Nacionales

Jiménez Gaona admite culpa y complicaciones en obras del Metrobús

El ex ministro de Obras Públicas, Ramón Jiménez Gaona, reconoció tener, en parte, la culpa por los retrasos en las obras del Metrobús. Argumentó que las dificultades para llevar adelante los trabajos se deben, principalmente, a que no pudieron encontrar una solución con los frentistas.

Ramón Jiménez Gaona salió a hablar este martes, por primera vez, sobre la crisis actual desatada por las obras del Metrobús, luego de haberse cumplido su gestión durante el Gobierno de Horacio Cartes.

En esta ocasión, el ex ministro reconoció que el retraso de las obras del sistema de transporte se debe a una “culpa compartida” de quienes han diseñado el proyecto, los frentistas y los que administraron el proyecto –el MOPC-.

“Acá hay culpas compartidas de quienes han diseñado esto, hasta la gente que no permite que trabajen sobre sus propiedades y de quienes administramos esto”, afirmó en una entrevista con radio Monumental 1080 AM.

Lea más: Metrobús: Gobierno baja de tono y toma con cautela rescisión con Mota

El ex secretario de Estado relató que, desde el inicio de las obras del Metrobús, se encontraron con una realidad que se complicó mes a mes, debido a que desde la apertura de la primera franja de dominio se hallaron dificultades técnicas, que no permitieron el avance de los trabajos según el cronograma previsto.

Se ha trabajado en un proyecto que vino del 2011, se ha trabajado con un cronograma que no se ha podido cumplir, producto de la improvisación y varias dificultades de planos y obras que quedaron bajo tierra y que solo se encontraron con las aperturas de las franjas”, sostuvo.

Puede escuchar la entrevista completa en Monumental 1080 AM.

Expropiaciones no se pudieron pagar

El ex titular del MOPC también admitió que desde su administración no se pudo cumplir con el compromiso de las expropiaciones de los frentistas afectados, motivo por el cual las obras se retrasaron mucho más.

Uno de los motivos principales del retraso es el reclamo justo de los frentistas. Se les debía pagar por unas expropiaciones que datan de los años 80 (Gobierno de Stroessner), que se hicieron para ampliar la avenida Eusebio Ayala. Nosotros consultamos a la Procuraduría, pero no se llegó a pagar. De entrada, nos encontramos con conflictos imposibles de resolver”, justificó.

Nota relacionada: El MOPC aún no usó monto previsto para las expropiaciones del Metrobús

Consultado sobre el por qué no se habían previsto las indemnizaciones correspondientes a esos años, el ex titular de Obras argumentó que se buscó una salida, pero que como administradores no podían accionar legalmente.

“Aquí la salida que encontramos estaba por el lado de un reclamo judicial, que pueden hacer los frentistas para recuperar sus tierras y reclamar las expropiaciones con una orden judicial y que se puedan concretar los pagos”, argumentó.

Admitió que esa fue la realidad con la que se encontraron cuando ya tenían el contrato firmado, pero que, indefectiblemente, la obra tenía que hacerse.

Abandono de la empresa Mota Engil

Por otro lado, Jiménez Gaona fue consultado si sabía de la intención de la empresa contratista Mota Engil, de suspender las obras, antes de que asumiera el nuevo gobierno. Al respecto, mencionó que él “no tuvo conocimiento” de la nota que envió la firma.

Yo tomé conocimiento de esta nota estando fuera del Ministerio de Obras. Era una nota que no estaba dirigida a nosotros, ya que a uno a dos días de dejar el cargo no teníamos capacidad de negociar. Yo no tome conocimiento de esa nota hasta que salí de la institución”, aclaró.

Sin embargo, explicó que siempre mantuvieron una relación fluida con la empresa portuguesa para buscar soluciones a las dificultades.

“Como todas las obras, los contratistas van comunicando los diferentes obstáculos y estos son resueltos por los equipos técnicos. Fuimos avanzando con esta obra y buscando la manera de mitigar el aspecto económico y social de la zona. En ningún momento recibimos amenazas de que se iban a retirar”, añadió.

Jiménez Gaona afirmó que durante su administración en la cartera de Obras se ha comunicado en innumerables reuniones la situación en la que se encontraba en Metrobús, pero probablemente haya habido un diálogo sordo “de no transmitir la dificultad real y de lo que generaba el principal conflicto”.

Finalmente, dijo que es responsabilidad del gobierno de Mario Abdo Benítez dar una solución creativa para continuar con las obras del Metrobús.

Dejá tu comentario