicron ya es dominante en el mundo, con casi un 60% de casos

La variante ómicron, que hace dos semanas solo había sido detectada en un 1,6% de los casos globales analizados en laboratorios, ya está presente en un 58,5% de esos análisis, por lo que ha superado a la delta y se ha convertido en la dominante a nivel mundial, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).