8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Sábado
Mayormente nublado
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
miércoles 12 de octubre de 2016, 01:00

Joven acusa a una iracunda esposa por rapto y torturas

“¡Dejá de meterte con mi marido, p...!”, es una de las muchas frases comunes que se escuchan cuando una mujer descubre que se cuecen amoríos a sus espaldas, con su media naranja. La frase va dirigida a la intrusa.

Esta declaración de guerra se ajusta a un rapto y golpiza de por medio, del cual denunció que fue víctima Andrea Soledad Villalba (24), el lunes pasado, y que involucra a su ex patrona.

Ella asegura en su denuncia que esa mañana, estando frente a su casa, llegó una camioneta de la que se bajó un hombre –posteriormente fue reconocido como Milner Ortigoza, consta en la denuncia–, y la introdujo a la fuerza en el vehículo. Dentro se encontraba –asegura la joven– su ex patrona Elena Morel, empresaria próspera de Villarrica, dueña de un local de cosméticos ubicado en pleno centro de la ciudad.

El vehículo con sus ocupantes fue a parar a la casa de Morel, donde bajaron a la víctima. Según la denuncia, Soledad quedó con el hombre, y este, luego de someterla a una brutal golpiza de puños y patadas, incluso intentó abusar de ella. Pero en el momento apareció la patrona, pero para advertirle a la joven que se dejara de meter con su marido, Eduardo Fernández. Además, le cortaron el cabello y la ropa, sumados a un sinfín de torturas sicológicas.

De acuerdo a la declaración de la joven en la denuncia, no contento con lo hecho, la foto suya recorrió varios grupos de WhatsApp, presentándola ante la sociedad como la supuesta robamaridos.

Al cabo de varias horas de tenerla sometida a todo tipo de abusos, la joven fue nuevamente alzada a la camioneta y tirada en las inmediaciones del Colegio Nacional de Villarrica, desnuda y golpeada. Fue auxiliada por un vecino que la vio y la trasladó hasta el Hospital Regional de Villarrica.

Tras largas horas de permanecer en el hospital, la víctima se presentó en la comisaría para radicar la denuncia. Luego se dio aviso al Ministerio Público y se hizo cargo de la investigación el fiscal Alcides Espínola.

Según el jefe de Orden y Seguridad de Guairá, comisario principal Amelio Segovia, la víctima era empleada en la casa de la denunciada.

El local donde hace oficina la acusada iracunda esposa permaneció cerrado todo el día de ayer y la afectada no contestó ninguna llamada.