Arte y Espectáculos

Un corto da vida al personaje de 'stop motion' más pequeño del mundo

El personaje de animación más pequeño del mundo, según el Récord Guinness, hecho en tres dimensiones y con la técnica de "stop motion", mide 0,3 milímetros y vio la luz este miércoles en el cortometraje francobelga Stardust Odyssey, dirigido por el francés Tibo Pisard.

"Siempre tuvimos en mente batir el anterior récord de una figura de 10 milímetros alcanzado por Nokia en 2010", afirmó a EFE Michaël Gauthier, director de investigación en microrrobótica de uno de los centros participantes en el proyecto, el Centro Nacional francés de Investigaciones Científicas (CNRS).

El protagonista, un minúscula figura humana de resina fotosensible cubierta con una capa de cromo, es casi invisible a la vista. El equipo imprimió más de 250 diferentes para darle movimiento en las distintas tomas y las grabó con un microscopio electrónico de barrido (MEB).

"Con la nanoelectrónica ahora somos capaces de manipular pequeños componentes milimétricos mediante robótica y además formar figuras y darles vida a través de la técnica de stop motion", explicó Gauthier.

El proyecto Stardust Odyssey ha durado seis años y la precisión conseguida se puede utilizar en otros campos, como en el biomédico o en el de la defensa.

"Existe una tendencia global hacia la miniaturización y el mundo necesita esta nanotecnología en muchos terrenos", añadió el científico.

El proyecto, coordinado por la Universidad francesa Franche-Comté, la Universidad Libre de Bruselas y la empresa francesa Darrowan Prod, pretende mostrar un mundo que nunca se ha visto en el cine ni en la animación, ya que es la primera vez que un microscopio electrónico es utilizado como cámara de cine.

Esta película está inspirada en el cantante y compositor británico David Bowie, todo un referente para el director y cuya muerte, en 2016, coincidió con la preparación del filme.

Más allá del desafío tecnológico, el corto, disponible en Youtube y de dos minutos y 15 segundos de duración, cuenta la historia de un grano de polvo posado en un disco de vinilo que cobra vida, se transforma en una figura humanoide y queda fascinado por una estrella negra en el horizonte.

Las limitaciones técnicas han condicionado el argumento, ya que tenía que ser muy simple, en blanco y negro y situado en un escenario vacío, que parece un universo lunar.

Fuente: EFE

Dejá tu comentario