Cárcel de Oviedo: Jefe de seguridad habría sido asesinado por cortar privilegios

La Policía Nacional cree haber identificado a los responsables del asesinato del jefe de seguridad de la Penitenciaría Regional de Coronel Oviedo, Pedro Riquelme. Las investigaciones apuntan hacia dos peligrosos reos con quienes el mismo habría discutido por no otorgarles privilegios.

El jefe policial de Investigaciones de Caaguazú, Justo Galeano, señaló que la investigación del asesinato del funcionario penitenciario está resuelta en un 50%. Al respecto, adelantó que se detuvo a una persona, se identificó a otras dos y se individualizó a las que idearon el crimen.

Galeano informó que las sospechas recaen sobre un recluso de nombre Valdemar Pereyra, alias Cachorrao, quien fue remitido desde Pedro Juan Caballero a Coronel Oviedo, y otro recluso identificado como Sixto González, quien está recluido por tráfico de drogas.

Lea más: Sicarios matan a balazos a jefe de seguridad de la cárcel de Coronel Oviedo

El comisario comentó que el jefe de seguridad asesinado mantuvo un altercado con el primero de ellos, quien lo amenazó de muerte. Indicó que el incidente se dio porque el funcionario penitenciario no le permitía privilegios.

“El jefe de seguridad era muy exigente y no permitía privilegios a nadie. Este sujeto quería salir a hacer caminatas por la tarde y se consideraba que esto era peligroso, por lo que no se le permitió”, mencionó.

Agregó que Valdemar Pereyra, quien fue trasladado por seguridad a Coronel Oviedo, conoció en el reclusorio a Sixto González. Las investigaciones apuntan a que Cachorrao encargó el crimen y González puso la logística.

Durante las últimas horas fue detenido Nelson González Garay, sobrino de Sixto González, quien habría hecho de campana para los homicidas. La Policía señala que ya se identificó al conductor de la moto y la identidad del sicario está sujeta a verificaciones técnicas.

Relacionado: Primer allanamiento tras asesinato de jefe de seguridad penitenciario

El asesinato de Pedro Riquelme ocurrió el pasado 8 de julio en inmediaciones del cruce de Coronel Oviedo, a metros de la Comisaría de la ciudad capital del Departamento de Caaguazú, luego de que dos hombres a bordo de una motocicleta interceptaron el vehículo estacionado en el que se encontraba.

Los agentes de Criminalística de la Policía Nacional contabilizaron unos siete impactos de bala por el vehículo y encontraron un total de 16 vainillas percutidas en el lugar.

Dejá tu comentario