14 abr. 2024

Políticas de Estado para encarar la inseguridad y el narcotráfico

Son abrumadoras las noticias que nos llegan a diario sobre las acciones del crimen organizado, así como los cotidianos hechos de delincuencia urbana que están causando un gran impacto en la ciudadanía. Existe una íntima relación entre estas dos situaciones y nuestras autoridades deberían asumirlo, pues no podrá haber seguridad para los paraguayos, mientras el narco siga gozando de total impunidad y continúe filtrando las instituciones del Estado. Nos encontramos en un punto de ruptura, debemos proteger al sistema democrático.

No es el primer político vinculado al narcotráfico, pero es el más reciente. Político colorado y miembro de una seccional de Asunción, Jeis Leonardo Urquhart de Lacerda fue detenido por la Policía, ligado al acto de sicariato en el Ja’umína Fest, en enero del 2022. Se le adjudica, asimismo, un supuesto apoyo logístico al Primer Comando Capital, PCC.

De acuerdo con los datos que dispone de él la Policía, Urquhart, conocido con su alias Yakaré, cuenta con órdenes de captura por asociación criminal y sería el apoyo logístico del presunto narco Marcos Rojas Mora, alias Marcos Capital, quien fue asesinado el 30 de enero de 2022, en el Ja’umína Fest.

En aquel evento también falleció la modelo e influencer, Cristina Vita Aranda. Yakaré y Mora estarían implicados en la provisión de armas de fuego adquiridas en el mercado negro y que fueron utilizadas en el tiroteo.

Lo que lo hace especial a Yakaré son sus vínculos. Fue candidato para el Parlamento del Mercosur (Parlasur) por el movimiento Colorado Añetete, liderado por el ex presidente, Mario Abdo Benítez, pero también tiene fotos junto al actual presidente de la República, Santiago Peña, además del ex presidente, Horacio Cartes, actual titular de la ANR.

Una de las más conocidas excusas es la expresión: Ningún partido político se libra de tener conexiones con la narcopolítica. Lo que nunca se asume, sin embargo, es que la ANR con 76 años en el poder, prácticamente ha normalizado esta práctica y esas conexiones a lo largo de los años. Es por aquí por donde se ha ido infiltrando el crimen organizado, fortaleciendo sus lazos y su presencia dentro de las instituciones, haciendo prácticamente invencible a la impunidad. El círculo se cierra en forma perfecta cuando tenemos una Justicia que no es independiente, que es muy susceptible a las chicanas y otras maniobras dilatorias cuando los procesos afectan a estos implicados, así como a los procesados por corrupción pública.

Lo que sucede en la Penitenciaría Nacional de Tacumbú es el claro ejemplo de una situación extrema que nos demuestra lo que sucede cuando abdicamos a nuestra soberanía e independencia en manos del narcotráfico y el crimen organizado.

Los delincuentes han logrado revertir a su favor la cruda realidad que se vive en ese lugar, utilizando nuestro arcaico y sobrepasado sistema penitenciario para convertirlo en una base de operaciones. Porque pocas cosas exhiben la derrota del Estado como el penal de Tacumbú.

Desde ahí, de acuerdo con los informes oficiales, se controla gran parte del tráfico de estupefacientes dentro y fuera de las prisiones. Las estimaciones señalan que Armando Javier Rotela, el zar del microtráfico, controla la venta de crac en todo el país. Hay datos que afirman que se recauda unos G. 250 millones semanales, repartidos para al clan como a autoridades penitenciarias y judiciales.

Es precisamente en ese ambiente donde se originan los hechos de delincuencia y violencia urbana que afectan a la población. Los asaltos a comercios, farmacias y residencias; los ataques de motochorros y hasta los robos de celulares en las paradas de ómnibus están intrínsecamente relacionados con la impunidad que las conexiones políticas le han dado al crimen organizado.

La lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado deberá ser frontal, pero al mismo tiempo deberá considerar que en el proceso tanto instituciones como funcionarios están comprometidos. Ya no bastan los discursos ni las excusas, es hora de actuar pues en este punto de ruptura está expuesto nuestro sistema democrático y el estado de derecho.

Más contenido de esta sección
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.
La violencia contra las mujeres es una preocupante realidad en el Paraguay. En este Día de la Mujer Paraguaya debemos recordar los datos de las instituciones que señalan que, pese a las leyes, los casos de violencia en el hogar y los casos de feminicidio no disminuyen. Estamos lejos de ser una sociedad que respeta y valora las capacidades de las mujeres; prueba de ello es el aumento en el último año de la violencia política. Este es un indicador del largo camino que nos falta andar para ser una sociedad verdaderamente democrática.
Las reguladas del servicio del transporte público forman parte ya de la realidad cotidiana para los pobladores de la capital, su área metropolitana y el Departamento Central. El mal servicio, no obstante, afecta a todas las ciudades y localidades del Paraguay. Este, además de la salud pública, es el servicio más ineficiente que debe padecer la ciudadanía. Las humillaciones que a diario soportan los usuarios son inaceptables. Un transporte público seguro y cómodo es un derecho que tienen los paraguayos y significa calidad de vida.