27 feb. 2024

Formadores de opinión

Esto es algo de lo que se habló bastante ya, que hay muchos a los que nos toca el papel de ser formadores de opinión, por ejemplo, los periodistas. Esta atribución, sin embargo, parece que la tomamos sin límites, así como también lo hacen muchas otras personas que tienen cierta jerarquía, como las autoridades.

En nuestro caso, como comunicadores, desde el espacio que nos toque hay ocasiones en el que solo debemos informar, dejando al público que saque su conclusión, y si hay algo que analizar, hagámoslo responsablemente.

Lo que se hace mucho es que hoy nosotros queremos direccionar prácticamente en todo nuestra opinión para instalar eso. En la mayoría de las veces, se aprovecha mucho las redes sociales para hacer eso, que por más que sea en una cuenta personal, si sos una persona pública tenés cierto poder para dirigir el pensamiento del lector.

Creo que tenés que ser una persona preparada o con conocimientos para hablar con propiedad de algo.

En Argentina, por ejemplo, a inicios de la pandemia el medio La Prensa había referido que en el tiempo de aislamiento se multiplicó el consumo masivo de información. “Es por eso que el emisor del mensaje debe tener especial prudencia y responsabilidad en lo que dice y en cómo lo dice, teniendo en cuenta los efectos que puede causar”, explicaron.

Tenemos que tener en cuenta que mucho de lo que decimos y cómo enfocamos las noticias impacta demasiado en el público y muchas veces no lo dimensionamos.

Inclusive, hay veces que damos una opinión errónea y eso ya no podemos eliminar porque se instaló en la mente de gran parte de la sociedad.

Hoy en día también vemos a influencers, artistas y gente famosa que hace uso del espacio que tiene en sus redes para compartir información y se recomienda que siempre sea responsablemente.

En algunos casos, incluso comparten tips de salud, que pueden ser peligrosos, si no se está capacitado para hablar de eso, aunque parezca trivial.

Pero lo de ser formadores de opinión no caracteriza solo a estas personas; también lo encontramos en otros lados, como en los hogares, donde cada uno está siendo formado en el pensamiento. ¿Qué es lo que les estamos enseñando a nuestros niños? ¿Qué líneas de razonamiento les estamos instalando?

Imagínense que ellos son nuestras futuras autoridades y que pueden decidir de buena o mala manera el rumbo de nuestro país.

Yendo un poco más, ya que el enfoque es amplio; si analizamos, también van formando nuestra opinión aquellos que ocupan cargos, ya sea través de la política, o en empresas, y más aun en las campañas políticas.

Ocurre bastante que quieren instalar una línea y muchas veces, de acuerdo a intereses personales ¿Y qué crearon? Crearon personas que se cierran en lo que ya escucharon, solo porque lo dijo alguien de renombre.

Lo que veo hoy también es que se está generando campañas de mucho odio. Se critica al otro candidato en vez de enfocarse en hacer lo mejor para el país.

Entonces concluyo, lo que decimos impacta y la pregunta es si estamos utilizando bien ese poder, esa facultad de ser formadores de opinión desde cualquier lugar que te toque estar en nuestras rutinas.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.