Nacionales

Joven confesó antes de morir que "le dispararon por celos", según su padre

Robert Marín, padre de Robert Fabián Marín Caballero, el joven de 23 años asesinado el lunes pasado en la ciudad de Asunción, manifestó que su hijo confesó antes de morir que "le dispararon por celos". Aseguró que el crimen fue una emboscada y pidió que castiguen al principal sospechoso, Gregorio "Papo" Morales.

Robert Marín calificó el homicidio de su hijo Robert Fabián Marín Caballero como "una emboscada" y sostuvo que fue premeditado. Además contó que su hijo confesó en el hospital estando herido, que "por celos le dispararon".

Manifestó que le contaron que su hijo llegó con vida al hospital y la doctora le preguntó a qué número de teléfono podían comunicarse con sus familiares y él les dio la línea baja de su casa. Luego la profesional le consultó por qué lo dispararon, a lo que Marín Caballero respondió que fue por celos.

Le puede interesar: "Mi novio se tuvo que defender", dice pareja de Gregorio "Papo" Morales

"Él dijo que le hicieron eso por celos. Yo por ahí escuché que ya tenía amenazas, porque mi hijo sí le conocía a esta chica (Cynthia Burgos, pareja de Papo Morales)", expresó en conversación con NPY.

Aseguró que Burgos tendría mucho que ver en el homicidio y que es cómplice porque se dio a la fuga.

El padre del fallecido además dijo que apunta al amigo de su hijo Digno Segovia como supuesto partícipe en el hecho.

"Le echo la culpa al supuesto amigo de mi hijo (Segovia) que insistentemente lo llamó por teléfono para sacarlo de la casa. Mi teoría es que esto fue una emboscada o premeditado", expresó.

Lea más: Fiscalía imputa a Gregorio "Papo" Morales por homicidio doloso

Explicó que su hijo ya estaba acostado, su amigo lo llamó insistentemente para festejar un cumpleaños y fue así que salió de su domicilio.

El padre aseguró que "es difícil de describir" lo que siente en estos momentos al perder a su hijo, a quien describió como "una persona joven, deportista, con mucha salud".

"Se va la vida de mi hijo y a la vez la mía también, esto que sucedió ni siquiera a un animal se le hace, no tengo palabras", lamentó.

Nota relacionada: Fiscalía no encuentra presunta arma homicida ni camioneta, tras allanamiento

Pidió a la justicia que haga su trabajo y que el principal sospechoso del crimen, Gregorio Papo Morales, pague por el homicidio.

"Este personaje no se merece ni siquiera que se le diga animal, lo que hizo con mi hijo ya fue con saña; pido a la Justicia que haga su trabajo y que este infeliz, cáncer para la sociedad, pague allá adentro donde debe estar, tiene como más de 10 a 15 casos ya sobre él, no sé cómo sale otra vez, no entiendo, es inexplicable todo esto, es muy doloroso y no quiero que otra familia vuelva a pasar por esto. Este bandido, infeliz tiene que pagar y pido 40 años y si se puede más, no debería estar segando vidas de personas jóvenes", dijo.

Le puede interesar: ¿Quién es Papo Morales?

Al ser consultado sobre las manifestaciones de la defensa del principal sospechoso, de que su hijo supuestamente comercializaba drogas, afirmó que no hubo forma de que su hijo haya guardado y hecho desaparecer la evidencia, si es que eso era cierto, ya que salió herido del vehículo.

Contó que su hijo tenía el sueño de estudiar la carrera de Administración de Empresas y estaban con ese proyecto. Lo recordó como un joven "superdivertido", con muchas amistades, sano y lleno de vida.

Familiares y amigos de Fabián Marín se manifestaron en la tarde de este miércoles frente a su domicilio para exigir justicia. Con globos y remeras blancas pidieron a gritos justicia para Fabián.

Robert Marín- padre del joven fallecido

El caso

Robert Fabián Marín Caballero se encontraba dentro de un vehículo estacionado frente a un local gastronómico en el barrio San Pablo, en la noche de este lunes.

En las grabaciones de circuito cerrado se puede observar cómo un hombre baja de una camioneta de color blanco, abre la puerta de un automóvil negro y efectúa los disparos de arma de fuego. Luego se vuelve a subir a su vehículo y se da a la fuga junto a una mujer.

Tras las investigaciones correspondientes, la Policía Nacional detuvo a Gregorio Papo Morales y a Cynthia Burgos cerca del mediodía de este martes, en el interior de un motel ubicado en la ciudad de Lambaré, Departamento Central.

El fiscal Hernán Galeano formuló imputación contra Morales por homicidio doloso y Cynthia Ramona Ojeda Burgos por omisión de auxilio, omisión de aviso de un hecho punible y frustración a la persecución penal. Además, el fiscal solicitó al Juzgado Penal de Garantías que aplique la medida cautelar de prisión preventiva para ambos.

Lea más: Policía detiene en un motel a Gregorio "Papo" Morales tras asesinato en Asunción

Este miércoles, en sede fiscal, ambos imputados se presentaron a una audiencia de declaración indagatoria, pero se abstuvieron de declarar. No obstante, por los elementos colectados hasta el momento en el marco de la investigación, ambos fueron imputados.

El fiscal Galeano contó que el conductor del vehículo en el cual estaba la víctima es Digno Segovia, quien declaró que fue a buscar al joven hasta el lugar donde ocurrió el evento y allí apareció Gregorio Morales.

Según el relato, Morales se le acercó y después invitó a la víctima a que se subiera al auto, lugar donde empezaron a conversar. Después discutieron sobre la señorita Burgos y sobre algunas deudas pendientes.

Sobre la continuidad de los hechos, el fiscal interviniente agregó: “Cuando vio un arma, la víctima fatal se bajó y pidió ayuda a la señorita Burgos para que mediara. Se habló de deudas respecto de Cynthia Burgos con la víctima fatal. Lo que se manifestó es que Papo Morales le reclama a la víctima fatal por qué le falta el respeto a Cynthia".

Con la inspección del cuerpo se corroboró que el fallecido recibió cuatro impactos de bala. La Fiscalía incautó los celulares de todos los involucrados y están siendo sometidos a análisis por Criminalística de la Policía Nacional.

Dejá tu comentario