Nacionales

Despiden restos de policía y su familia asesinados

El sepelio del suboficial Hugo Fariña, su esposa María Villaverde y sus hijos menores Israel e Isabel, se realizó este lunes en Villarrica, Departamento del Guairá. Familiares y amigos participaron de una emotiva misa en la parroquia San Miguel. Los restos descansarán en el cementerio noreste.

Richart González Por Richart González

Agentes policiales, ex compañeros del uniformado, compañeros de escuela de los menores, funcionarios del Poder Judicial, vecinos, entre otros, participaron de la emotiva y multitudinaria despedida.

La misa de cuerpo presente se realizó en la parroquia San Miguel, a las 9.30, y fue celebrada por su cura párroco, el sacerdote Lidio Monges.

El religioso lamentó la pérdida de la familia e indicó que no pudo evitar derramar lágrimas de tristeza por la gravedad del hecho.

Lea más: Asesinan a un policía y a toda su familia en Villarrica

"Lamentamos profundamente la pérdida de una familia entera, mi familia, que era fiel a esta iglesia, que acompañaban nuestras actividades. Y pienso en esos pequeñitos que también padecieron, realmente no tiene nombre", señaló.

Sepelio guairá
Familiares confirmaron que María Villaverde estaba embarazada.
Familiares confirmaron que María Villaverde estaba embarazada.

Destacó que en la zona existe todo tipo de hechos delictivos como hurtos, asaltos y también microtráfico de estupefacientes, pero que nunca ocurrió un hecho tan grave como este.

Tras la celebración religiosa, los restos fueron llevados hasta el cementerio noreste del barrio San Miguel de esta ciudad.

Nota relacionada: Detenido por crimen de policía y familia

Las víctimas fatales fueron el suboficial Hugo Fariña, su esposa María Villaverde y sus hijos menores de edad Israel e Isabel. La niña debía cumplir 7 años este lunes.

Cuádruple asesinato

El agente policial Hugo Armando Fariña Baeza, comisionado al Palacio de Justicia de Villarrica, su esposa María Villaverde y sus hijos Israel (12) e Isabel (6), fueron hallados sin vida en su vivienda, en el barrio San Miguel de Villarrica.

En la causa, la Policía aprehendió a un adolescente de 13 años que frecuentaba la casa para alimentarse y hacer mandados, pero luego fue liberado. El jefe de Investigación de la zona señaló que en el lugar no hallaron ningún casquillo de balas percutidas.

Te puede interesar: Detenido tenía el arma del policía asesinado en Guairá

Dejá tu comentario