Nacionales

Mario Abdo evitó dar declaraciones al finalizar la misa central de Caacupé

El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, evitó dar declaraciones al finalizar la misa central de Caacupé y se retiró por la parte trasera de la Basílica. Monseñor Ricardo Valenzuela, durante su homilía, pidió transparencia y honestidad a los representantes de la Justicia.

Al término de la misa central de la Virgen de Caacupé, el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, solo subió a saludar a monseñor Ricardo Valenzuela y luego se retiró sin dar declaraciones a los medios de prensa.

Mario Abdo tampoco se quedó al desayuno con autoridades que se realiza al finalizar la misa central. El jefe de Estado estuvo acompañado de varias autoridades del Gobierno y solo la senadora colorada Lilian Samaniego se limitó a decir que "la homilía fue larga" y que se debe "hacer una autocrítica"

"Cada año vengo a Caacupé y no saben cómo cala hondo la homilía en mí y te hablo como ciudadana, paraguaya, parlamentaria y colorada. Hay que recibir y que cada uno analice su actuar", indicó la senadora.

Lea más: Caacupé: Obispo pide más honestidad y saneamiento de los Tribunales

La fiscala general del Estado, Sandra Quiñónez, tampoco quiso hablar ni opinar sobre el fuerte discurso que dio el obispo Ricardo Valenzuela, quien cuestionó el actuar de la Justicia paraguaya.

Por su parte, el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Eugenio Jiménez Rolón, dijo que acepta las críticas porque "son totalmente justificadas".

"Todo lo que dijo monseñor es real, pero también debemos reconocer que estamos en un proceso de mejoramiento", aseveró a los medios de prensa. Además, aseguró que se encuentran comprometidos en seguir avanzando y consolidar los cambios dentro de la Justicia.

Nota relacionada: Mario Abdo llega a Caacupé en medio de abucheos

Monseñor Ricardo Valenzuela hizo hincapié en la necesidad de una Justicia insobornable. Al respecto, el titular de la Corte Suprema de Justicia reconoció que en "esos momentos no se puede garantizar que esto sea así".

Una importante cantidad de feligreses llegaron este domingo hasta la Basílica Menor de Caacupé para agradecer a la Virgen y escuchar las palabras del obispo, quien en todo momento habló sobre las situaciones que aquejan al país y al Gobierno.

Abdo Benítez llegó caminando solo desde el Parque Lagorã sin su esposa, Silvana López Moreira, y fue recibido por la multitud de feligreses en medio de gritos de "vendepatria" y "desastre ko Marito". También evitó hablar con los medios de prensa a su llegada a Caacupé.

Dejá tu comentario