12 jun. 2024

Empeorando

Aún no ha cumplido un año y el Gobierno naufraga en un mar de errores absolutamente subsanables si pretendiera alinear su pensamiento con los mejores deseos de la gente. No contento con la mayoría en el Congreso, el movimiento Honor Colorado ha decidido abrir la billetera y comprar en saldos y retazos lo peor que pudo haber aportado Paraguayo Cubas a la legislatura. En el ánimo de hacernos creer que la democracia debe representar a todos los sectores sociales, nos colocó a barras bravas, vendedores de asadito y otros marginales que en la primera oportunidad les pagaron con el desprecio y el insulto.

Fue muy gráfica la mujer de Cubas y actual senadora Yolanda Paredes cuando dijo que el gran mérito del diputado Jatar había sido que le sobaba la pelada a Cubas y que anteriormente era cuidador de cerdos como Pizarro en Extremadura. Solo que este conquistó el imperio incaico y murió en su ley. Los senadores cartistas le dieron coscorrones retóricos a Chaqueñito, pero le perdonaron el uso de sus influencias para amenazar a una funcionaria indígena de echarla del cargo.

Por un caso menor se desprendieron de Kattya González, pero Chaqueñito era chancho de su propio chiquero y ni advertencia recibió. Vamos empeorando en las defensas de los impresentables.

El acorralado intendente de Asunción a su retorno del viaje a Europa, sin sentido ni razón, fue defendido por el propio presidente Peña en el caso de los 70 millones de dólares cuyo destino final se desconoce.

El alcalde citadino incluso se animó a decir que 35 millones de dólares serán enviados por el Ministerio de Economía para salvar las arcas desfondadas del Municipio. El ministro del ramo se encargó de decir que no, pero puede acabar siendo sí… sin ningún problema. Si su jefe se contradijo en menos de 24 horas, no hay razón para que le creamos en su posición de firmeza como cuando dijo al comienzo de su gestión que no había plata, para semanas después plantear un incremento de salarios para todo el ejecutivo.

Vamos empeorando en tomar posiciones que se alineen con la idea de que volveremos a ser un país gigante donde la corrupción no tenga cómplices ni defensores.

En un país de mayoría joven ser nombrado para el cargo de secretario de este sector debe ser entendido como un elogio y una promoción para la persona nombrada. Salma Agüero, cuyo mayor mérito es haber trabajado en campaña por Peña, asumió el cargo tras la renuncia de su antecesora. En las redes sociales circuló profusamente que la misma había escrito: “Cuando veo el documental sobre Mandela me da un poco de pena por burlarme de los negros... después pienso en el divertido racismo y se me pasa”. Se describió claramente como racista y despreciativa de las personas de color.

No se quedó solo en eso, se cargó a los grandes aliados del cartismo y de su líder cuando afirmó en tono nazi: “Jabones hechos de judíos porque por lo menos para limpiar culos”. Solo por esto jamás un gobierno podría nombrar a alguien que tiene este pensamiento.

No nos imaginamos una conferencia de ministros de juventud con negros y judíos con nuestra encargada de políticas de inclusión, respeto, tolerancia y dignidad. Vamos de mal en peor y todavía no se alcanzó un año.

Las condiciones económicas no mejoran y los indicadores son más que elocuentes.

No se ve que el gobierno le entre manos a los problemas como debiera. Se distrae a la sociedad con escándalos tras escándalos, pero los costos de la canasta familiar suben y lo único seguro parece ser la salida del país para los que puedan.

Peña se enorgullecía de uno de los nuestros qué agobiado se marchó a Miami para abrir un taller mecánico porque seguro adentro las cosas no se daban. La gente sale porque no puede realizarse en el país y eso lo saben todos menos el presidente y sus aliados de ocasión.

El Gobierno debe recuperar la sensatez y la corrección política. El barco navega a la deriva y con cantos de sirena no se pondrá el timón correcto para evitar seguir: Empeorando.

Más contenido de esta sección