Nacionales

Muerte de adolescente: Fiscalía y médicos se lanzan la culpa por intervención negligente

La Fiscalía afirmó que médicos del Hospital de Lambaré no informaron sobre rastros de proyectil en el cuerpo de la adolescente fallecida. Desde el centro asistencial alegaron que la fiscala determinó que no era un hecho punible. La investigación del caso dio un giro radical.

La fiscala Gladys González, quien investiga la muerte de la adolescente de 16 años Romina Aylén Peralta Rodríguez, explicó que tuvo conocimiento del caso a partir de la comunicación de un médico de guardia del Hospital Distrital de Lambaré.

"El médico me refirió que (la paciente) llegó a Urgencias por un problema respiratorio y que, según la manifestación del papá, le explotó un cigarrillo electrónico y le hicieron la reanimación", comentó este jueves la fiscala a radio Monumental 1080 AM.

El caso ahora es indagado como un homicidio. La investigación tuvo un giro el miércoles luego de que con una necropsia se confirmó que el cuerpo de la víctima presentaba una herida de arma de fuego con orificio de entrada. El proyectil se alojó en la zona del pecho de la víctima.

Nota relacionada: Muerte de adolescente: ¿Cómo seguirá el caso tras brusco giro?

La representante del Ministerio Público señaló que el médico le indicó que la adolescente tenía quemaduras en el pecho y en la mano, pero no un impacto de bala en el cuerpo.

"A mí no me llegó la información de que ellos encontraron rastros de una entrada de proyectil", agregó.

La agente fiscal se excusó en que debido al informe médico no abrió una investigación en ese entonces y negó que haya comenzado a indagar después de la repercusión que tuvo el caso.

"No fue por ningún escándalo, si la Fiscalía tiene suficiente tiempo para investigar", esgrimió.

Además, se excusó de haber intervenido en la causa al día siguiente del deceso, alegando que los médicos ya habían entregado el cuerpo a los familiares sin su autorización.

Lea también: Necropsia confirma que joven murió de un balazo y no a causa de la explosión del vapeador

La adolescente ingresó a la sala de Urgencias del Hospital Distrital de Lambaré el lunes y en poco tiempo se confirmó su deceso tras un paro respiratorio.

Fiscala no consideró un hecho punible, según médico

El doctor Derlis Carrera, director del centro asistencial, dijo que el médico de guardia que asistió a la paciente cumplió en forma impecable el protocolo y que fue la fiscala la que no consideró el caso como un hecho punible cuando se le comunicó.

"Nosotros dimos aviso y la intervención fue al día siguiente. Si es que el trabajo se hacía esa noche podía tener otro tipo de desenlace", cuestionó el director médico.

Más detalles: Adolescente muere por supuesta explosión de un vapeador en Lambaré

Además, remarcó que no es competencia del hospital indagar en la forma en que se produjo la muerte y que son otras instituciones "las que tienen que hacer ese trabajo".

En el certificado de defunción de la joven se hizo constar como causa de muerte un shock mixto obstructivo e hipovolémico, neumotórax hipertensivo y hemotórax masivo del lado derecho.

Carrera explicó que cuando hay un caso de traumatismo se comunica a la Fiscalía y si esa institución considera como un hecho punible queda a disposición de los investigadores.

Como este caso no se consideró como tal, dijo que se procedió a la entrega de los restos a los familiares.

¿Cómo seguirá el caso tras el brusco giro?

Tras el giro investigativo, el medio hermano de la víctima, Wilmar Rodríguez, de 19 años, fue detenido en el caso y la Fiscalía cambió la carátula del hecho y ya imputó al joven por homicidio doloso.

El comisario Hugo Grance, jefe del Departamento de Homicidios de la Policía Nacional, explicó que este jueves se realizarán algunas diligencias para determinar cómo ocurrió el aciago episodio.

"Estamos realizando tareas para la búsqueda y localización del arma", dijo.

El arma de fuego que presuntamente se habría utilizado se encuentra desaparecida. También agregó que el medio hermano niega haber realizado el disparo.

Aparentemente, se trataría de un revólver calibre 22, cuyas balas son pequeñas y su hallazgo requiere de una inspección exhaustiva en el cuerpo, según Hugo Grance. El comisario indicó que está pendiente un análisis balístico.

El Ministerio Público también realizará la reconstrucción de los hechos. No obstante, ya solicitó un informe de los médicos que atendieron a la menor en el Hospital Distrital de Lambaré.

Dejá tu comentario