13 jun. 2024

Impulsar el desarrollo del país

Para hacer un poco de historia, desde sus inicios en el año 1999 el Club de Ejecutivos del Paraguay se caracterizó por su impacto positivo en promover sistemáticamente el Clima de Negocios, así como la búsqueda constante del desarrollo económico y social del país a través del crecimiento de los empresarios y ejecutivos.

A lo largo de estos 25 años, y con sus más de 650 socios de diferentes rubros y sectores, la asociación se fue fortaleciendo cada vez más. Y ha venido ganando espacios preponderantes en las áreas de la economía, la política y la sociedad civil, al punto de constituirse en un activo escenario para los debates, diálogos y proposiciones de interés nacional e internacional. Y en donde convergen los diferentes actores tomadores de decisión, en un marco siempre plural y constructivo.

Adicionalmente y como uno de sus pilares, el Club también impulsa el crecimiento académico de sus asociados, la actualización empresarial y su compromiso ético-social. Ello, a la vez de generar espacios de networking donde se fomentan los negocios como así también promueve las oportunidades con inversionistas internacionales. Para el efecto, y para poder gestionar las actividades se cuenta con varios Comités liderados por los mismos socios con el acompañamiento del Staff.

El Directorio particularmente es fundamental para el acompañamiento metódico y activo de la visión y el seguimiento coherente del plan estratégico, buscando siempre tomar las mejores decisiones que generen un impacto positivo en los socios. Sus integrantes, altamente calificados, con representatividad y profesionalismo, son figuras destacadas de diferentes rubros, configurando así un equipo con múltiples miradas. Pues, como enseña la experiencia, la pluralidad de ideas y propuestas permite abarcar ampliamente las necesidades y requerimientos de los ejecutivos.

Liderar el Club de Ejecutivos no es una tarea fácil ni sencilla. Demanda mucho tiempo y dedicación, perseverancia y conocimiento. Pero se torna altamente gratificante el trabajar en pos de un proyecto que tiene como fin impulsar el desarrollo sostenido e integral de nuestro querido Paraguay. Objetivos que anhelamos y nos comprometemos a lograr en el menor tiempo posible con la estrecha e interactiva colaboración de la sociedad civil y el Estado.

Los paraguayos, unidos y organizados, siempre con una visión optimista y patriótica, vamos a salir adelante. Nos merecemos un país próspero, moderno y democrático. A la vez, previsible, confiable y con seguridad jurídica y ciudadana. Las condiciones están dadas, tenemos una tierra fértil, un ponderable bono demográfico y una economía en crecimiento, con notable solidez macroeconómica.

Entonces ya depende de nosotros alcanzar el estatus de país desarrollado y simétrico. Y con esa histórica finalidad debemos emprender, en consenso y armonía, sobre todo con institucionalidad y estabilidad política, el lúcido proyecto de avanzar hacia una educación universal y de calidad. También invertir en salud, para que la sanidad nacional llegue a todos sin excepción. Asimismo, somos conscientes de otra tarea impostergable. Y es el esfuerzo y el foco que tenemos la obligación de poner para que a nadie le falte trabajo en el Paraguay. Trabajo digno y justo, también con la finalidad de evolucionar hacia una sociedad en la que todas las personas puedan tener, y vivir, en una vivienda decorosa.

Si hay algo que distingue al Club de Ejecutivos del Paraguay es su compromiso de construir un país cuyo progreso no se detiene ni excluye. Por eso nos constituimos en una asociación transversal. Nos importa la representación del comercio, de la producción agrícola y ganadera, de la infraestructura, pero también la inclusión de la industria, la financiera y de los centros de conocimientos, etc. Pues solo con la concertación de voluntades y acciones es que edificaremos un país admirable y elegible en el concierto mundial. Es la vocación que les invitamos a abrazar, con patriotismo y espíritu de superación.

Más contenido de esta sección