7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
24°
31°
Jueves
Tormentas
22°
28°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Muy nublado
20°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Nacional
martes 1 de noviembre de 2016, 09:49

Policía no descarta infiltrados en grupos de campesinos por muerte de agricultores

La Policía Nacional no descarta la hipótesis de posibles infiltrados en grupos campesinos, los que estarían detrás de las muertes de agricultores en Alto Paraná. Productores y uniformados están reunidos este martes en Ciudad del Este.

El jefe policial de Alto Paraná, Juan Fernández, informó sobre la reunión que están teniendo este martes con los productores de la zona Norte para delinear estrategias y garantizar la seguridad.

"Estamos reunidos en la Dirección de la 4ª zona policial, preocupados por lo ocurrido el fin de semana", mencionó sobre el asesinato de un maquinista y otro tractorista.

Las estancias afectadas se encuentran entre los departamentos de Alto Paraná, Canindeyú y Caaguazú. "Nosotros estamos reforzando la zona de Alto Paraná", dijo Fernández a la 780 AM. Los productores solicitan garantías para seguir trabajando.

Sobre los responsables de los crímenes, no se quiso aventurar porque todavía están en etapa investigativa, pero tampoco descartó la hipótesis de personas infiltradas en grupos campesinos.

"Estamos buscando las estrategias para lograr capturar a esta gente", afirmó. Dijo que, por el momento, manejan varias informaciones y nombres de supuestos autores.

"No descartamos ninguna hipótesis, estamos en plena etapa investigativa de lo ocurrido", expresó en otro momento.

Julio César Nunes Dos Santos (49), un maquinista, falleció ayer tras recibir un certero disparo de escopeta calibre 12 cuando se dirigía para trabajar a la zona de Troncal 3 (Nueva Esperanza - Canindeyú) para realizar trabajos de fumigación. Fue el segundo crimen en menos de 48 horas que conmociona a ese sector del Alto Paraná.

El fin de semana pasado, el tractorista Alex Sokoloski fue ejecutado por un grupo de al menos 10 personas, que portaban arma de fuego, presumiblemente escopeta, vestidos con prendas camufladas y que actuaron a cara descubierta.