País

Hace un año que Chiquitunga subió a los altares santos

 Hace un año, la Iglesia Católica proclamó oficialmente beata a María Felicia de Jesús Sacramentado, más conocida como Chiquitunga.

Pobladores de Villarrica, Departamento del Guairá, recordarán el primer aniversario de la beatificación de la carmelita con variadas actividades.

Hoy, a las 8.00, se hará una celebración eucarística en la Catedral de la capital guaireña, en donde se elevarán oraciones por la beata y además se presentarán algunas ofrendas.

Asimismo, a las 17.00 se prevé realizar otra misa y al término se trasladará hasta la iglesia Sagrado Corazón de Jesús del barrio Estación de la capital guaireña, la reliquia de Chiquitunga, que consiste en un dedo de la Carmelita, que había llegado a la zona el 1 de julio del año pasado.

Se espera la participación de vecinos de distintas localidades y agrupaciones religiosas que recordarán con oraciones y cantos el primer aniversario de beatificación de Chiquitunga.

En tanto, desde el Arzobispado de Asunción invitan a los fieles a unirse en un gesto común para recordar el primer aniversario de la beatificación de María Felicia de Jesús Sacramentado, desde el domingo 23 al 30 de junio.

Son cuatro los gestos que insta se realicen: rezar el rosario, pedir a Chiquitunga por una intención, realizar una obra de misericordia e imitar un gesto de la beata paraguaya, quien decía: ”Todo te ofrezco, Señor, para que sea de mí lo que te plazca, mi Dios”.

UN EJEMPLO. La carmelita nació en Villarrica, el 12 de enero de 1925. A los 14 años se unió a la acción católica.

María Felicia murió a los 34 años, el 28 de abril de 1959, tras internarse en un hospital durante poco más de un mes debido a una hepatitis que contrajo.

Fue conocida por trabajar en favor de niños y ancianos, a quienes cuidaba y orientaba con amor. Además asistía a los más pobres de la sociedad.

Aseguran que sus últimas palabras fueron: “Papito querido, ¡qué feliz soy! ¡Qué grande es la religión católica! ¡Qué dicha, el encuentro con mi Jesús! ¡Soy muy feliz!” y “Jesús, te amo. ¡Qué dulce encuentro! ¡Virgen María!”.

SU MILAGRO. El milagro que la comisión médica de la Santa Sede confirmó fue la curación del bebé Ángel Ramón, quien tras su nacimiento, en el 2002, estuvo veinte minutos sin signos vitales, y tras el pedido a Chiquitunga, se recuperó.

Para la canonización se espera un segundo milagro que debe ser estudiado por médicos, pasar a Roma para su análisis por la congregación de la causa de los santos.

Dejá tu comentario