25 abr. 2024

La fantasía navideña de La Pilarica: Fiestas autóctonas

Pilar Zuccolillo es una florista como ninguna otra. Su acercamiento a la floristería está guiado por lo autóctono, especialmente en lo que se refiere a la deco para las fiestas de fin de año. Amante declarada de la Navidad, ambientó la cena familiar con colores, texturas y materiales que fácilmente podemos encontrar en nuestro país, tanto en la naturaleza misma como en los lugares más comunes e inesperados.

REVISTA/DSC_6662.jpg

Pilar Zuccolillo es una mujer como cualquier otra. La Navidad es su mejor época familiar, pero esa familia grande que reúne hasta a los primos y los sobrinos más lejanos. Ama diciembre desde el primer día por los rituales que rodean las fechas más festivas: “A mi mamá también siempre le encantó armar el arbolito. Desde chiquitos, era todo un acontecimiento. A ella le encantaba entrar en personaje, poner villancicos, sacar la cámara y hacer fotos mientras armábamos todo”, recuerda.

REVISTA/DSC_6695.jpg

Sí, Pilar Zuccolillo es una mujer como cualquier otra, pero también una florista singular. La Pilarica, su casa-taller y floristería, está rodeada de parcelas de las mismas flores que luego utiliza para arreglos y ramos de novia. De sus viajes por Europa —en particular una visita a los jardines de Monet en Giverny (Francia)— se enamoró del oficio y lo ahondó en la pandemia, cuando el mundo la obligó a tomarse una pausa y replantear lo que planeaba para su vida. Con el apoyo de sus padres, se ubicó en una propiedad familiar cercana a Asunción y se dedicó a trabajar la tierra chaqueña con profesionales jardineros, aprendiendo a la par que expandía este sueño.

Lea más notas en www.pausa.com.py

Es allí donde nos recibió en su mes favorito para mostrarnos una fabulosa mesa que se siente cercana, probablemente gracias al uso de hojas de ingá como follaje. Es especial para ella porque esa misma mesa sobre la que trabajó ese día es la que su abuela usaba para hacer pastas, allá en otro tiempo, rodeada por muebles que rescató de la oficina de su abuelo. “Todo acá grita familia, tiene un significado. Suena muy cursi, pero con amor todo va a salir lindo. Creo que esa es la receta, la fórmula secreta”, dice riendo, mientras evoca alguna escena particular de navidades pasadas.

Inspiración de acá

“Me inspiran los materiales paraguayos, cosas que tenemos en esta época como la flor de coco, los árboles en flor. La hovenia de mi mamá, por ejemplo, siempre está llena de frutitas en estos meses”, dice Pilar y nos tira un tip: “El año pasado la usé para hacer un caminero, la pinté de dorado y quedó como petrificada. Mi clienta tiene hasta ahora”.

DSC_6654.jpg

La inspiración puede llegar en cualquier momento y lugar, hasta en el supermercado: “Nadie se lo imagina, pero en el súper hay cosas lindísimas para decoración, ya sea frutas o frutos secos”.

Lea más notas en www.pausa.com.py

Pilar no intenta imitar una Navidad con pinos, que no es de acá: “Prefiero un árbol con flores de karanday y naranjitas deshidratadas. Muy americanizada está nuestra Navidad y es relinda, pero me interesa usar lo que tenemos acá. En vez del pino, veo cómo funcionan las hojas de ingá, busco materiales que duran y evito el oasis porque tiene microplásticos. Intento hacer todo compostable o reutilizable. ¡Y de fácil acceso!”.

REVISTA/DSC_6638.jpg

Así como cosechó flores para invitar a la gente a conocer La Pilarica cuando abrió recién sus puertas, Pilar cosechó momentos de su propia vida para inspirarse y crear los ornamentos para Pausa. Así, nos invita también a crear recuerdos y nos anima a manufacturar nuestras propias coronas navideñas en compañía o, al menos, a elegirlas pensando en las personas que queremos agasajar.

Por Patricia Luján Arévalos y Laura Ruiz Díaz. Producción: Bethania Achón. Fotografía: Javier Valdez.

Más contenido de esta sección
Si hay algo que las mapaternidades y personas cuidadoras se cuestionan constantemente es si están haciendo las cosas bien. La respuesta es clara, aunque aceptarla puede ser complicado: la realidad es que no se sabe. Para entender mejor de dónde surgen estas dudas y cómo manejarlas, decidimos consultar con una voz experta en psicología infantil, la licenciada Belén Espínola.
El acto de regalar es un gesto cargado de empatía y conexión. Más allá del intercambio de objetos, simboliza el aprecio y el reconocimiento de la otra persona. ¡Y cuánto más si se trata de obsequios con propósito, con cuya compra apoyamos una causa comunitaria! Conocé a Nuestras Manos, una tienda con valor social.
A Jorgelina Cabrera (69) la vida le dio el mandato de criar tres hijos, tres hijas, ocho nietos y cuidar a una madre (96) –en cama desde hace 13 años– durante 24 horas, 7 días a la semana. En el país, el trabajo doméstico no remunerado e invisibilizado representa una carga horaria de 28 horas semanales para ellas. ¿Quiénes cuidan a las que cuidan?
Esta tradicional feria del libro binacional se constituyó como un espacio de identidad cultural que aboga por la descentralización de las producciones y los y las escritoras. El intercambio activo que se da en este sitio contiene un gran valor sociocultural, y consiste en una apuesta que cada año se renueva, hacia la industria literaria regional.
Previo a la existencia del gran museo de ciencias del Paraguay, el MuCi, llega San Cosmos, un planetario digital de alta tecnología para apreciar la magnitud del universo a través de shows para todo tipo de público. El cofundador y presidente del MuCi, Dave Peery, nos comenta más sobre la realización de este proyecto de alta envergadura e importancia para la divulgación científica en el país.
El 14 de febrero se festeja el Día de los Enamorados y en esta nota te contamos cinco historias de amor que valen la pena leer.