16 abr. 2024
BLAS BRITEZ.jpg

Blas Brítez

Me impuse que, al menos, las tres primeras publicaciones de “De filias y fobias” en 2024 frecuentaran libros, películas, músicas. Es decir, nada que tuviera que ver con la avasallante y mediocre realpolitik paraguaya, o con la apenas asible complejidad internacional, temas recurrentes aquí en los últimos meses, pero con fugas ocasionales y necesarias hacia los dominios de lo que muy pomposamente se llama a veces la “cultura”, pero que no suele pasar del “consumo del espíritu”.
¿Cuántas versiones de una misma historia puede soportar el cine? Si se trata de un evento catastrófico, hartamente conocido, ¿cuántas veces podemos contarlo para las nuevas generaciones sin que pierda el interés? Está visto que muchas.
Durante un tiempo, creí supersticiosamente haber provocado la muerte del novelista mexicano Carlos Fuentes. Bueno, no directamente, sino mediante la ominosa conexión entre el hecho –confesado por el escritor a este cronista– de haber sido el primero nacido en Paraguay en entrevistarlo, y la fulminante hemorragia masiva que sufrió días después a raíz de una úlcera gástrica, la que lo llevó a la muerte a los 83 años el martes 15 de mayo de 2012.
Éxito y triunfo son dos palabras clave en el evangelio colorado-cartista. El autoritarismo propio heredado del stronismo, Horacio Cartes y su prole le han agregado una sofisticada careta de positividad corporativa a prueba de balas
Hacia el final de la dictadura de Alfredo Stroessner, el historiador colorado Leandro Prieto Yegros fundó un semanario para justificación del régimen y ataque a la oposición, llamado Mayoría.
Hay narraciones radiales del periodismo deportivo que están indisolublemente unidas a determinados goles históricos y, por sobre cualquier otra cosa, tienen la magia de resumir una época legendaria más allá del fútbol.
Blas Brìtez - bbritez@uhora.com.py
En 1969, dos años después de la Guerra de los Seis Días y del avance de Israel sobre Gaza y Cisjordania, la primera ministra israelí, Golda Meir, repitió una frase que desde 1948 se convirtió en oficiosa para el recién creado Estado de Israel: “No existen los palestinos”.
Julio Cortázar visitó Chile en los días previos a las elecciones parlamentarias de marzo de 1973, cuando la Unidad Popular de Salvador Allende logró el 43,3% de los votos, impidiendo que la oposición obtuviera los dos tercios que hubieran significado su inmediato juicio político y destitución como presidente. Financiada desde hacía tiempo por el Departamento de Estado y la CIA norteamericanos, aquella variopinta oposición estaba desarrollando un virulento plan de sabotaje y desestabilización del gobierno socialista de Allende.
En Necesidad de música, George Steiner nota cómo el movimiento final de la Novena Sinfonía de Beethoven, el del Himno a la Alegría, puede inspirar tanto a políticos demócratas como a fascistas.
En Los extranjeros. Por una ética de la solidaridad, el crítico cultural inglés Terry Eagleton se refiere a lo que considera en gran medida un falso dilema ético y político de la modernidad occidental: el conflicto entre universalismo y especificidad. Este supuesto dilema (que ya Immanuel Kant había considerado, en el siglo XVIII, las dos caras de una misma moneda; y que está expresado en nuestros días, por ejemplo, en el polémicamente llamado globalismo, por un lado, e individualismo o nacionalismo identitario, por el otro) se encuentra en el origen de lo que sucede en Francia con los disturbios masivos a raíz del asesinato a manos de la policía de Nahel Merzouk, un joven de 17 de años oriundo de los suburbios de París, con ascendencia argelina y marroquí.
El tema inicial de las tres entregas de El Padrino es la venganza violenta, enunciada o practicada durante o después de una celebración festiva o apesadumbrada, de contenido religioso: una boda, una defunción, una primera comunión o un bautismo.
Severance (Apple, 2022) es una serie sobre, otra vez, la identidad. Es el viejo tema de Alfred Hitchcock, una obsesión norteamericana (y mundial) desde entonces, al menos en el cine y la televisión.
Isaías, quien vivió el siglo VII a.C., fue un gran poeta político del consuelo. Del consuelo de un pueblo oprimido, en vías de liberación. En este sentido, la cita en Twitter de Isa. 40: 10-13 por parte de Sol Cartes Montaña —hija del presidente de la Junta de Gobierno del Partido Colorado y notorio empresario tabacalero— tuvo en la tarde del 26 de enero un carácter consolatorio para su padre, acicateado otra vez por el malísimo imperio del Norte. Donde más les duele, a él y a los suyos: en el bolsillo.
DE FILIAS Y FOBIAS