Turismo

Ruta Jesuítica: Paseo destinado a la historia y la cultura

La Ruta Jesuítica del Paraguay comprende un recorrido por varias localidades en los departamentos de Misiones e Itapúa. Es el destino ideal para aquellos que gustan de la historia, la cultura, imponentes vistas y edificaciones antiguas.

Las Misiones Jesuíticas Guaraníes de la Santísima Trinidad del Paraná y las de Jesús de Tavarangué fueron declaradas como Patrimonio Mundial por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). A partir de esta mención, dejaron de ser llamadas "ruinas" y todas las que están en el país son denominadas misiones o reducciones jesuíticas.

      Embed

La puerta de entrada a estos patrimonios de la humanidad en Paraguay, inicia en el departamento de Misiones, en la ciudad de San Ignacio Guazú, a 225 kilómetros de Asunción.

A esta localidad se llega viajando en vehículo por la ruta 1, por donde se llega también, posteriormente, a otras ciudades.

      Embed

San Ignacio es conocida como la capital del Barroco Hispano Guaraní, y justamente aquí es donde se sitúa el Museo Diocesano de Arte de las Reducciones Jesuitas, que cuenta con más de 50 imágenes talladas hace más de 300 años, en madera de cedro, por padres jesuitas e indios guaraníes.

El ingreso al local tiene un precio de G. 10.000 por persona e incluye el recorrido con un guía. En el lugar se exponen cuadros, esculturas y otros objetos de la época de las misiones. El horario de visita es de 8.00 a 18.00.

Luego de la expulsión de los jesuitas en 1768, las esculturas fueron resguardadas por los pobladores de la zona ante el avance de los bandeirantes. Varios años después, los mismos vecinos crearon el museo con todo lo que habían resguardado.

Actualmente, el museo está ubicado en una antigua reducción, que durante las misiones era el colegio y la casa parroquial.

      Embed

Los que quieran tomarse un breve descanso y comer algo pueden visitar el restaurante La Arcadia, cuyas especialidades van desde las típicas comidas paraguayas con un toque gourmet, hasta las comidas internacionales. El local está ubicado sobre la calle Iturbe casi Capitán Alfonso del Puerto, a dos cuadras del museo.

San Cosme y Damián

Siguiendo la ruta jesuítica se llega al departamento de Itapúa. Allí nos encontramos con la Misión Jesuítica de San Cosme y Damián. Esta es una de las reducciones mejor conservadas. Allí, incluso sigue funcionando la capilla, donde todos los domingos se celebran misas, se realizan casamientos, bautismos y otras actividades litúrgicas. La iglesia depende de la Diócesis de Encarnación.

      Embed

"La construcción tiene aproximadamente 280 años de antigüedad. En la época de expulsión, en 1777, según el registro, aquí habitaban 2.500 guaraníes", explicó Antonio Ramírez, guía de las misiones de San Cosme y Damián.

      Embed

Así también, comentó que tanto la iglesia como lo que anteriormente eran las aulas del colegio de los guaraníes, siguen siendo utilizadas en la actualidad. En estas últimas se desarrollan las catequesis.

Cosme y Damián eran hermanos gemelos de origen árabe, ambos médicos, que ejercían la labor de forma gratuita en el siglo III. Estos fueron evangelizadores, por lo que fueron finalmente sacrificados.

      Embed

"La relación entre ellos y esta comunidad sería nada más espiritual. Ellos no eran padres jesuitas. Eran patronos de los médicos después de su santificación. Los jesuitas de la misión se encomendaron a estos para la protección a la comunidad ante enfermedades y pestes que afectaban a la época", explicó el guía.

Actualmente, se exponen en la iglesia 22 imágenes y objetos tallados en la época por los indígenas. Después de la expulsión de los jesuitas, estos elementos fueron robados por pobladores de la zona que aseguraban que dentro de los mismos los misioneros guardaban oro y joyas. Finalmente, comprobaron que esto no era así y devolvieron las imágenes.

Dentro de las misiones de San Cosme y Damián está ubicado el Centro de Interpretación Astronómica Buenaventura Suárez, un complejo observatorio astronómico con sala de proyección multimedia y bloque de servicios. El planetario está diseñado para 40 personas sentadas.

Jesús de Tavarangué

Las misiones jesuíticas de Jesús de Tavarangué fueron fundadas en el año 1685 por el padre jesuita Gerónimo Delfín. Allí llegaron a habitar unos 3.000 indios guaraníes, ya que la construcción en principio se ubicó a orillas del río Monday.

      Embed

Posteriormente, se fueron moviendo debido al peligro que representaban los bandeirantes, que se dedicaban a la venta de esclavos, que generalmente eran los indígenas.

Las reducciones, que mantienen bastante de su diseño de construcción original, están ubicadas a 32 kilómetros de la ciudad de Encarnación, en el departamento de Itapúa.

En ellas no solo se puede apreciar la belleza del trabajo hispano guaraní, también se puede disfrutar de una belleza natural gracias al paisaje del lugar.

Los interesados en el tour por las misiones pueden contactar con la Cámara Paraguaya de Turismo de las Misiones Jesuíticas llamando al (071) 205-021 o a través de la web www.rutajesuitica.com.py, en donde podrán encontrar diferentes opciones ofrecidas por las empresas de turismo; o bien pueden acercarse al Turista Róga (Palma 468 c/ 14 de Mayo), de lunes a domingos de 07.00 a 19.00 horas.

Santísima Trinidad

Las reducciones de Santísima Trinidad del Paraná se fundaron en los siglos XVII y XVIII, con el mismo objetivo: jesuitas intentando liberar a los guaraníes del sistema de encomienda y hacerlos parte del proceso de evangelización.

Estas misiones conservan en la actualidad gran parte de su estructura y son de las más grandes de la zona sur del país.

Ubicadas en la ciudad de Trinidad, hoy en día lograron posicionar a esta localidad como uno de los principales destinos turísticos del departamento, dejando de lado la imagen de ciudad netamente productora que antes tenía.

      Embed

Esta misión fue construida por más de 30 pueblos indígenas y representa lo que significaba para estos nativos la estructura y división urbana aplicada por los jesuitas.

Uno de los principales atractivos es el show de Luces y Sonidos, desarrollado en horas de la noche. En un recorrido guiado al son de la música barroca, se visita lo que anteriormente eran la iglesia, el colegio y la casa de los guaraníes y jesuitas.


Dejá tu comentario