Nacionales

Acusan a dos hombres por invasión de ex mansión de Stroessner

La Fiscalía formuló acusación en contra de dos hombres que serían los cabecillas de una invasión a un inmueble privado que anteriormente pertenecía al fallecido dictador Alfredo Stroessner, en Ciudad del Este.

El Ministerio Público acusó y solicitó la elevación de la causa a juicio oral y público de Rafael Esquivel, de 45 años, alias Mbururú, y Emiliano Elvio Marecos Pimentel, de 25 años, sindicados de ser los cabecillas del atropello a la ex mansión del dictador Alfredo Stroessner.

Esquivel soporta cargos por los supuestos hechos punibles de invasión de inmueble ajeno, perturbación de la paz pública e incitación a cometer hechos punibles. Mientras que Marecos está acusado por invasión de inmueble que actualmente pertenece a Surinmobiliaria SA.

La acusación fue presentada por los fiscales Alcides Giménez, Carolina Gadea y Édgar Torales, quienes conforman un equipo de trabajo. La causa se tramita en el Juzgado Penal de Garantías 5, a cargo de la magistrada Cinthia Garcete.

Según los antecedentes, en agosto del 2019 Rafael Esquivel habría transmitido en vivo a través de la red social Faceboock, Mbururú Tv On Line, su ingreso por el portón principal a los lotes 29, 30, 31 y 32, Manzana B, Finca 897, situados en el kilómetro 4 de la supercarretera, lindante con el río Acaray, de Ciudad del Este.

Nota relacionada: Restos óseos son encontrados en la casa del ex presidente Stroessner

Dicha propiedad, conocida por los pobladores de la zona como la mansión del extinto dictador Alfredo Stroessner, fue transferida a la inmobiliaria por Gustavo Alfredo Stroessner, según escritura pública, informó el periodista de Última Hora Edgar Medina.

Los datos refieren que Esquivel habría invitado públicamente a sus seguidores de la red social a la invasión de las tierras ajenas. Luego, el 25 de agosto, se consumó la invasión con unas 100 personas aproximadamente, que portaban supuestamente machetes, foisas y toldos, al ingresar al lugar de forma violenta.

En la ocasión los invasores habrían derribado el portón principal de hierro, insultaron y agredieron al encargado de seguridad, Éver González, a quien incluso le despojaron de su teléfono celular cuando intentó filmar el supuesto atropello.

Ante la denuncia, el Ministerio Público pudo constatar la presencia en el lugar de unos 300 supuestos invasores, entre hombres, mujeres, niños y ancianos, quienes levantaron campamentos en diversas zonas de la propiedad.

También puede leer: Ante inminente desalojo, familias abandonan casa de verano del ex dictador Stroessner

También se constató la destrucción parcial de la edificación principal del inmueble. Al costado estaban estacionados varios biciclos, motocarros y automóviles. En la ocasión, los responsables de la intervención pudieron identificar a algunos de los ocupantes, entre ellos a los hoy acusados.

“De los actos de investigación realizados y los informes policiales surgen elementos de convicción que dan plena certeza de que los acusados tuvieron participación en los hechos punibles que se les atribuyen”, resalta la acusación de los agentes fiscales.

Hallazgo de restos óseos

Durante la ocupación, Mbururú había denunciado que encontraron restos óseos en el lugar, pero faltaban recursos para confirmar si se trataba de personas o no. Ocurrió en setiembre del 2019. No obstante, serían restos de animales, ya que eran huesos de tamaño pequeño.

Dejá tu comentario