25 feb. 2024

Casos de corrupción en pandemia siguen impunes

Decir que se alarga la definición del juicio contra Insumos Médicos SA (Imedic) por el supuesto contrabando de camas hospitalarias durante la pandemia del Covid-19 sería un eufemismo. La Fiscalía acusa al clan Ferreira de traer en el 2020, desde China, junto con los insumos médicos para la pandemia, 50 camas hospitalarias que trataron de ingresar en forma ilegal para evadir impuestos. El sinuoso proceso por hechos que acontecieron hace ya tres años, en plena situación de crisis mundial, podría figurar en los manuales de la impunidad.

Nuestra Justicia lenta y en exceso permisiva con las chicanas es responsable de que algunos casos de presunta corrupción en plena pandemia del Covid-19 continúen impunes.

La Fiscalía había acusado al clan Ferreira de traer en el 2020, desde China, junto con los insumos médicos para la pandemia por el Covid-19, 50 camas hospitalarias que trataron de ingresar en forma ilegal para evadir los impuestos. Dicen los fiscales que los acusados ya sabían de la carga el 16 de abril y no la señalaron.

Mientras tanto, tres años después, la definición sigue pendiente. Una sentencia podría darse el próximo 5 de diciembre, siempre que no sea suspendida nuevamente.

En este caso, los fiscales Osmar Legal, Jorge Arce, Francisco Cabrera y Diego Arzamendia habían solicitado condenas para los procesados, para Justo Ferreira y su hija Patricia Ferreira, de 6 años de cárcel por los supuestos delitos de contrabando, producción y uso de documentos no auténticos y asociación criminal. Además, pidieron para el despachante de Aduanas, Carlos Gamarra, 4 años de cárcel, mientras que para los aduaneros Guillermo Andrés Molinas Camp y Gustavo Acosta solicitaron 5 años de pena privativa de libertad.

Pero, además, existe otra causa en la que están procesados Patricia Ferreira, presidenta de Imedic, además de Nidia Godoy, de la misma empresa, y el despachante de Aduanas Néstor Ramírez, una causa que se encuentra trabada. En este caso, la acusación es por supuesta producción y uso de documentos no auténticos, asociación criminal y comercialización de medicamentos no autorizados por la presunta falsificación de facturas de la empresa Eurofarma, que posibilitó el ingreso de medicamentos oncológicos de dudosa procedencia al país. Esta causa tiene numerosas cuestiones por resolver antes de que se pueda siquiera fijar una fecha para el juicio oral, el cual evidentemente quedaría ya para el año que viene.

Lamentablemente, durante la pandemia hubo otras denuncias, como la compra de agua tónica con recursos de Petropar o los tapabocas de oro con recursos de la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil, o las escandalosas adquisiciones de la administración municipal de Asunción, donde el intendente Óscar Rodríguez había sido denunciado por la supuesta sobrefacturación de productos de desinfección.

Nuestro país había hecho un buen trabajo en los inicios de la pandemia, pero todo se empantanó en cuanto se anunció que el Estado realizaría millonarias compras de equipos médicos, en el marco de la Ley de Emergencia. Entonces quedó relegado todo tipo de “patriotismo”, el cual fue reemplazado por el crudo y simple objetivo de aprovecharse de los recursos públicos.

En plena pandemia del Covid-19, cuando no había cura ni vacunas, miles de paraguayos y paraguayas perdían sus empleos, comercios y empresas cerraron sus puertas, los hospitales públicos se encontraban repletos y sin insumos ni medicamentos y el país perdía valiosas vidas, en medio de ese catastrófico escenario hubo personas que mostraron el rostro más miserable de la humanidad intentando sacar provecho de una grave crisis.

El mal uso del dinero público con la intención de obtener beneficios –en medio de una pandemia que dejó miles de muertos, dolor y angustia en el pueblo– debió haber sido castigado en forma rápida y sin vacilación. Pero lamentablemente nuestro sistema de justicia con su permisividad y tibieza ha permitido hasta ahora la impunidad. A jueces y fiscales debemos recordarles que la corrupción mata, roba calidad de vida a la población, roba la esperanza.

Más contenido de esta sección
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.
La violencia contra las mujeres es una preocupante realidad en el Paraguay. En este Día de la Mujer Paraguaya debemos recordar los datos de las instituciones que señalan que, pese a las leyes, los casos de violencia en el hogar y los casos de feminicidio no disminuyen. Estamos lejos de ser una sociedad que respeta y valora las capacidades de las mujeres; prueba de ello es el aumento en el último año de la violencia política. Este es un indicador del largo camino que nos falta andar para ser una sociedad verdaderamente democrática.
Las reguladas del servicio del transporte público forman parte ya de la realidad cotidiana para los pobladores de la capital, su área metropolitana y el Departamento Central. El mal servicio, no obstante, afecta a todas las ciudades y localidades del Paraguay. Este, además de la salud pública, es el servicio más ineficiente que debe padecer la ciudadanía. Las humillaciones que a diario soportan los usuarios son inaceptables. Un transporte público seguro y cómodo es un derecho que tienen los paraguayos y significa calidad de vida.
Cada día se suceden los hechos delictivos que impactan en la ciudadanía, hasta el punto de que estos eventos prácticamente están normalizados. La violencia urbana afecta a las personas en las paradas del transporte público, en las calles y en los espacios públicos, mientras las autoridades del país continúan sin ofrecer respuestas, salvo alguna estadística surrealista. La inseguridad se suma de esta manera a la lista de deudas del Estado paraguayo, que tampoco ofrece a la población educación de calidad, salud pública, empleo digno ni servicios eficientes.
Creado hace 81 años, el Instituto de Previsión Social tiene como finalidad brindar asistencia a sus asegurados en caso de enfermedad, accidentes de trabajo y enfermedades profesionales y proporcionar una jubilación o una pensión al trabajador titular. Es una institución fundamental para el trabajador, y ha quedado demostrado que es imprescindible, a pesar inclusive de la corrupción y la mala gestión que consume sus recursos. Urge recuperar IPS para la mejor asistencia y asegurar a miles de paraguayos una digna jubilación.
Ya no quedan dudas de que la democracia en Paraguay está en riesgo. En la Cámara de Senadores, el sector colorado cartista y sus satélites no solo forzaron un reglamento para lograr la pérdida de investidura de una senadora de la oposición, sino que además resulta preocupante que lo hayan hecho como una forma de acallar voces críticas. Pasar por encima de la Constitución Nacional y pretender la uniformidad de todas las ideas y opiniones no es democracia. Están a un paso de causar un quiebre, y eso la ciudadanía no debe permitirlo.