22 abr. 2024

Garantizar el acceso a una educación de calidad para todos

Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.

La Constitución Nacional establece que toda persona tiene derecho a la educación integral y permanente, con el fin de desarrollar plenamente la personalidad humana, promover la libertad y la paz, la justicia social, la solidaridad, la cooperación, el respeto a los derechos humanos y los principios democráticos.

A pesar de que el artículo 74 dice que se garantizan el derecho de aprender y la igualdad de oportunidades de acceso a los beneficios de la cultura humanística, la ciencia y la tecnología, sin discriminación alguna, sabemos que esto está muy lejos de ajustarse a nuestra realidad. Prueba de ellos son las condiciones de gran precariedad a la que están condenados miles de niños y jóvenes que asisten a las instituciones educativas públicas.

De acuerdo con un reporte sobre la situación de infraestructura de las instituciones realizado por el Sindicato Nacional de Directores, hay 11.893 aulas a reparar y 249 con peligro de derrumbe, de las cuales 34 son galerías de tres o cuatro salones de clases. Paredes llenas de humedad, partes de techos derrumbados, cañerías obsoletas en los baños, goteras, carencia de muebles escolares, sin baños adecuados, apenas letrinas o locales sin energía eléctrica, estas son las condiciones en las que acuden a aprender nuestros niños, quienes soportan esta situación porque la clase política es incapaz de anteponer los intereses de la mayoría por encima de los suyos propios.

Según el ministro de Educación, Luis Ramírez, son necesarios cerca de USD 500 millones en los próximos tres años para lograr una reparación completa de al menos mil escuelas por año, y al mismo tiempo brinda una cátedra sobre la desigualdad al visitar una exclusiva institución educativa privada que cuenta con todo aquello de lo que carecen los niños que acuden al sector público y es para ellos una utopía: bibliotecas, laboratorios, acceso a internet, aulas seguras, amplias, baños y espacios adecuados para la práctica de deportes.

La educación constituye un enorme desafío para el Gobierno, pues debe administrar una crisis que además de las precariedades físicas se extiende todavía mucho más allá y abarca a todo el sistema educativo. Se trata del Programa para la Evaluación Internacional de los Estudiantes (PISA), el que revela que los estudiantes paraguayos obtuvieron en Matemáticas, Lectura y Ciencias puntuaciones inferiores al promedio de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), y que Paraguay ocupa el puesto 80, el penúltimo entre los países evaluados.

Es sumamente grave el hecho de que los estudiantes paraguayos no tengan comprensión de lo que leen; lo que a su vez sucede porque precisamente tienen escasa práctica de la lectura. Esto además nos ofrece la dimensión de nuestra gravísima situación, pues sabemos bien que la lengua es la herramienta con la que se desarrolla el intelecto.

Este examen PISA exhibe al mismo tiempo el progresivo aumento de la brecha de conocimiento entre estudiantes de los sectores público y privado. Esta brecha habla, pues, de que el principio constitucional de igualdad de oportunidades de acceso a los beneficios de la cultura humanística no se cumple en la Paraguay.

Necesitamos autoridades y funcionarios que trabajen para mejorar la calidad de la educación de los niños y adolescentes paraguayos, no solamente para que los techos de las escuelas no sean peligrosos y que dispongan de agua potable y baños adecuados, sino también que los maestros reciban una buena formación: para que los contenidos y la calidad de la educación pública consigan ayudarnos a superar las desigualdades que hoy excluyen a millones de paraguayos de una vida digna.

Más contenido de esta sección
El hecho de que la mayoría oficialista del senado haya retrocedido en la barbaridad cometida cuando devolvió fueros a senadores previamente desaforados que están siendo investigados por la Fiscalía, puede verse como que enmendaron un error. Sin embargo, una acción que significó el atropello a la Constitución Nacional no debe quedar impune. Los 23 senadores que votaron por devolverle los fueros a Erico Galeano, Hernán Rivas y Rafael Filizzola, deben ser investigados, pues en un estado de derecho nadie está por encima de la ley.
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.
La violencia contra las mujeres es una preocupante realidad en el Paraguay. En este Día de la Mujer Paraguaya debemos recordar los datos de las instituciones que señalan que, pese a las leyes, los casos de violencia en el hogar y los casos de feminicidio no disminuyen. Estamos lejos de ser una sociedad que respeta y valora las capacidades de las mujeres; prueba de ello es el aumento en el último año de la violencia política. Este es un indicador del largo camino que nos falta andar para ser una sociedad verdaderamente democrática.
Las reguladas del servicio del transporte público forman parte ya de la realidad cotidiana para los pobladores de la capital, su área metropolitana y el Departamento Central. El mal servicio, no obstante, afecta a todas las ciudades y localidades del Paraguay. Este, además de la salud pública, es el servicio más ineficiente que debe padecer la ciudadanía. Las humillaciones que a diario soportan los usuarios son inaceptables. Un transporte público seguro y cómodo es un derecho que tienen los paraguayos y significa calidad de vida.