02 mar. 2024

Fans esperan a Taylor Swift en América Latina entre fervor y frustración

América Latina aguarda a la superestrella pop con fervor y también con frustración: muchos admiradores son jóvenes en precariedad económica, pese a lo cual asumen el elevado costo de los boletos y no se resignan ante aparentes irregularidades en la venta.

taylor.jpg

Los fanáticos de América Latina aguardan a la superestrella pop con fervor y también con frustración, por el elevado costo de las entradas.

Foto: Instagram.com/taylorswift.

Disfrutar de Eras, la primera verdadera gira de la estadounidense en la región —participó en eventos puntuales en México en 2011 y Brasil en 2012—, se convierte así en una costosa odisea.

En Río de Janeiro, Renan Rodrigues, DJ de 24 años, acampó varias noches frente a la taquilla del estadio Nilton Santos, donde Swift se presentará del 17 al 19 de noviembre.

DJ Firmino, conocido por musicalizar fiestas temáticas de los swifties (apodo de los fans), consiguió entradas para los tres recitales, pero recibió un botellazo en la cabeza por resistirse a un asalto durante su guardia.

“Querían llevarse mi celular, y dentro de la funda estaba mi tarjeta del único banco autorizado para la preventa. Solo pensé: no se llevarán mi tarjeta”, relató Rodrigues, quien sufrió heridas superficiales.

“Abuso”

Los boletos en Brasil cuestan entre USD 35 y 468. En México, los fans deben desembolsar más: entre USD 55 y 614, en un país donde los jóvenes cobran un sueldo promedio de USD 366 mensuales, según datos oficiales.

Ingrid Cruz, fundadora del club oficial de fans mexicanos, lamenta que les tocaran las entradas más caras de la región, pues cree que se priorizó vender paquetes VIP antes que pases sencillos.

El paquete más costoso en México vale USD 959, contra 613 en Argentina. “Fue demasiado abuso”, asevera.

Consumidores denuncian además problemas en la plataforma de la boletera estadounidense Ticketmaster, que opera en México como parte del poderoso grupo CIE, que a su vez concentra casi 65% del mercado local de espectáculos en vivo.

Swifties mexicanos cuestionaron el sistema de preventa para los cuatro conciertos en Ciudad de México, que arrancarán este jueves, basado en un registro previo de “fans verificados” mediante correo electrónico.

Irónicamente, Joel Aguilar, creador de Taylor Swift MX, fanpage con unos 20.000 seguidores de 20 países, nunca recibió el link exclusivo para comprarlos.

“Ninguno de los correos fue seleccionado”, cuenta el joven de 26 años, cuyos familiares y amigos se registraron para ayudarlo. Apenas consiguió entrada de última fila.

Denisse Castro, de 26 años y hace seis meses desempleada, hizo malabares para forjar un historial crediticio y obtener la tarjeta del banco patrocinador del concierto.

Para su infortunio, el banco restringió recientemente la financiación de los boletos. “Está horrible”, lamenta Denisse, que acabó adquiriendo los más baratos.

Demanda

Ticketmaster afronta en México una “acción colectiva” ante la procuraduría del consumidor (Profeco) por inconformidades de consumidores entre 2020 y 2022, incluyendo el caos por boletos falsos para un show del puertorriqueño Bad Bunny en diciembre pasado.

Presionada por la Casa Blanca, la firma aceptó en junio pasado transparentar sus costos en Estados Unidos y recibió airados reclamos de artistas, como Robert Smith (líder de The Cure) por los recargos excesivos.

Las quejas en México incluyen clonación de boletos, demoras en reembolsos y falta de mecanismos de conciliación con clientes, detalla Maximilian Murck, cofundador de Tec-Check, organización defensora de consumidores en línea.

“En México hacen lo que quieren” por inacción de las autoridades, añade Murck, cuya organización impulsa la acción colectiva. Ticketmaster no respondió a solicitudes de la AFP para comentar la demanda.

Sin embargo, la firma lanzó hace una semana un nuevo boleto digital que evitaría falsificaciones mediante códigos de barras, en reemplazo de los tiques impresos, además de un “botón de ayuda” para clientes.

Gobernantes “swifties”

La pasión por la ganadora de once premios Grammy llegó al delirio en Buenos Aires, donde un grupo de fans montaron un campamento en junio, fuera del estadio de River, cinco meses antes del concierto, para quedar cerca del escenario.

Deben cumplir una regla: pasar 28 horas mensuales en las carpas hasta sumar unas 200 y asegurar su lugar.

“Va a ser un furor total”, prevé Iara Palavencino, una de las campistas. “Yo por Taylor, la vida”. En Argentina, las entradas se agotaron rápidamente, pese a la grave crisis económica.

El furor también alcanza las más altas esferas. El presidente chileno, Gabriel Boric, autoproclamado swiftie, escribió a la cantante en Twitter pidiéndole que incluyera a su país en una próxima gira.

Lo propio hizo el primer ministro Justin Trudeau, quien logró que la artista, que había excluido a Canadá, anunciara seis fechas en Toronto para 2024.

Taylor Swift es además un fenómeno intergeneracional a juzgar por fans como el ex presidente de la Suprema Corte de México Arturo Zaldívar, de 64 años. “No hay nada de trivial en Taylor Swift”, escribió el juez en junio pasado en un periódico.

Fuente: AFP.

Más contenido de esta sección
Cuando recibió el disparo de bala en su espalda en el set de la película Rust, el director del filme dijo que se sintió como un golpe con un bate de béisbol. En el rodaje falleció la encargada de fotografía, Halyna Hutchins.
Hoy, 1 de marzo, en el Día Nacional de los Héroes, la banda Próceres de Mayo lanza el tema Soldado de papel, en honor a los militares, soldados y héroes que dieron la vida por Paraguay.
El sábado 2 de marzo, a las 19:00, en el Salón de los Espejos del Hotel Excelsior (Chile 980), se lanzará la nueva edición del libro El sentido religioso, de Luigi Giussani, fundador del movimiento Comunión y Liberación.
El autor de varias obras, cantante y arreglador musical Casto Darío Martínez, reconocido por haber conformado el exitoso grupo Los Tres Sudamericanos falleció este miércoles 28 de febrero, aquejado de una larga enfermedad.
Con la exhibición de la cinta en torno a Frank Zappa continúa el ciclo de cine y documentales sobre rock.
Scott George es un artista indígena que proporciona alojamiento asequible a las familias indígenas de Oklahoma, de lunes a viernes, mientras que los fines de semana, canta en danzas tradicionales de la nación osage.