17 may. 2024
GUSTAVO OLMEDO.png

Gustavo A. Olmedo B

¿Quién querría tener al hijo en un establo, con olor a animales y sus desechos?
“El bicho vive en el desierto más terrorífico del mundo; cero agua. ¡¡Pero se van temprano a lugares altos y a través de unos poros en su cuerpo son capaces de condensar la humedad de la niebla matutina y así consumen agua!! ¿No te parece increíble, papá?”
Una resolución de la Corte Suprema de Justicia pone en riesgo los fondos jubilatorios del Instituto de Previsión Social (IPS). La medida del Poder Judicial favorece a unos 129 capitanes navieros privados que pretenden cobrar haberes jubilatorios, de entre 40 y 60 millones de guaraníes mensuales, por encima del tope máximo establecido en la Carta Orgánica de la previsional.
El próximo 15 de agosto asume el presidente electo Santiago Peña. Con una mayoría colorada en el Congreso, por lo menos en teoría o técnicamente hablando, podría tener la brillante oportunidad de realizar cambios significativos en nuestro país.
El presidente de la Asociación Nacional Republicana (ANR), Horacio Cartes, celebró esta semana su cumpleaños 67 y fue saludado por gran cantidad de personas en la sede del Partido Colorado, sobre la calle 25 de Mayo.
Ella es una brillante profesional que dejó el país hace ya más de 20 años. Madre de tres hijos, suele volver a Paraguay a visitar a su familia. Un encuentro casual en Asunción posibilitó dialogar sobre la vida en los Estados Unidos y el desafío que representa, entre otras cuestiones, la educación de los hijos en una sociedad en donde –según comentó– la ideología de género es promovida sistemáticamente por los medios e impuesta por el Estado con leyes y mecanismos de presión.
La sociedad en la que vivimos ha optado –y nosotros con ella y en ella– por la cultura del parche. A todo problema le aplicamos una curita y ya está. Quedamos con la conciencia tranquila. Tras un lento e imperceptible proceso hemos “tirado la toalla” ante problemas acuciantes y muy graves.
¡Compro entrada... compro entrada! grita el hombre recorriendo la fila extendida en la vereda del Teatro Municipal y a casi una hora de iniciar el evento. Una escena llamativa que presagiaba el sello que llevaría el espectáculo de la noche del jueves en Asunción.
Amanece en el municipio de Edelira, Itapúa. El aire fresco de la madrugada levanta el ánimo. Édgar está ansioso. Hace días se prepara para esta “ofrenda”, como le llama. Se despide de su esposa y transita hacia la ruta. Caminará durante 11 días seguidos hasta llegar a destino, el Santuario de la Virgen de Caacupé, a más de 300 km de su hogar. Su deseo: de rodillas dar gracias por un acontecimiento tan querido como inexplicable en su vida, el que, asegura, fue posible por intercesión de la que con cariño llama “che Tupãsy”.