Nacionales

Diputada Amarilla trata de cobarde a Víctor Bogado y pide su renuncia

La diputada por el Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) Celeste Amarilla trató de cobarde al senador Víctor Bogado y pidió su renuncia, tras ser encontrado culpable por cobro indebido de honorarios, en calidad de coautor.

La diputada Celeste Amarilla sostuvo que el senador Víctor Bogado es “corrupto reincidente”, por lo que tiene que renunciar a su cargo. La integrante de la Cámara Baja había sido testigo en el juicio contra el colorado en el que fue encontrado culpable por cobro indebido de honorarios.

Amarilla recordó, en el estadio de oradores, antes de que se trate el orden del día en la sesión ordinaria de Diputados, que le había exigido su dimisión a José María Ibáñez. “Se rió de mí, pero terminó renunciando”, expresó. Luego rememoró que el contralor Enrique García la trató de “pereri” y también terminó presentando su renuncia.

Nota relacionada: Ciudadanos indignados piden la pérdida de investidura de Víctor Bogado

“El senador Bogado, no creo que se atreva a decirme nada, porque es un cobarde”, agregó Amarilla. El legislador colorado fue encontrado culpable de cobro indebido de honorarios, en calidad de coautor con Gabriela Quintana, conocida como la niñera de oro. En el juicio, la diputada liberal fue uno de los testigos, ya que es esposa del fallecido ex director de Itaipú Binacional Franklin Anki Boccia.

Actualmente, hay un pedido de pérdida de investidura que presentó el partido Hagamos en el Senado, y este jueves se debería dar mesa de entrada a la solicitud.

Nota relacionada: Senadores de Hagamos piden tratar pérdida de investidura de Víctor Bogado

En ese sentido, la diputada por Encuentro Nacional, Kattya González, sostuvo que los requisitos para la pérdida de investidura están dados. “La era del tráfico de influencias se terminó”, expresó. Igualmente, González criticó al Poder Judicial, ya que “blanquearon” a Bogado por la estafa.

Aparte del caso de la niñera de oro, Bogado también estuvo bajo sospechas en el proceso del mecánico de oro, Miguel Ángel Carballo.

Dejá tu comentario