Nacionales

Cubano denuncia agresión y racismo de la Patrulla Caminera

El ciudadano cubano que tuvo un incidente con agentes de la Patrulla Caminera en Encarnación presentó formal denuncia contra los uniformados por los supuestos hechos de agresión física y racismo. Los efectivos aclaran que solo se defendieron.

Se trata de Yeniel Iglesias Romero, de 43 años, quien denuncia que los agentes de la Patrulla Caminera lo agredieron y lo trataron de “negro de mierda” y que, además, presuntamente, invadieron su privacidad al filmar dentro de su vehículo.

El extranjero, quien presenta golpes en el ojo, en el pómulo y en la parte posterior de la cabeza, también fue denunciado por cuatro agentes de la Patrulla Caminera por supuesta agresión.

Iglesias Romero acepta que cometió el hecho, alegando que solo reaccionó a la agresión recibida supuestamente por parte de uno de los agentes y que el golpeado brutalmente fue él y no los uniformados.

El incidente ocurrió este domingo a las 3.30, sobre la ruta PY01, en la cabecera del puente Mbói Ka'ẽ, en el acceso a la ciudad de Encarnación.

En el sitio estaban realizando controles de rutina los agentes Adrián Robles, Cristian Giménez, Cristian Benítez, Paulino Viera y como jefe del operativo, el inspector mayor Ricardo García.

En un momento dado, retuvieron el automóvil de la marca Toyota, modelo Runx, chapa NAT 879, de Yeniel Iglesias, quienes le solicitaron los documentos y él accedió sin problemas; sin embargo, cuando los agentes se percataron de que su habilitación vehicular estaba vencida, se habría iniciado el incidente.

Le pidieron coima, dice defensor del cubano

El abogado Fabio Giménez, defensor del cubano, comentó que su cliente le había dicho al personal interviniente que le haga la boleta de su multa, por el vencimiento de su documento.

Sin embargo, supuestamente uno de los inspectores empezó a filmar dentro del vehículo, hecho que molestó al ciudadano, quien se bajó del rodado y al dirigirse a uno de los agentes, otro de los intervinientes le habría golpeado de atrás, lo que desencadenó en la reacción del extranjero.

“Mi cliente es un ciudadano cubano radicado aquí hace más de 11 años, con todas las documentaciones en regla. Él estaba con su señora y le atajan, le piden las documentaciones como corresponde y al percatarse ellos (agentes) que tenía la habilitación vencida, empiezan a amenazar a mi cliente", expresó.

Comentó que los agentes le manifestaron que era pasible de multas y que incluso le trataron de "negro". Dijo que, posteriormente, uno de los agentes empezó a filmar dentro del automóvil y que eso está prohibido por ley.

Agresión.mp4

"Metieron el celular dentro del auto, violaron la intimidad de mi cliente y eso fue la detonante de todo. Esto que pasó es racismo puro, 'negro de mierda' le dijeron a mi cliente", relató.

Mencionó que, presuntamente, le dijeron que si no pagaba una coima lo llevarían detenido y que el video del hecho que se viralizó por las redes sociales supuestamente fue editado por los agentes y solo se muestra una parte del hecho, para perjudicar a su cliente.

Comentó que incluso intentaron hacerle el alcotest, el cual no salió positivo y supuestamente seguían amenazándolo.

Giménez pide que se investigue el caso, ya que supuestamente su cliente fue golpeado brutalmente por los cinco agentes.

La defensa del cubano pide además que el caso sea enviado a los organizaciones de derechos humanos y a la unidad especializada del Ministerio Público. Incluso, no descartan hacer una queja formal ante la Embajada de Cuba.

Personal solo se defendió

Por su parte, el responsable del operativo de la Patrulla Caminera no negó los hechos de agresión hacia el cubano, pero alegó que el personal solo se defendió del hombre que se mostró presuntamente totalmente descontrolado.

El inspector mayor Ricardo García, jefe de servicio de la Patrulla Caminera, señaló que en todo momento fue el ciudadano cubano quien se mostró violento e insistió que su personal solo intentó defenderse del ataque.

Contó que estuvieron trabajando conforme a los operativos que comunicaron a la Fiscalía y la Policía Nacional. Estaban apostados en el kilómetro 364 de la ruta PYO1 y que visualizaron el vehículo y le hicieron la señal de pare.

"Le realizamos el pedido de los documentos pertinentes, y como tenía fuerte aliento a alcohol, le dijimos que le haríamos la prueba de alcotest. En todo momento no colaboró, simulaba, pero no soplaba el aparato, intentamos hacerle varias veces, pero no colaboraba", expresó.

Luego, según su relato, le manifestó que iban a filmar porque no soplaba, para que quede prueba de que el señor no quería hacerse el examen.

García dijo que el cubano bajó de su rodado y comenzó a agredir con golpes de puño y patadas a dos agentes.

"Nosotros corríamos de él, intentábamos esquivarlo, pero igual le alcanzó a dos personales, estaba totalmente fuera de sí, no quería saber nada. Niego rotundamente que le hayamos denigrado y menos aún tratado de negro", aseguró.

Lamentó el incidente y pidió que se esclarezca el hecho. Reiteró que su personal solo se defendió y si golpearon al extranjero fue en defensa propia.

Dejá tu comentario