13 jun. 2024

¿Podrán los aportantes salvar al IPS?

La situación del Instituto de Previsión social (IPS) y de la mayoría de las cajas de jubilaciones y pensiones están llegando a una situación crítica y a raíz de ello, el Gobierno actual está con planes de ejecutar una serie de cambios con miras a extender la vigencia de los fondos jubilatorios.

Hasta ahora, esta idea de salvataje, o por lo menos, para extender la vigencia de los fondos, se basa estrictamente en reformas que tendrá que asumir el aportante o el jubilado.

Dicho de otra manera, el Gobierno apunta a cargar toda la responsabilidad sobre los trabajadores y las patronales, que son los que mes a mes realizan los aportes al fondo jubilatorio para que estos entes sigan operando.

Poco o nada se menciona en este ambicioso plan para salvar las cajas, y especialmente al IPS, que se buscará mejorar la gestión administrativa de los fondos. Poco o nada se sabe que se buscará mejores rendimientos de los fondos de reservas. Tampoco se habla de que se perseguirá una administración más honesta y transparente y, mucho menos, se menciona que se aplicarán sanciones o castigos en caso de malos manejos por parte de los administradores.

¿De qué servirá que se aumenten los años de aportes? O que se disminuyan los montos de jubilaciones que recibirán los que alcancen este beneficio. Si no se ataca de manera frontal los hechos de corrupción y malos manejos administrativos que causan enormes perjuicios a las previsionales, qué sucederá.

Entiendo que a priori se debe buscar generar mayores ingresos y, por ello, se carga la responsabilidad sobre los aportantes y futuros jubilados, pero, al mismo tiempo, el IPS debe apuntar a mejorar significativamente su gestión, tanto en la parte de servicios de salud como en el manejo de los fondos previsionales.

En los últimos meses, se conocieron casos lamentables de mal manejo en la Caja de Jubilaciones de los Empleados Municipales. Según los datos que manejan los mismos jubilados se despilfarraron unos 300.000 millones de guaraníes, solo en este ente.

En el caso del IPS, los casos de malos manejos también son de vieja data y aunque hablan de mejoras en la administración siempre surgen casos que evidencian que en el ente lo que hace falta es un mejor gerenciamiento de los recursos y no precisamente que se aumenten los aportes.

Uno de los puntos en los que administradores de los fondos de pensión debe poner énfasis es la rentabilidad que obtienen. Gran parte de los fondos jubilatorios están colocados en el sistema financiero y generan una ganancia y a su vez dependen de las tasas de interés que paguen las entidades que reciben ese dinero del IPS y de las demás cajas de jubilaciones y pensiones.

Tampoco se piensa en alguna reestructuración interna del IPS que le permita obtener ahorro en sus gastos de funcionamiento. No se menciona una disminución de funcionarios administrativos y, menos aún, se plantean una reducción de los gastos.

Entiendo que todos acompañan el plan para extender en el tiempo la vigencia del Fondo de Jubilación del IPS y de las demás cajas. Sin embargo, faltaría un mensaje para que la ciudadanía y en especial para los trabajadores y la patronal de que el mayor sacrificio que se está pidiendo será acompañado por una mejor gestión por parte de las autoridades y que con ello se garantizará una jubilación digna para los aportantes.

Si las autoridades del IPS no dan un mensaje claro y oportuno sobre los cambios planteados y los resultados esperados, es posible que solo se genere mayor resistencia de los aportantes y jubilados, lo que puede deteriorar todavía más aceleradamente el cuadro deficitario de los fondos jubilatorios.

El Gobierno debe ser claro en sus propuestas y los resultados esperados, y dar una muestra de que los administradores también harán los mismos esfuerzos de austeridad que pregonan en los planes y que se les pide a los aportantes.

Más contenido de esta sección