24 jul. 2024

Muchas caras, un proyecto

UHPOL20240707-012A,ph02_24132.jpg

Como pocas veces, en tan poco tiempo sucedieron tantos hechos relevantes que permiten definir con mayor precisión las distintas caras de un gobierno.

La semana empezó con el primer día de julio, fecha establecida constitucionalmente para que el presidente de la República rinda cuentas de su gestión ante el Congreso. Y allí fue Santiago Peña, con estética marketinera y toques de show para presentar su informe. A la lectura de los datos, iba agregando condimentos ajenos al solemne acto con invitados especiales a quienes pedía que se presenten para que sean aplaudidos por la platea.

Empezó criticando la gestión del gobierno anterior –que por cierto responde a su mismo partido político–. Mario Abdo Benítez fue la encarnación de las 7 plagas de Egipto, y que él, en 11 meses de gestión está resucitando al país de las cenizas. “Encontramos un Estado a la deriva, con aumento de la pobreza, improvisación, corrupción, instituciones abandonadas, desperdicio de recursos, como el caso Petropar para los amigos”. Esto decía, mientras varios administradores de la era Abdo que se sumaron al oficialismo escuchaban con cara de “yo no fui”. Si hay comisión de delitos en el informe presidencial, debería denunciarlos ante la Justicia; si no quedará como siempre: una mera puesta en escena. Vale recordar que Honor Colorado ha sido el salvataje clave para la permanencia en el poder de Mario Abdo cuando la sociedad reclamaba su destitución. Ahora es fácil patear al muerto.

El punto en el que el presidente fue autocrítico fue con el tema inseguridad del que dijo estar nada satisfecho. El único ministro aludido en la evaluación negativa fue Enrique Riera, que como ministro del Interior pudo comprobar que no son los campesinos ni los indígenas, a los que persiguió sin misericordia siendo senador, los que causan la inseguridad, sino los narcotraficantes y ladrones de guantes blancos, muchos de ellos sentados en los honorables curules del Congreso, además los delincuentes comunes que azotan las calles y saquean viviendas todos los días.

PLATA YVYGUY. El miércoles, la Contraloría emitió un lapidario dictamen sobre la gestión del intendente capitalino Nenecho Rodríguez (ANR), confirmando las denuncias realizadas especialmente por el concejal de Patria Querida, Álvaro Grau: Que desvió los fondos de los bonos de G. 500.000 millones destinados a obras públicas. El ente fiscalizador hizo una larga lista de las irregularidades de la gestión municipal y pone contra las cuerdas a la Fiscalía, que ya investiga el escandaloso affaire. Paralelamente, el Ministerio Público sigue descubriendo aristas del enriquecimiento ilícito del ex jefe de Gabinete del intendente. Aparentemente, Wilfrido Cáceres encontró los bonos enterrados de Nenecho, cual plata yvyvy (tesoro escondido), porque no puede justificar sus bienes.

Ante la presión mediática y política, Rodríguez buscó cobijo político. El jueves apareció con Horacio Cartes en una seccional colorada. Los principales líderes del oficialismo le dieron su apoyo, pero sin la convicción de otros tiempos. Hasta su esposa, la senadora Lizarella Valiente, se excusó diciendo que todos son inocentes hasta que se demuestre lo contrario y puso como excusa para evadir su opinión que no leyó el informe de la Contraloría.

Nenecho puede ser el nuevo Hugo Javier para los colorados en Asunción en las municipales del 2026 y por ello, los cartistas caminan en la delgada línea roja del apoyo condicionado. El cuento de la persecución política no se aplica al oficialismo.

DEMOCRACIA AUTORITARIA. En su informe, Peña destacó al Congreso por darle gobernabilidad y aprobar todos sus proyectos. Luego criticó con dureza a quienes cuestionan el carácter autoritario del Legislativo, donde la hegemonía absoluta del cartismo y sus satélites cometen atropellos constitucionales, como la expulsión de Kattya González, la aprobación sin discusión de las leyes y la censura a los opositores. Peña desconoce que la democracia va mucho más allá de la aritmética electoral y que las minorías deben ser respetadas y no aplastadas como sucede actualmente. Nota aparte de este periodo, la vergonzosa práctica de comprar opositores como en un mercado persa. La última nota la dio el senador ex Patria Querida Orlando Penner, quien fue exhibido como trofeo el día del cumpleaños de Horacio Cartes. El ritual de afiliación tuvo alto contenido político. Santiago Peña, quien renunció al PLRA para vestir el pañuelo colorado, se encargó de colocar la insignia al nuevo reclutado. Simbólico. Y decadente. La capitulación de la dignidad en su máxima expresión.

Ejemplo de ese autoritarismo es el proyecto de ley que pretende controlar a las organizaciones no gubernamentales (oenegés), el nuevo Satanás creado por el cartismo como humareda para desviar la atención de los problemas acuciantes del país. Como lo fue el ataque a la Unión Europea y la transformación educativa. Se tratará mañana, a tambor batiente, sin la mínima discusión ni audiencias públicas. Más allá de lo que diga la carátula del proyecto que es “transparencia y rendición de cuentas”, el objetivo no es otro sino minar la fuerza de la sociedad civil y, en definitiva, debilitar la democracia. El ataque apunta contra las organizaciones que cuestionan la corrupción, la narcopolítica y la debilidad institucional. La firma del senador Erico Galeano como proyectista, procesado por lavado de dinero y asociación criminal, es la muestra del cinismo extremo y la alteración absoluta de los valores de una sociedad anestesiada.

Mientras el presidente edulcora con palabras las aberraciones institucionales, el proyecto contra la sociedad civil vale como botón de muestra de la deriva autoritaria de un sector del Partido Colorado, cuya peligrosa hegemonía pretende destruir los últimos cimientos de la democracia que, a pesar de sus fragilidades, debe defenderse con los decentes que quedan.

UHPOL20240707-012A,ph03_2473.jpg

Textual
“Yo siempre digo, yo jamás voy a ser magistrado de una dictadura; por lo tanto, cuando se trate un tema como este obviamente tiene mucha importancia (caso expulsión de Kattya González del Senado), porque hace a la esencia misma del funcionamiento del Estado constitucional democrático de derecho y, por lo tanto, merece el tema ser abordado con la seriedad, con la prudencia debida y siendo muy estrictos con la aplicación de la Constitución Nacional y de los tratados internacionales”.

(Víctor Ríos, ministro de la Corte Suprema)

Lo que hay que saber

CORTE SUPREMA. La Sala Constitucional corrió traslado al Senado en la acción de inconstitucionalidad de la expulsada senadora Kattya González, para luego analizar el asunto.

PLANTÓN. El presidente argentino, Javier Milei, no vendrá a la Cumbre del Mercosur por su batalla ideológica con el presidente de Brasil, Lula da Silva. Será el único ausente en Asunción.

LIBEROCARTISTAS. Los diputados Roya Torres y Cleto Giménez (PLRA) fueron imputados por el planillerismo de sus nepobabies, que renunciaron. ¿Ser funcionales les salvará del desafuero?

MAU. La Fiscalía ratificó la imputación contra el senador Hernán Rivas, por supuesto título falso de abogado. El protegido del cartismo se vio obligado a renunciar al jurado de magistrados.

Más contenido de esta sección