21 abr. 2024

La esperanza de visitar el pesebre para renacer

El pesebre paraguayo cada año se innova con más esmero, sin dejar de lado las raíces. Última Hora encontró diseños novedosos, que se hacen con la esperanza de continuar con esta tradición, que cumple 800 años. El folclorista David Galeano enumeró algunas tradiciones de Navidad.

PESEBRE A LO YMA 1 (1).jpg

Pesebre a lo Ymá. Avenida de la Victoria y San Miguel, Reducto San Lorenzo. Visitas durante todo el día.

Foto: Renata Carballo.

El encuentro frente al pesebre da una esperanza de renovación de fe para los cristianos que esperan el nacimiento de Jesús, en la Navidad.

Al iniciarse el mes de diciembre es normal hablar de las fiestas navideñas. Por ello conversamos con el folclorista, David Galeano, sobre las tradiciones navideñas en Paraguay, de cuándo y cómo se coloca el pesebre.

Lo primordial es conocer la disponibilidad del espacio en el cual se ubicará, para calcular el tamaño del juego, que incluye a los personajes que no pueden faltar.

PESEBRE.jpg

Pesebre gigante - Familia Caló. Montevideo N° 750. Visitas de 18:00 a 23:00.

Foto: Renata Carballo.

A partir de eso, se decide si será bien tradicional, con las piezas habituales, donde se va colocando a todos los integrantes del pesebre de Belén, o está la otra opción de adquirir uno ya hecho en formato pequeño o mediano, que ya traen los juguetes pegados a una base.

Te puede interesar: Pesebre artístico y familiar de más de 100 años, abierto para el público

Una de las costumbres es colocar el 8 de diciembre el pesebre y aunque la mayoría de las familias ya pusieron Nacimiento, están los que acostumbran a realizar recién hasta el 24 de diciembre. No obstante, hay criterios diferentes según el folclorista David Galeano.

PESEBRE SAN PÍO.jpg

Pesebre de hierros reciclados. Iglesia San Pío de Sarubi’i, Mariano Roque Alonso. Visitas de 8:00 a 20:00.

Foto: Renata Carballo.

“Algunos ponen sus pesebres el 1 de diciembre, otros el 8 o 9 de diciembre en coincidencia con la festividad de Caacupé. Están los que montan el 20 de diciembre y aquellos que preparan el 24”, relató al respecto.

En cuanto a la elección de las piezas o juguetes de los pesebres, la mayoría apunta a los muñecos de barro o arcilla. Actualmente se elaboran también de otros materiales como por ejemplo, del ysypo, madera, plástico u otros materiales.

Aunque muchas familias ya montan sus pesebres a partir del 1, 8 o 20 de diciembre. La costumbre es que se visiten desde el 24 de diciembre hasta el 6 de enero, día de los reyes magos, que es cuando se retira para guardarlos nuevamente.

Una practica muy típica es colocar sandías, melones, piñas, uvas y mangos frente al pesebre como una ofrenda al niño Jesús.

También la flor de coco es el símbolo del pesebre paraguayo.

“En Paraguay, todos relacionamos la Navidad con el aroma de la flor del coco o mbokaja poty. En otras palabras, Navidad y pesebre con flor de coco es igual a Navidad del Paraguay”, expresó Galeano.

Historias navideñas

En los pesebres paraguayos, algunos de ellos, gigantes del tamaño de una pieza, se preparan para pagar promesas, que según la tradición deben realizarse por siete años seguidos.

En esos establos, no solamente se ubican los tradicionales animales del pesebre de Belén como las ovejas, cabras y los camellos; sino también, vacas, caballos, perros, gatos y hasta sapos y ranas.

“Definitivamente existe el espíritu de la Navidad ya que ese tiempo es alegre, diferente, la gente se muestra más sensible. La tradición de preparar el pesebre reúne a la familia y se convierte en una tarea emotiva donde los padres relatan a sus hijos sus experiencias de Navidad”, comento David Galeano.

PESEBRE HIDRAULICO.jpg

Pesebre hidráulico - Familia Sabaté. Yrendague y Benigno González, barrio Bella Vista Luque. Visitas de 18:30 a 23:00.

Foto: Renata Carballo.

Por otra parte, en ciudades del interior del país es donde se vive más las tradiciones de visitar los pesebres y hasta de realizar concursos para elegir al mejor.

“En el interior todavía existe la tradición de recorrer los pesebres del vecindario donde los visitantes expresan el tradicional “Qué lindo tu pesebre!” y los anfitriones sirven sopa paraguaya, chipa guasu y clericó a los visitantes u otras golosinas. En horas de la noche no faltan los petardos y en las manos de los niños las estrellitas y fosforitos”, rememoró.

En la actualidad se vé cada vez menos esa costumbre, la pérdida de esa práctica se da sobre todo en la ciudad, donde la gente vive en departamentos o en vecindarios diferentes a los tradicionales.

Hoy por razones de seguridad, las viviendas están prácticamente aisladas unas de otras. Los vecinos ya no son conocidos. Sin embargo, la práctica del recorrido de los pesebres aún sigue vigente en el interior y en los barrios del entorno asunceno.

“Creo que la Navidad puede convertirse en una excelente excusa para que los vecinos de las ciudades de cemento abran sus puertas y permitan a los de al lado visitar sus pesebres y compartir fraternal y amenamente ese momento único que nos asocia a un nuevo nacimiento del Niño Jesús”, subrayó el folclorista nacional.

Recibí las noticias en tu celular: Canal de WhatsApp Última Hora

El clericó es una dulce tradición que se elabora con frutas de estación como melón, piña, manzana, durazno y banana. Para los niños se le agrega alguna gaseosa y para los adultos, el infaltable vino.

Se acerca la Nochebuena y con ella la oportunidad de revivir la tradición de visitar los pesebres y reavivar nuestro espíritu navideño.

Varias familias de distintas ciudades prepararon sus pesebres novedosos con sus sellos particulares, como vienen haciéndolo desde hace más de 70 años, en algunos casos. Los mismos aguardan a la ciudadanía para que aprecien y disfruten de estar frente a sus pesebres.

“Creo profundamente que todos debemos dar el más alto valor a esta tradición humana prácticamente universal ya que ella nos acerca y nos permite vivir momentos de mágicos, llenos de amor, esperanza y fe”, finalizó el folclorista David Galeano.

Más contenido de esta sección
Si hay algo que las mapaternidades y personas cuidadoras se cuestionan constantemente es si están haciendo las cosas bien. La respuesta es clara, aunque aceptarla puede ser complicado: la realidad es que no se sabe. Para entender mejor de dónde surgen estas dudas y cómo manejarlas, decidimos consultar con una voz experta en psicología infantil, la licenciada Belén Espínola.
El acto de regalar es un gesto cargado de empatía y conexión. Más allá del intercambio de objetos, simboliza el aprecio y el reconocimiento de la otra persona. ¡Y cuánto más si se trata de obsequios con propósito, con cuya compra apoyamos una causa comunitaria! Conocé a Nuestras Manos, una tienda con valor social.
A Jorgelina Cabrera (69) la vida le dio el mandato de criar tres hijos, tres hijas, ocho nietos y cuidar a una madre (96) –en cama desde hace 13 años– durante 24 horas, 7 días a la semana. En el país, el trabajo doméstico no remunerado e invisibilizado representa una carga horaria de 28 horas semanales para ellas. ¿Quiénes cuidan a las que cuidan?
Esta tradicional feria del libro binacional se constituyó como un espacio de identidad cultural que aboga por la descentralización de las producciones y los y las escritoras. El intercambio activo que se da en este sitio contiene un gran valor sociocultural, y consiste en una apuesta que cada año se renueva, hacia la industria literaria regional.
Previo a la existencia del gran museo de ciencias del Paraguay, el MuCi, llega San Cosmos, un planetario digital de alta tecnología para apreciar la magnitud del universo a través de shows para todo tipo de público. El cofundador y presidente del MuCi, Dave Peery, nos comenta más sobre la realización de este proyecto de alta envergadura e importancia para la divulgación científica en el país.
El 14 de febrero se festeja el Día de los Enamorados y en esta nota te contamos cinco historias de amor que valen la pena leer.