Economía

“Hay que fortalecer a la industria automotriz hacia la electromovilidad”

La ministra de la Secretaría Técnica de Planificación señaló que Paraguay avanzó poco en movilidad eléctrica no por falta de energía, sino porque las condiciones de distribución no estaban concretadas.

Adrián Cáceres Por Adrián Cáceres

Economista por la Universidad Nacional de Asunción, Viviana Casco es también especialista en finanzas públicas, máster en Hacienda Pública y Administración Financiera y Tributaria, en Política y Gestión Pública, y diplomada en Asociaciones Público-Privada. Con formación en universidades del exterior, su carrera en la Función Pública se inició en el 2005, llegando a ser titular de la Dirección de Política Macrofiscal. Desde el 2020 es ministra de la Secretaría Técnica de Planificación del Desarrollo Económico y Social. Trabaja de cerca en la política de electromovilidad del país.

–¿Qué va a plantear el nuevo proyecto de electromovilidad?

–El equipo se empieza a reunir en la semana para tratar de avanzar rápido y presentar la propuesta en agosto. Teniendo en cuenta la Ley 6925, la que había sancionado el Congreso, habíamos hecho un análisis, y tenemos una suerte de borrador de una ley un poco más general que nos brinde ciertas facultades en los decretos para ajustar los detalles. La electromovilidad es algo muy nuevo, es un proceso de aprendizaje también. Queremos una nueva ley donde se ordenen las funciones de las instituciones conforme a las normativas vigentes (...). Somos conscientes de que tenemos que facilitar la importación de vehículos nuevos, preferentemente 100% eléctricos, para que respondan a la demanda de la ciudadanía. Lo otro es que debemos ir fortaleciendo la industria automotriz en nuestro país. De hecho que hay empresas de maquila que están desarrollando autopartes para vehículos a combustión, y debemos trabajar para que eso mismo se vaya haciendo para vehículos eléctricos.

–¿Qué otra legislación se necesita, además del proyecto que están preparando?

–Es un conjunto de cosas. El Instituto Nacional de Tecnología, Normalización y Metrología (INTN) ya viene trabajando en las normativas de los sistemas de carga que se están implementando ya en varios lugares, los vemos en algunos shoppings y supermercados. Tenemos que trabajar en incentivos desde el sector financiero, y eso está también dentro de la estrategia que estamos preparando. Uno de los principales problemas no es ni siquiera el costo de los vehículos, es que no tenemos dónde cargarlos. Contamos con la ruta verde hasta Ciudad del Este, pero todavía es débil nuestro sistema de carga, es uno de los principales problemas (…). Tenemos que trabajar en el establecimiento de las condiciones, creando un ecosistema para la implementación de los vehículos eléctricos (...). También debemos trabajar en normativas vinculadas a la seguridad y sostenibilidad del medioambiente. Buena parte del vehículo eléctrico es la batería, y aunque la tecnología avanza, es muy contaminante y tenemos que ver cuál es el tratamiento que le vamos a dar.

–¿Por qué Paraguay tiene tanta energía eléctrica y no pudo avanzar?

–Nuestro principal problema no es la cantidad de energía eléctrica que tenemos. Lastimosamente en los últimos años no se ha podido invertir en los sistemas de distribución, lo que ahora sí se está haciendo. La ANDE hoy nos dice “si vienen 3.000 vehículos eléctricos se van a poder utilizar”. La ANDE nos manifiesta ahora que estamos en condiciones de tener buses eléctricos y vehículos eléctricos (...). Es una nueva tecnología, que avanza muy rápido, por eso como política no queremos que ingresen vehículos usados, porque en muchos países ya están desechando ciertas tecnologías.

–¿Cómo se avanza?

–Es importante trabajar en la estrategia (...). Hay que reconocer que una de las debilidades del Estado es que no tenemos un sistema que aglomere los datos de la flota de vehículos, cada institución está por su cuenta. Entonces, el costo estimado de inversión no lo tenemos, y hablamos de un proceso gradual. Es un proceso natural que deberá darse. No podemos escapar de la electromovilidad. Tenemos que iniciar el proceso, y debemos no solamente llenarnos de vehículos importados, sino también aprovechar la energía eléctrica para la fabricación (...). Sabemos cómo está afectando a la ciudadanía el aumento del precio de los combustibles y por eso estamos empezando a acelerar nuestro trabajo.

–¿Cuál es el modelo que se busca implementar?

–Si digo que vamos a implementar un modelo igual al de Chile o al de Colombia voy a mentir. No podemos traer recetas, tenemos que ir adaptando las propuestas a nuestra idiosincrasia (...). En el caso del transporte público, en conversaciones, por ejemplo, con el Viceministerio de Transporte insistimos no solamente en cambiarlo a eléctrico, sino mejorar el propio sistema de transporte, las dos cosas deben ir de la mano porque si traemos vehículos eléctricos al mismo sistema que hoy tenemos, los resultados también serán los mismos. Lo que conseguiremos es tal vez no depender de la fluctuación de los precios del petróleo, los costos serán más estables, porque el mayor porcentaje del costo del transporte público depende hoy de los carburantes. Hay que ordenar el sistema. El transporte eléctrico es además altamente sensible. Nuestro sistema vial debe estar acorde a ese tipo de vehículos (...). Y si hablamos en términos de costos, un bus a combustión cuesta USD 100.000, un bus eléctrico cuesta USD 300.000, y si uno analiza en cuánto tiempo recupera la inversión, son prácticamente en cinco años (...). Tenemos que trabajar con el sector financiero en préstamos preferenciales, para favorecer no solamente la compra de vehículos, sino también para el transporte público y los sistemas de carga.

–¿Qué objetivos está obligado a cumplir Paraguay?

–Del 20% al 30% de los vehículos que adquiera el Estado deben ser eléctricos en el corto plazo (...). Siento que hay una urgencia porque todos tengamos vehículos eléctricos, y pensamos que va a ser la solución, pero también planteará varios problemas (...). Dentro de la estrategia ponemos como meta el año 2030, establecida por el Plan Nacional de Desarrollo. Lo que queremos es que para el 2030 por lo menos un 20% de toda la flota de vehículos del sector público sea eléctrica. También que haya por lo menos 300 puntos de carga en el país. Hay que trabajar en los diferentes departamentos. También se establece que un porcentaje del transporte público sea eléctrico.

–¿Cuál es la intención de los coreanos que llegaron al país?

–Van a ir a trabajar ahora al Parque Tecnológico Itaipú (PTI). Desde ahí vamos a empezar a implementar estudios piloto como para traer vehículos eléctricos. De hecho, existe el compromiso de la llegada de 100 vehículos eléctricos al Paraguay, de diferentes tipos.

–¿Es realmente factible instalar una industria automotriz eléctrica?

–Todavía no tenemos un plazo, depende de cómo vayan avanzando los planes piloto. Creo que hay que esperar que culminen esta misión. Tenemos una reunión el miércoles para conversar. Ellos darán como un informe de lo que vieron en una primera etapa, para ir viendo cómo avanzar. Aún no se habló de montos de inversión.

  • No podemos escapar de la electromovilidad. Tenemos que iniciar el proceso, no solamente llenarnos de vehículos importados, sino también aprovechar la energía para fabricarlos.
  • Siento que hay una urgencia porque todos tengamos vehículos eléctricos, y pensamos que va a ser la solución, pero también planteará varios problemas que tenemos que atender.

Dejá tu comentario