Nacionales

Tesãi responsabiliza a Salud sobre polémica compra de tapabocas con dinero de Itaipú

Ante la nueva polémica que se generó por la compra de tapabocas con dinero de Itaipú, la Fundación Tesãi responsabilizó al Ministerio de Salud sobre la elección y adjudicación de la cuestionada empresa. La firma solo cuenta con una autorización temporal para la provisión de mascarillas.

Esta nueva compra de insumos para hacer frente a la pandemia del Covid-19 generó nuevos cuestionamientos por parte de la Asociación Industrial de Confeccionistas del Paraguay (AICP), que reclama que la empresa adjudicada para la provisión de 2 millones de tapabocas es nueva en el rubro y ya logró un millonario contrato financiado por la Itaipú Binacional.

Se trata de la empresa Flavors of America, instalada en Ciudad del Este, que fue la elegida por el Ministerio de Salud Pública para la provisión de mascarillas quirúrgicas.

Ante esta situación, el director Ejecutivo de la Fundación Tesãi, Fernando Bittinger, sostuvo este jueves que la responsabilidad de la elección y adjudicación la tiene la cartera sanitaria, ya que dicha organización solo se encargó de organizar y ejecutar el proceso.

“Este proceso administrativo no tiene solamente una arista, nosotros lanzamos el llamado y ellos —Salud— nos dicen si el producto que se ofrece reúne las condiciones. El proceso y ejecución se realiza por medio de un convenio”, expresó en entrevista con radio Monumental 1080 AM.

Lea más: Compra de mascarillas para Salud desata dudas

El director aclaró que en el llamado en cuestión se invitó a 68 empresas, de las cuales 10 resultaron seleccionadas por Salud para proveer 14 tipos de insumos, como las mascarillas, alcohol en gel, entre otros.

“Fueron diferente empresas las que se adjudicaron y la idea de este proceso es comprar en cantidad, de buena calidad y a un buen costo”, agregó.

No obstante, insistió en que Salud Pública fue quien decidió y determinó si las ofertas fueron suficientes, e incluso, es la institución que recibirá y verificará directamente los insumos.

Bettinger también explicó que la empresa Flavors of America recibirá un total de G. 4.400 millones, si es que entrega los tapabocas en tiempo y forma.

Por otra parte, consultado acerca del monto que ya fue desembolsado en el marco del llamado, sostuvo que el proceso se realizó de forma transparente, pero argumentó que el detalle de los recursos utilizados se hará a través de una rendición de cuentas, que se entregará a la Binacional una vez finalizado el proceso.

“Todo el proceso y ejecución del llamado se reporta a través de rendición de cuentas y se entrega en seis meses. Nosotros tratamos de terminar en tres meses y cuando se termina, se remite todo y se rinde cuenta a la institución —Itaipú—“, precisó.

Empresa solo cuenta con registro temporal de producción

Por otro lado, la directora de Vigilancia Sanitaria, Antonieta Gamarra, explicó que la empresa Flavors solo cuenta con una habilitación temporal para la fabricación de tapabocas quirúrgicos de uso sanitario común.

“Tiene un registro provisorio de tapabocas por parte de Dinavisa, pero aún no tiene registro sanitario industrial. Ellos tienen una máquina, la infraestructura es impecable, también tienen capacidad de producción, pero no para la producción de mascarillas tipo N95”, señaló.

Otro de los cuestionamientos del gremio confeccionista tiene que ver con que ellos llevan meses trabajando con el Estado para asegurar que los insumos que producen cuenten con las garantías de calidad, pero que pese a estos esfuerzos, una compañía sin experiencia logró un contrato millonario.

Gamarra agregó que ante la pandemia del Covid-19, muchas empresas solicitaron habilitación provisoria para fabricar los insumos, pero aclaró que los registros solo duran tres meses. En caso de continuar con la producción, las empresas deberán tramitar nuevamente otro registro.

Puede interesarte: “Bofetada a industria”, dice AICP

La compra de los tapabocas a Flavors of America despierta dudas ya que es una industria del segmento de tabaco y accesorios para narguiles (pipa de agua) en Latinoamérica, fundada en abril de 2014.

Detrás de la misma aparece Walid Amine Sweid, empresario señalado por supuesto lavado de dinero a favor del grupo terrorista Hezbollah y vinculado fuertemente a Hugo Velázquez, vicepresidente de la República.

Además, fueron presentados como inversionistas Roque Santa Cruz y Ricardo Tavarelli, conocidas figuras del deporte paraguayo.

Dejá tu comentario