19 may. 2024

Funcionario del Indert usurpa como estancia 100 hectáreas en Guahory

Se trata de Julián Armando Díaz Solís, funcionario del Indert Regional Caaguazú. Es señalado como el principal responsable de la problemática de tierras en Guahory. Apareció y conversó con Última Hora.

Pablo Franco recibió a UH.jpg

En Guahory. Pablo Franco recibió en el establecimiento al equipo periodístico y se presentó como el capataz de Díaz Solís.

Por César Larré

TEMBIAPORÃ

A lo largo y ancho de la colonia Guahory resuena su nombre. Julián Armando Díaz Solís es quien, según los campesinos, “fabricó títulos de propiedad” a los brasiguayos.

Díaz Solís, quien hasta ahora se desempeña como administrador de colonias en Caaguazú, utiliza como su estancia unas 100 hectáreas en Guahory, donde hoy se viven tensas horas.

Un equipo periodístico de Última Hora y Telefuturo llegó hasta su establecimiento, pero, como era de esperarse, no se encontraba.

Pablo Franco es el nombre de su capataz. Vive en la estancia con su mujer y su pequeño hijo.

Tenía en el lugar una gran cantidad de animales, como ser vacas, cabras, ovejas, caballos y otros. Pero cuando comenzó a caldearse el ambiente en la colonia, los trasladó a otro sitio.

No solo posee la estancia en Guahory; a través de un poder especial para transferir inmueble, de fecha 8 de agosto de 2007, otorgado por el señor Juan Guerrero Brítez, a quien sería su prestanombre, Modesto Gerardo Velázquez, se hizo de otro lote, de pequeña superficie.

Su entorno familiar también se hizo de tierras en la colonia, cada uno con 10 hectáreas.

Su madre, ya fallecida, Mercedes Damiana Solís, recibió en el año 2005 su título de propiedad, al igual que su hermano Óscar Joaquín Díaz Solís. Su ex esposa, Graciela Lorenza López Rojas, recibió su título de propiedad en el año 2002.

Su madre y su hermano cancelaron en el Indert su pago por el lote en el año 2007, mientras que quien ahora es su ex mujer lo hizo en el 2005. Graciela López Rojas, además de estas 10 hectáreas, tenía otras 19 en la misma colonia.

LAS VENTAS. En marzo de 2008, los familiares del funcionario del Indert transfirieron, a través de un poder especial, sus inmuebles de 10 hectáreas al colono brasiguayo Jair Weber Weber.

Ese mismo año, Weber era beneficiado por el Indert con otras 27 hectáreas dentro de Guahory.

En el 2010, la ex mujer de Díaz Solís vendió por contrato privado la otra superficie que poseía, la de 19 hectáreas, al mismo colono.

En este caso, los lotes fueron revendidos antes de los 10 años establecidos en el Estatuto Agrario, que corren recién a partir de la cancelación de los pagos, según entendidos en la materia.

Última Hora consiguió contactar con el funcionario de la institución agraria, que hoy está en el ojo de la tormenta.

Julián Armando Díaz Solís admitió tener su establecimiento en Guahory, e igualmente reconoció que sus familiares ya citados ostentaban propiedades en la colonia.

No obstante, aseguró que todo se realizó de forma legal, ya que sus familiares ya en el 97 se instalaron en la colonia Guahory. Dijo que le quieren culpar de lo que está ocurriendo en la zona cuando que actuó conforme a la ley.

Acusó a los líderes de la oposición y a algunos parlamentarios de buscar rédito político en todo este embrollo, a costas de su trabajo.

Embed

Más contenido de esta sección
La Itaipú Binacional, en el marco de su aniversario número 50, realizó un recorrido especial para los medios de comunicación, con el objetivo de dar a conocer cómo opera una de las principales hidroeléctricas del mundo.
Si hay algo que las mapaternidades y personas cuidadoras se cuestionan constantemente es si están haciendo las cosas bien. La respuesta es clara, aunque aceptarla puede ser complicado: la realidad es que no se sabe. Para entender mejor de dónde surgen estas dudas y cómo manejarlas, decidimos consultar con una voz experta en psicología infantil, la licenciada Belén Espínola.
El acto de regalar es un gesto cargado de empatía y conexión. Más allá del intercambio de objetos, simboliza el aprecio y el reconocimiento de la otra persona. ¡Y cuánto más si se trata de obsequios con propósito, con cuya compra apoyamos una causa comunitaria! Conocé a Nuestras Manos, una tienda con valor social.
A Jorgelina Cabrera (69) la vida le dio el mandato de criar tres hijos, tres hijas, ocho nietos y cuidar a una madre (96) –en cama desde hace 13 años– durante 24 horas, 7 días a la semana. En el país, el trabajo doméstico no remunerado e invisibilizado representa una carga horaria de 28 horas semanales para ellas. ¿Quiénes cuidan a las que cuidan?
Esta tradicional feria del libro binacional se constituyó como un espacio de identidad cultural que aboga por la descentralización de las producciones y los y las escritoras. El intercambio activo que se da en este sitio contiene un gran valor sociocultural, y consiste en una apuesta que cada año se renueva, hacia la industria literaria regional.
Previo a la existencia del gran museo de ciencias del Paraguay, el MuCi, llega San Cosmos, un planetario digital de alta tecnología para apreciar la magnitud del universo a través de shows para todo tipo de público. El cofundador y presidente del MuCi, Dave Peery, nos comenta más sobre la realización de este proyecto de alta envergadura e importancia para la divulgación científica en el país.