18 jun. 2024

Transparencia, trazabilidad y rendición de los fondos de Itaipú

Los fondos adicionales de Itaipú, junto con los que ya están, deben ser completamente visibles para la población, posibles de ser monitoreados no solo su evolución, sino principalmente sus resultados. Esto requiere mecanismos de trazabilidad, de monitoreo y evaluación y de rendición de cuentas. Estos fondos constituyen la última oportunidad que tiene el Gobierno de mostrar su compromiso con la sociedad y no con la clase política que estará mirando estos recursos justo en años preelectorales.

La transparencia no debe limitarse a publicar salarios o las acciones de Gobierno. El uso de los recursos disponibles en los próximos años ofrece la oportunidad al gobierno de ser consecuente con el objetivo de la transparencia, por ser información que importa para las oportunidades de desarrollo del país y del bienestar de las personas.

El uso de estos recursos debe reflejar una apuesta por el desarrollo a largo plazo teniendo en cuenta los montos involucrados y las necesidades de la población. La persistencia de brechas básicas y de pobreza alertan sobre los grandes desafíos de nuestro país. No hay cobertura universal de salud ni en educación ni siquiera en los niveles más esenciales para la vida. La pobreza está estancada, así como otros indicadores de calidad de vida.

Pero no solo es importante mirar las condiciones sociales. Paraguay debe superar su patrón de crecimiento altamente volátil, dependiente de factores climáticos y de la demanda externa y con bajo nivel de valor agregado, productividad e impacto en el empleo. Sin un patrón de crecimiento más inclusivo, las mejoras que pudieran haber en educación y salud no se revertirán en mayores oportunidades económicas.

Los fondos sociales, junto con una mayor inversión en infraestructura energética, deben garantizar una transición social, económica y energética más justa. Es decir que los avances se redistribuyan mejor en la población. Actualmente el sector rural, las mujeres y la juventud muestran rezagos frente al promedio nacional. La población indígena se encuentra todavía más atrás.

Sean cuales fueren las opciones y escenarios posibles de uso de los recursos, cualquiera de ellas tiene el potencial de cambiar el rumbo de nuestro país, hoy ubicado en los peores lugares de cualquier índice de desarrollo.

Independientemente del uso que decida darle el Gobierno a los fondos existentes, estos deben ser incorporados al presupuesto público, ya que es el instrumento que permite transparencia, trazabilidad, monitoreo y rendición de cuentas a la población. Además del presupuesto, las autoridades monetarias deben contar con un plan de evaluación que permita disponer de información de calidad para que la ciudadanía conozca la eficiencia y el impacto de esos recursos una vez que se acaben.

Paraguay tiene la oportunidad de mostrarle al mundo que puede convertirse en un país con altos niveles de crecimiento económico y bienestar social utilizando energía limpia y contribuyendo con la sostenibilidad ambiental global.

El Gobierno debe dar señales claras de su compromiso con la patria siendo transparentes en el manejo de los resultados positivos de la negociación y utilizando todos los mecanismos definidos en la Constitución y en las leyes para dar cuenta del uso de fondos públicos.

Esperemos que las autoridades fiscales dimensionen la responsabilidad que tienen con el país y sepan cumplir con las promesas electorales y honrar confianza que le dio la ciudadanía al votar por ellos. Son los últimos años con esos recursos, pero también empezamos un periodo de crucial relevancia y punto de inflexión en materia demográfica.

La crisis climática agrega complejidad, así como la compleja situación de las finanzas públicas relacionadas con la sostenibilidad de la deuda y la sostenibilidad de los fondos jubilatorios. Estos nudos estructurales deben resolverse con respuestas que mejoren la vida de las personas y no que las precaricen. El uso de los recursos públicos garantizando transparencia y trazabilidad es condición indispensable para lograr la transición hacia el desarrollo.

Más contenido de esta sección
El transporte público es un servicio esencial para la productividad, la calidad de vida y el ambiente. A pesar de ello, no existe una política pública; solo hay intervenciones aisladas, parciales, coyunturales y reactivas, sin evaluaciones y algunas sin resultados, pero con alto costo económico, como es el caso del fallido Metrobús o el subsidio a transportistas. En este escenario, pierden el sector público y la ciudadanía, mientras que el único ganador pareciera ser que es el sector privado. Esta situación continuará hasta que haya una política pública integral que dé señales claras sobre objetivos, metas y costos en el corto, mediano y largo plazo.
Un reciente informe puso a Paraguay entre los países de mayor inflación de alimentos en el mundo, detrás de países como Sudán del Sur, Liberia y Haití que enfrentan conflictos internos desde décadas atrás con fuerte impacto social y económico o Egipto ubicado en una de las regiones más áridas y calurosas del mundo. Es vergonzoso e imperdonable que hayamos terminado en esta situación debido a la falta de oferta de alimentos y la consiguiente, necesidad de importar.
Ya no caben dudas de que la Justicia paraguaya ha contraído una enorme deuda con la ciudadanía, pues no ha sido capaz de cortar de raíz la plaga de la impunidad. Ayer, el Tribunal de Apelación Penal anuló la acusación fiscal sobre el caso conocido como “tapabocas de oro” en la Dinac, un hecho que se produjo durante la pandemia del Covid-19, y dispuso el sobreseimiento de todos los procesados. Uno de ellos, Édgar Melgarejo, ex titular de la Dinac, había sido declarado significativamente corrupto por el Gobierno de los Estados Unidos en 2023.