Nacionales

Parlasurianos presentan a Paraguay anteproyecto de contratación de energía

Diputados del Parlamento del Mercosur (Parlasur) presentaron este jueves al Senado paraguayo un anteproyecto de ley para que la Administración Nacional de Electricidad (ANDE) contrate el 50% de la energía adicional garantizada y el total de la energía contenida en el embalse de la represa de Itaipú, compartida con Brasil.

El documento, remitido al presidente del Congreso, el liberal Blas Llano, llega tras la crisis política generada por la firma de un acta bilateral con Brasil de compra de energía a Itaipú, que establecía un cronograma hasta 2022 y que, para la oposición, resultaba contraria a los intereses del país.

Por este motivo, los miembros del Parlasur propusieron con este anteproyecto que la ANDE contrate "de forma permanente" la mitad de la energía adicional a la garantizada que produzca Itaipú.

La energía garantizada para Brasil y Paraguay ronda los 75 millones de megavatios hora al año, mientras que la adicional es la diferencia entre la energía garantizada y la energía total que produce la usina de Itaipú al año.

Nota relacionada: Senadores opositores critican inestabilidad política e incapacidad de Mario Abdo

El anteproyecto de los miembros del Parlasur pretende que con esa contratación de la energía adicional Paraguay pueda tenerla a su "libre disposición" para su uso nacional o bien para su "libre venta a precios de mercado a nivel regional", con Brasil como comprador preferente.

El segundo artículo del documento alude a la contratación de la mitad de la energía del embalse de Itaipú a partir de la cota de los 219 metros sobre el nivel del mar.

Del mismo modo, también se propone que se utilice en el sistema eléctrico nacional o se venda a precio de mercado, de nuevo con Brasil como socio preferente.

Le puede interesar: Sergio Godoy se aparta de la comisión que investigará acta de Itaipú

El anteproyecto insiste en que Paraguay reclame la parte que le corresponde del embalse, pues se trata de una "energía valiosísima", algo que no pasa desapercibido para Brasil.

La oposición teme que la parte brasileña de Itaipú salga ganando con la renegociación del Anexo C del Tratado, firmado en 1973, y que volverá a sentar a ambas partes a la mesa en 2023.

De hecho, consideran que el acta bilateral, anulada a comienzos de mes, era una muestra del sometimiento paraguayo a los intereses de Brasil.

El acta bilateral de compra de energía fue firmada en mayo de 2019, pero no fue de conocimiento público hasta julio de este año, lo que se interpretó como secretismo por parte del Ejecutivo de Mario Abdo Benítez, quien estuvo cerca de enfrentarse a un juicio político por ese documento.

Fuente: EFE

Dejá tu comentario