21 feb. 2024

Joven emprendedor apuesta a crear cuchillos artesanales

Narciso Meza

HOHENAU

Es de esos jóvenes que se esmeran por salir adelante, viendo qué hacer para obtener recursos económicos que le ayuden a mejorar su calidad de vida y mirar un horizonte con bienestar. Se llama Guillermo Adolfo Dietze Heil, tiene 17 años y acaba de concluir el segundo curso del nivel medio en el Colegio Nacional Santa María, en la localidad del mismo nombre, distante a 27 kilómetros del centro urbano de Hohenau, Itapúa.

En medio de las ideas que le iban y venían tuvo un arranque de inspiración: crear cuchillos artesanales. “Creo que me nació el ingenio o la idea de hacer cuchillos de los discos arados viejos que vi en algunos lugares. En enero pasado al observar en el galpón de nuestra casa la amoladora de mi padre, le pedí para usar. En ese momento y en ese lugar comenzó todo”, cuenta.

Desde entonces viene fabricando artesanalmente los cuchillos, que vende muy bien según cuenta. Del dinero que recauda va pagando sus estudios, cubriendo gastos de otras necesidades y ahorrando para comprarse herramientas y maquinarias para montar un taller metalúrgico.

Guille, como le conocen, lleva encendida la calidad y la cualidad de una rebelión interna que en todo momento le incita a crear, emprender y crecer. Su espíritu y su voluntad no conocen de pausa ni de adversidades. Siempre encuentra solución a los problemas que se le presentan.

Sus padres Rony y Alicia cuentan que a Guillermo le gustaban las distintas tareas propias de los niños, pero que desde adolescente quería hacer algo para ganarse el sustento, aunque sus padres son trabajadores de una pequeña propiedad agrícola.

“Se inspira en todo lo que le rodea y no necesita de un lápiz y papel para recordar sus ideas. “Trabaja con cualquier pedazo de madera y en los últimos tiempos se inspiró en el hierro, haciendo los cuchillos que ya son bastante demandados por la gente que le pide cada día en distintos tamaños y capacidad”, dice su padre.

Detalles. Las creaciones del joven emprendedor tienen el sello más que de artesanía, de una expresión artística, porque los cuchillos que hace tienen una terminación fina, bien acabada, como si fueran salidos de una fábrica industrializada. “Es un don que Dios me dio y yo trato de perfeccionar con el empeño que le pongo, y espero que salga adelante con esto porque mediante la venta de los cuchillos de a poco voy comprando herramientas y máquinas para armar un taller de herrería y metalúrgica”, dice .

Guillermo vendió más de 30 cuchillos en la Agrodinámica realizada en Hohenau, donde expuso en el pabellón de los emprendedores, de la Municipalidad local.

Por la venta de sus cuchillos en la actividad adquirirá una máquina de soldar para ir armando su taller.

El joven artesano comenta que hace cuchillos para uso de asaderos, cocineros y para distintos otros objetivos como los pedidos de aquellos que los necesitan para picar verduras. “Cuando me inicié en esto recuerdo que alcé en mi estado unas fotos de los primeros cuchillos y allí ya comencé a recibir pedidos y gracias a Dios me va muy bien, hago modelos y tamaños de acuerdo a los pedidos”, dice.

Aparte de hacer los cuchillos, Guille ayuda a sus padres en todo lo que haga falta en las tareas del hogar y de la granja. “Él es muy de por sí, no necesitamos decirle nada, tiene arranque propio, es un hijo muy responsable y activo”, dice su padre Rony.

El inquieto y joven trabajador también es uno de los mejores estudiantes de su colegio. “Es un alumno distinguido, muy activo, inteligente y creativo, esperamos que muchos sean como él, sobre todo en estos tiempos donde lastimosamente muchos adolescentes y jóvenes hacen todo lo contrario”, dijo Graciela Martínez, una de sus profes.

Más contenido de esta sección
La empresa consumía electricidad, de forma clandestina, desde una torre contigua. Ahora, deberá pagar una fuerte multa superior a G. 500 millones, en concepto de energía eléctrica no registrada.
Miles de pobladores de Juan E. O’leary y de San Cristóbal cerraron –ayer, de forma intermitente– la ruta PY02 para exigir el asfaltado de un tramo estratégico. La medida seguirá si no son escuchados.
“Coseche y pague”, así se denomina una propuesta para hacer ecoturismo de la mano de los hermanos Vega Alvarenga, dedicados a la producción frutihortícola en Santa Rosa, Misiones.
Padres y docentes de una entidad educativa –a las afueras de Ciudad del Este– bloquean una ruta requiriendo la apertura de una sección más para el octavo, noveno grados y el 1° curso de la Media.
Fue el último en ser rescatado. Estuvo atrapado en lo alto del edificio siniestrado. Atrás quedaron el humo y las llamas amenazantes. Sin embargo, hoy acusa que la empresa lo abandonó a su suerte.