23 jun. 2024

Corte destraba caso de padre encadenado por medicamento para sus hijos

Un hombre recibió respuestas en su caso por parte de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) tras casi dos años, luego de que se encadenó frente al Palacio de Justicia por medicamentos para sus hijos que padecen de fibrosis quística.

Lorenzo Melgarejo López.jpg

Lorenzo Melgarejo López, padre que se encadenó frente al Palacio de Justicia.

Foto: @Raulramirezpy

La Corte Suprema de Justicia resolvió este viernes rechazar in limine la acción de inconstitucionalidad que presentó el Instituto de Previsión Social (IPS), en marzo de 2020, contra amparos promovidos en 2019 para la provisión de medicamentos a los hijos de Lorenzo Melgarejo López, informó Raúl Ramírez, periodista de Última Hora.

Ante la desesperación y la falta de respuestas, el padre se encadenó frente al Palacio de Justicia el jueves y levantó la medida de fuerza tras la respuesta de la máxima instancia judicial a su caso.

En un video que grabó el hombre, comentó que precisa Ivacaftor, un fármaco utilizado en el tratamiento de la fibrosis quística.

Melgarejo también afirmó que las autoridades de la previsional no tenían la voluntad de proveer los medicamentos para el tratamiento de sus tres hijos.

Nota relacionada: Padre se encadena frente a Palacio de Justicia implorando medicamentos para sus hijos

Además, reclamó no haber podido tener un canal de conversación con los integrantes de la Corte para tratar de avanzar con su situación.

“La fibrosis quística es una enfermedad que mata de la misma forma que el Covid, existe un medicamento que nos puede salvar la vida y nos están negando”, criticó.

El caso de este asegurado es uno de los tantos que reclaman a la previsional la atención y el tratamiento de una compleja enfermedad.

Recientemente, el caso del pastor Emilio Abreu —quien sin ser asegurado será beneficiado con un trasplante de médula—generó la indignación entre los asegurados de la previsional.

IPS aún podría dilatar la provisión del medicamento

Lorenzo Melgarejo manifestó en un contacto con radio Monumental 1080 AM que el IPS aún podría presentar un recurso de aclaratoria para dilatar el caso. Pero que una persona de un Juzgado de Paz se comunicó con él en la mañana de esta jornada para saber que hará la previsional.

A partir de la respuesta que obtengan, él decidirá si se queda más en Asunción o si vuelve a Ciudad del Este.

“Iba a ver si van a entregar el medicamento o van a presentar otra acción. Vamos a ver si van a ser notificados, (la persona) se iba a ir a hablar allá. Posiblemente, tenga el medicamento y se pueda entregar hoy”, detalló.

Aprovechó el espacio en medios para pedir más humanidad al Instituto de Previsión Social (IPS).

“Ya es suficiente que me rebaje, a humillarnos, por favor, que no nos hagan sufrir, que por favor ya no hagan eso, que sean un poco humanos con nosotros”, apeló.

Indicó que el medicamento que piden al IPS cuesta G. 30 millones en Argentina. La presentación viene en caja y dura un mes. “Este medicamento es un avance de la ciencia que corrige el defecto genético que produce la enfermedad y hace que tenga una mayor expectativa y calidad de vida”, explicó.

Melgarejo decidió encadenarse en Asunción al ver que sus hijos empezaban a deteriorarse a causa de la fibrosis quística.

Más contenido de esta sección
Desde las 08:00 de este lunes, inicia el período de postulación del concurso de méritos y aptitudes para 50 puestos en la Cámara de Diputados.
Un motociclista falleció y su acompañante quedó gravemente herido tras chocar contra una camioneta en Loreto, Concepción.
Doña Gervasia cumplió sus 100 años rodeada de sus hijos, nietos y tataranietos, quienes le demostraron su cariño y en gran parte vinieron desde Argentina para la celebración.
Un grupo de senadores presentó esta semana un proyecto de ley para la creación de juzgados especializados para atender casos de violencia contra la mujer. La idea del proyecto es dar celeridad a los casos.
La Asociación Rural del Paraguay (ARP) tomó conocimiento de un amparo constitucional contra la estancia inglesa Faro Moro, situada en Filadelfia, Boquerón, en representación de algunas comunidades indígenas del pueblo Ayoreo. Al respecto, alegaron que la firma cuenta con licencia ambiental.
Los miembros de la comunidad 10 de Junio –La Amistad y Garay– están a favor de la compañía británica Faro Moro Limited que opera en la zona.