Especiales

Misteriosa fisura revela la fuerza del ataque brasileño al Palacio de López

La grieta puede observarse en uno de los muros que miran al río Paraguay y recorre varios metros desde el subsuelo desde la imponente e histórica estructura.

Roberto Santander Por Roberto Santander

En el subsuelo del Palacio de Gobierno se puede observar el muro de contención realizado por el ingeniero militar austrohúngaro Morgenstern que permitió solucionar los desniveles que tenía la ciudad de Asunción, en aquella época.

El valor histórico de estos muros guarda relación con la fortaleza de Humaitá (Departamento de Ñeembucú) constituida por muros de piedras tan significativas para la historia del país.

Los trabajos de intervención y restauración permitieron recuperar la estructura antigua que quedaba por debajo de las capas de paredes y revoques que se fueron superponiendo a lo largo de los años para instalar las oficinas de funcionarios del Gobierno.

Un detalle importante y significativo es la presencia de una fisura que subía desde el subsuelo y recorre lo largo del edificio, un sector que se niega a borrar una parte misteriosa de la historia del Palacio de López.

“Hicimos todos los estudios para descartar cualquier tipo de causa. Hemos verificado que no es un problema de asentamiento del suelo y que no existe una causa activa (problema actual)”, explica el especialista José María Calvo.

Para reforzar la estructura de los arcos de este sector utilizaron fibras de carbón y la recomposición de las paredes que fueron liberadas.

Entre la hipótesis de las causas de la patología de la fisura, se supone que el ala oeste fue aparentemente muy atacada durante la invasión brasileña a la ciudad de Asunción y que pudo ser ocasionado por los cañonazos que vinieron desde río.

El Palacio de López sale de terapia intensiva - ÚH

“Existen documentos gráficos desde el Paraguayo Independiente donde tenemos pérdida materiales, principalmente, las cornisas superiores que hemos verificado. Hay piedras naturales y piedras artificiales que fueron parte de la recomposición que se hizo para la primera gran restauración del Palacio de Gobierno”, explicó el arquitecto.

Calvo mencionó que el suelo en este punto en particular tiene una dureza tal y está cementado normalmente. Tuvieron que picar con pica hierro para llegar a la base del cimiento.

“No se vio ninguna fractura en el cimiento y a partir de eso podemos dar ese tipo de hipótesis. El esfuerzo tuvo que ser externo al suelo (ataque sufrido durante la guerra)”, lanzó una primera conclusión.

Biblioteca de puertas

Las puertas del Palacio de Gobierno ubicadas en el ala oeste fueron desmontadas y estacionadas en lo que se conoce ahora como el depósito o biblioteca de puertas. Se encuentra ubicada a un costado del litoral.

Cada una de ellas fue identificada y verificada para determinar su estado de conservación. Una de las premisas es que antes de tocar las aberturas, los obreros tienen que avisar al equipo especializado en restauración para hacer el seguimiento de todo el trabajo y acompañamiento fotográfico.

“Es la responsabilidad de intervenir el edificio civil más significativo de todos los paraguayos. La parte más complicada y necesaria son los estudios y análisis para identificar qué intervenir y realizar en cada uno”, refiere el arquitecto Calvo.

El trabajo es minucioso. El equipo fue analizando y detectando uno a uno todas las deficiencias y patologías. “Pieza por pieza y en cada elemento para dar la respuesta tratando como si fuera un enfermo. Vamos superando las causas que generaban las patologías”, precisó.

Para el arquitecto responsable de la restauración del Palacio de Gobierno no solo estaba en terapia intensiva sino “casi en la morgue”. Esto se debe a los problemas estructurales detectados y el riesgo que generaba a todo el edificio.

“Hoy sabemos que el Palacio está consolidado en su estructura. Y estamos pronto a empezar a preparar las instalaciones y adecuaciones que tiene que tener”, significó.

Para los responsables de los trabajos, la clave y lo más importante está en la conservación preventiva antes que una restauración. Entregarán un manual de mantenimiento detallando las características y planos conforme a obras.

El Salón libertad sale de terapia intensiva

El Salón Libertad estuvo clausurado desde el gobierno de Horacio Cartes. Era un espacio donde se encontraba la galería de fotografías de los ex presidentes de la República. En el 2018 fue el peor momento cuando la estructura ingresó en terapia intensiva. Hubo una alerta y un pedido para desalojar el Palacio de Gobierno ante el peligro de un colapso.

El gran deterioro que tenía el sistema estructural del edificio –infestación de termitas- obligó a realizar el primer momento de la restauración en el ala oeste de la casa de Gobierno. Los especialistas se están encargando de los trabajos de consolidación y la reintegración a toda la estructura del edificio para que mantenga las condiciones mecánicas para que pueda resistir otros 100 a 200 años.

En el costado del Palacio de López, sobre la calle Ayolas, se encuentran apilados y seleccionados las maderas antiguas (lapacho) y algunos perfiles metálicos. Algunos están completamente carcomidos por termitas y el deterioro del paso del tiempo. Otros con posibilidades de ser recuperadas. Muchos de los perfiles metálicos fueron consolidados con nuevas tecnologías de fibras de carbono.

El piso se movía

El Salón Libertad estaba completamente limitado su acceso por problemas estructurales. “El salón en sí se movía. Tenía problemas de suelo y de piso que hoy tenemos restaurado”, indicó el especialista en restauración.

Utilizaron tecnologías contemporáneas jamás aplicadas en otras restauraciones en Paraguay, como el hormigón alivianado que permite una menor carga al edificio. Todos los refuerzos estructurales y piezas metálicas se hacen con pletinas de fibra de carbono.

Para la estructura optaron por la utilización de arcillas expandidas que son importadas ya que en Paraguay no existe ninguna fábrica. Tiene la capacidad de tener mucha resistencia y conservar durante mucho tiempo.

Con las dosificaciones logradas, luego de una serie de ensayos, avanzaron en la estructura. “Hemos logrado un hormigón con una capacidad especializada con un peso específico de 1.700 kg por metro cúbico que se diferencia al hormigón normal de 2.400 kg”, significó. Con esto se está ahorrando 700 kg por metro cúbico”, afirmó el especialista.

Se hizo la restauración de todas las vigas, cabriadas y elementos que constituyen la estructura del techo y la sustitución de todos tirantes y elementos que tenemos que conforman la cubierta reforzando las canaletas y desagües para evitar ingreso de agua de lluvia.

Dejá tu comentario