Nacionales

Paraguayos varados en Europa claman por más vuelos humanitarios

Grupos de estudiantes y desempleados se organizan para acudir a Amnistía Internacional a fin de solicitar volver al país. La situación económica y la exposición de la salud son los principales argumentos.

@marthegarza

Berlín - Alemania

María llegó a Italia el 10 de febrero, cuando el nuevo coronavirus era considerado solo un problema de China, y Europa registraba todavía pocos casos. Se lanzó a la meta de buscar un trabajo en tierras lejanas y tenía su vuelo de retorno a Paraguay para el 10 de mayo, el que usaría en caso de que las cosas no salieran según lo previsto.

Poco después de su arribo a la península, el plan B le fue cancelado y la aerolínea en cuestión le da la posibilidad de reagendar su regreso recién para julio, con recargo por la diferencia de tarifa. El dinero que portó para solventar los tres meses de “prueba” se está acabando y no tiene a familiares o amigos cerca que puedan tenderle una mano.

María pidió proteger su identidad por temor a ser señalada como una “portadora de virus” una vez que logre llegar a su pueblo natal y a modo de evitar hasta ser víctima de violencia por su condición de retornada del exterior.

Paraguayos humanitario 1.jpeg
Italia sigue siendo uno de los países más golpeados por la pandemia de coronavirus y si bien se empiezan a relajar las restricciones, no se avizora una pronta recuperación económica.
Italia sigue siendo uno de los países más golpeados por la pandemia de coronavirus y si bien se empiezan a relajar las restricciones, no se avizora una pronta recuperación económica.

Su historia se repite a lo largo y ancho del viejo continente: compatriotas que viajaron para estudiar o trabajar y a quienes la pandemia sorprendió con recursos económicos insuficientes para soportar meses de encierro, cese de actividades e incertidumbre respecto al momento en que se abrirán las fronteras en Paraguay y se reanudarán los vuelos comerciales.

María comenta con pesar que en Europa se multiplica sin cesar el número de personas desempleadas. Relata que si bien Italia empieza esta semana a flexibilizar la cuarentena absoluta que rige desde el 9 de marzo pasado, la mayoría de los comercios siguen cerrados y al ser un país con una economía muy del turismo, no avizora una pronta recuperación. Por este motivo, volver a Paraguay es su única salida.

Al compartir este tipo de temores, carencias y angustias, un grupo de estudiantes y personas desempleadas varados en Europa se organizan para solicitar a través de Amnistía Internacional Paraguay el acceso a vuelos humanitarios con los que puedan retornar al país.

Paraguayos humanitarios 2.jpeg
Mariangela Martínez se está valiendo de la solidarid de sus amigos para afrontar los meses de espera para volver a Paraguay.
Mariangela Martínez se está valiendo de la solidarid de sus amigos para afrontar los meses de espera para volver a Paraguay.

La campaña arrancó en redes sociales y hasta el momento respondieron compatriotas que se encuentran en Francia, España, Alemania, Italia, Escocia, Inglaterra, Rusia y Dinamarca. Paulina López encabeza la recolección de firmas de paraguayos que necesitan volver y recuerda que la posibilidad de ingresar al país es un derecho de todos los connacionales.

“Como paraguayos tenemos el derecho de poder regresar a nuestro país y sobre todo en una situación como la que se está viviendo ahora mismo. Justamente lo que estamos tratando de hacer es poder reunir a la mayor cantidad de gente posible a fin de que pueda surgir algún vuelo que nos lleve de regreso”, exclama.

Estudiantes en apuros

Mariangela Martínez estaba en Roma cuando empezaron a incrementarse los casos de Covid-19 en Europa; en ese momento, cursaba el segundo año de la doble maestría en Cooperación Internacional en Desarrollo Urbano y Economía.

A mediados de marzo, cuando el ambiente se tornó tenso en Italia y ante la preocupación de su familia –según relata–, decidió volver a Alemania, donde había realizado el primer año de su maestría. Ahora está en la zona de Mannheim, alojada en casa de amigos hasta que surja la posibilidad de viajar a Paraguay.

Paraguayos humanitario 3.jpeg
Félix Caballero culminó su estancia de investigación en marzo y sigue sin poder retornar, a pesar de la urgencia.
Félix Caballero culminó su estancia de investigación en marzo y sigue sin poder retornar, a pesar de la urgencia.

Félix Caballero fue beneficiado con la beca Carlos Antonio López - Becal, para una estancia de investigación en la Universidad Complutense de Madrid que se inició en octubre de 2019. Su programa concluyó en marzo pasado, pero cuando se preparaba para volver a Paraguay el cierre de fronteras le obligó a permanecer en territorio español.

“Mi urgencia por volver tiene que ver con los requerimientos familiares y la atención a mi salud. Es justo reconocer que tanto Becal como el Estado cumplen conmigo en mi condición de becario y funcionario público. Me mantengo activo en mi puesto laboral a través de las videoconferencias; de hecho que sigo integrando los grupos de trabajo de mi dependencia en el Ministerio de Educación y Ciencias, pero la batalla está en nuestro país y debemos contribuir desde nuestros campos de conocimiento”, asevera.

Integrantes del grupo de jóvenes paraguayos becados en Rusia también manifiestan su preocupación respecto a la propagación de la enfermedad en este país. Ainara Astigarraga está cursando el primer año de Medicina en Moscú y al tener que compartir hasta el dormitorio con otros estudiantes –que también empezarán a asistir en la atención médica a pacientes con coronavirus en los hospitales–, considera que su exposición al contagio se incrementa.

“Conocemos la situación aquí en Rusia, hoy somos el tercer país con más casos activos en el mundo, lo cual es muy angustiante, especialmente para nuestros padres. El riesgo es alto, sobre todo para aquellos que se encuentren en la capital, sea el país que sea; más aún para aquellos que nos encontramos en espacios compartidos como lo son los dormitorios universitarios”, comenta.

Andrea Maidana también está en la capital rusa, desde octubre del año pasado, y continúa con sus estudios de Ingeniería Aeronáutica en el Instituto de Aviación de Moscú, a través de clases online. Reconoce que si bien la policía patrulla la ciudad para controlar el flujo de personas en las calles y los sitios públicos están cerrados, le preocupa la situación social que le rodea.

“Como estudiante y extranjera, me preocupan las medidas que puedan tomar si llego a enfermarme y se complica y, por otro lado, la seguridad. Desde que inició la cuarentena, se ven más personas en situación de calle; por eso, me sentiría más segura en mi país con mi gente, que aquí sola”, manifiesta.

En espera de alguna esperanza

Salvador Meden, cónsul general de Paraguay en Barcelona, explica que tras el vuelo humanitario que se logró concretar el 26 de abril pasado desde Madrid se incrementaron los pedidos de repatriación, pero informa que por el momento no se prevé otro viaje similar. Relata la complejidad del proceso de organización del retorno de paraguayos, en el contexto de las restricciones impuestas para la contención de la pandemia.

“Paraguay tiene una cierta capacidad nada más de recibir a varados: no se trata solo de que haya vuelos, sino también depende de las autorizaciones de los países donde vaya a hacer escala el avión y otra es la capacidad de recibir vuelos que se tenga en Paraguay. Paraguay está recibiendo vuelos humanitarios de distintas partes del mundo, se tiene que tener capacidad para llevarles a determinados cuarteles militares donde tienen que guardar una estricta cuarentena al llegar, etc.”, explica.

Paraguayos humanitario 4.jpeg
Ainara Astigarraga integra el grupo de estudiantes paraguayos en Rusia y manifiesta su preocupación por las condiciones en que deben vivir y enfrentar los riesgos de contagio.
Ainara Astigarraga integra el grupo de estudiantes paraguayos en Rusia y manifiesta su preocupación por las condiciones en que deben vivir y enfrentar los riesgos de contagio.

“No tenemos información de que esté programado otro vuelo (humanitario). Paraguay se estaba valiendo de vuelos internacionales de otros países para aprovechar esos vuelos que iban a recoger nacionales de sus países, como fue el caso del vuelo de Iberia que fue a recoger españoles en Buenos Aires y en Asunción. Yo sé que muchos países están cerrando esos vuelos, por lo menos es lo que el Ministerio de Asuntos Exteriores de España está anunciando: que ya no va a realizar esos vuelos, pero sí pueden surgir vuelos de otros países, de Alemania o de Francia, que se pudieran aprovechar”, agrega.

El ministro Meden sostiene que los consulados están trabajando en la asistencia a los paraguayos varados en el exterior, con especial atención a los que se encuentran en situación de vulnerabilidad.

Los compatriotas que deseen ponerse en contacto con el grupo que está solicitando los vuelos humanitarios pueden comunicarse con Lucía Amaro (al teléfono +447471177573 correo electrónico luchiamaro@gmail.com o cuenta de twitter @luchiamaro) o con Natasha Hrycan (teléfono +79856815782 Tw: @natasha_hrycan)

Hay que recordar que los vuelos humanitarios no son gratuitos para los pasajeros y que cada uno debe hacerse cargo de su llegada hasta la ciudad de donde se parta.

Dejá tu comentario