21 feb. 2024

El país del revés

Los conceptos de utopía y distopía se utilizan como caras opuestas de una misma moneda. La utopía se refiere a un mundo ideal donde todo funciona a la perfección; por el contrario, la distopía se refiere a una sociedad en la cual sus ciudadanos sufren sistemáticamente y son condenados a un olvido irreparable. Afortunadamente, ninguna de estas dimensiones opera de manera absoluta, en todas las sociedades concurren, con mayor o menor grado, ambas dimensiones.

En lo que a nuestro país concierne, la clase política viene haciendo, desde hace tiempo, un esfuerzo sostenido por condenar a los ciudadanos a vivir en un país sin futuro, en el cual, las grandes mayorías están excluidas del ejercicio y disfrute de derechos humanos fundamentales. Suena ilógico, quienes en democracia ejerciendo la soberanía, eligen a sus representantes, son, a su vez, víctimas de estos.

María Elena Walsh, una de las escritoras de literatura infantil más reconocidas en la región y el mundo, escribió El reino del revés, su obra más famosa y que representa, en realidad, una crítica social y política disfrazada de cuento infantil. El personaje central de la obra es el Rey Camaleón, este personaje simboliza la falta de identidad y la adaptabilidad extrema, es un personaje inestable y voluble que cambia de opinión y de personalidad constantemente, lo que lo convierte en un líder poco confiable y poco efectivo. Su presencia en la obra sirve como una crítica a la falta de liderazgo y estabilidad en la sociedad.

A través de la inversión de roles y situaciones, la autora nos muestra una realidad en la que los valores están trastocados y la justicia es inexistente. La obra de Walsh nos invita inexorablemente a pensar en Paraguay.

El actual despilfarro de recursos públicos, la vergonzosa muestra de una representación política mediocre (siendo generoso) como denominador común, la deshonestidad e inmoralidad como estandartes de la sociedad, ¿no son acaso muestras fehacientes de una sociedad que está de cabeza?

“Que un ladrón es vigilante y otro es juez Y que dos y dos son tres…”

Como ejemplo, la cita a Walsh del “reino del revés”, pero Paraguay ofrece a diario, a cada hora, ejemplos lacerantes de valores invertidos. Un senador nacional, con título de abogado falso y cuya propia condición de profesional es notoria y públicamente cuestionada, presidiendo el órgano constitucional que debe juzgar la conducta de jueces y magistrados; un funcionario encargado de encuadernar y hacer fotocopias con salario de G. 20 millones en el Congreso, mientras, al mismo tiempo los salarios de policías, médicos o docentes no superan los G. 5 millones... ¿No representan, acaso, ejemplos ideales para ampliar los versos de la obra de Walsh?

El Paraguay que tenemos, y que padecemos a diario, por momentos, es distópico. Condena a cientos de compatriotas al desánimo y la desesperanza, y nos hace cuestionar seriamente sobre la verdad o lo que alguna vez nos ensañaron eran acuerdos mínimos para la convivencia pacífica.

Como en la obra de Walsh, la figura del rey, que en teoría debería ser el líder justo y sabio, se convierte en un personaje egoísta y caprichoso que no tiene en cuenta las necesidades de su pueblo.

Imagino nuestra propia historia, y pienso si nosotros, los ciudadanos, los desdichados, los jóvenes, las mujeres, los excluidos de siempre, poniendo de cabeza al rey.

Más contenido de esta sección
Para quienes no lo sepan, la frase “Persona en situación de Paraguay” salió de la famosa serie Nada, protagonizada por la celebrada compatriota Majo Cabrera, en la cual también aparece Robert De Niro.
Este no es el gobierno de Santiago Peña, sino el segundo periodo de gobierno de Horacio Cartes, con características similares a los inicios de la dictadura de Alfredo Stroessner. Ojo, cuando desde la oposición se advierte que tras Kattya González “van por más”.