25 feb. 2024
5304130-Libre-2024811861_embed

Jesús Montero Tirado

Cuando escuchamos o leemos opiniones sobre las relaciones del Estado con las religiones, podemos observar que frecuentemente se recurre al concepto de “Estado laico” con muy diversos sentidos y diferentes intereses.
Actualmente, ninguna ciencia es autónoma, todas se sirven de otras para desarrollar su metodología y alcanzar sus objetivos. También la pedagogía (“ciencia y práctica de la educación”) necesita ciencias auxiliares actualizadas, para lograr la calidad de los procesos educativos y de los objetivos.
Me dirijo a usted recogiendo la opinión, la frustración, de quienes creyeron las promesas que usted hizo en su campaña electoral.
Son varios los componentes esenciales del ser humano que lo diferencian de los demás mamíferos, pero entre ellos destacan la dimensión espiritual y la capacidad y calidad del pensamiento. Los animales tienen actividades cognitivas, por ejemplo tu perro piensa con imágenes y no progresa, los humanos pensamos con imágenes y con palabras y podemos progresar.
Hablemos claro, mientras el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) siga presuntamente violando, por lo menos, doce artículos de la Constitución Nacional y, por lo menos, otros tantos de varias leyes, el MEC y sus autoridades responsables de su gobierno y dirección están presuntamente en situación delictiva porque como todos sabemos el desacato a un solo artículo de la Constitución o de una ley es grave delito.
El Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) con su Plan de Transformación Educativa está imponiendo a los niños la perversa ideología de género.
¿Quiénes, cuándo y cómo se evalúa en las instituciones educativas si se ha conseguido o no el “pleno desarrollo de la personalidad” en todas sus dimensiones?
Hace años que el Ministerio de Educación y Ciencias trabaja al margen, de espaldas y en contra de lo que la Constitución Nacional ordena, violando así los principales artículos dedicados a la educación. Total o parcialmente se violan, por ejemplo, los artículos 73, 74, 75, 76, 113, 115 (inciso 13), y otros que ya he denunciado en otras publicaciones.
La pregunta es: ¿Acaso las autoridades educativas realizan estas evaluaciones? ¿Pueden no hacerlas?