20 may. 2024

Tren de la esperanza

Facundo Salinas, titular de Ferrocarriles del Paraguay (Fepasa), volvió a encender las esperanzas de miles de compatriotas de contar con un mejor sistema de transporte público que mejore la calidad de sus vidas. El funcionario asegura que se buscará implementar el tren de cercanías dentro de los próximos cinco años.

Opinion imagen notas.png

En promedio, un trabajador que reside en las urbes que rodean a Asunción pierde entre tres a cuatro horas diarias en su intento por llegar al trabajo y regresar a su hogar, lo que incide directamente en su bienestar. Salir de casa con el sol y regresar antes de que este se oculte es una utopía para casi todos.

Para el proyecto que solo contempla el tramo Asunción – Ypacaraí, el principal desafío será integrar este sistema con el precario sistema de transporte público con el que se cuenta actualmente y el cual está focalizado hacia las principales avenidas y no en las troncales.

Durante una charla con Radio Monumental, Salinas se puso como meta la implementación del sistema durante el gobierno de Santiago Peña, es decir dentro de los próximos cinco años.

Tras los gloriosos años del primer ferrocarril de Sudamérica, actualmente Fepasa es una empresa de trenes, pero sin trenes, que cuenta con unos 30 funcionarios, lo que es un total contrasentido e incluso es motivo de burlas y memes.

Con los años, incluso se dejó caer a pedazos uno de los edificios más bellos de Asunción, que es su antigua estación, cuyo corredor solía servir como resguardo de indigentes o comunidades indígenas que llegan hasta la capital.

Los próximos meses serán claves para que se ponga en marcha el proyecto que, según el actual titular de Fepasa, solo será el puntapié para establecer una red ferroviaria en el país. “El objetivo es tener un transporte masivo de calidad, con una visión integradora, iniciándose con la eterna promesa del tren de cercanías”, manifestó el titular de Fepasa, encendiendo las esperanzas.

Uno de los aspectos positivos de la propuesta inicial es que este tren sería construido y administrado, durante 30 años, por el Gobierno de Corea, lo que permitirá saltar por sobre las siempre cuestionadas licitaciones y adjudicaciones que terminan empantanando cualquier loable iniciativa.

El tren de cercanías utilizará como ruta los vestigios del antiguo tramo del ferrocarril, el cual fue ocupado por miles de familias durante décadas. La reubicación de estos también supone una mejora en las condiciones de vida de estos compatriotas.

La inversión estimada es de unos USD 575 millones, de los cuales USD 275 serán inversiones captadas por Corea y USD 300 de un préstamo otorgado a Paraguay del ExminBank de Corea.

Además del mejoramiento de la calidad de vida de quienes serían los usuarios del tren, la implementación del mismo supone un crecimiento comercial en las localidades por las que pasará, así como el aumento del valor patrimonial de los municipios afectados.

Por otro lado, se contrataría directamente a unas 20.000 personas como parte de la mano de obra, de los cuales 500 serán de nivel técnico.

Facundo Salinas se puso una vara muy alta, pero sin duda alguna este es un proyecto que podría transformarse en el mejor legado de la gestión de Santiago Peña.

Como ciudadano que reside en los alrededores de Asunción, no puedo dejar de ilusionarme con la implementación de este medio de transporte.

Los paraguayos merecemos que el Gobierno se ocupe de las políticas públicas que mejoren nuestra calidad de vida no solo en lo que respecta a la generación de empleo. Recuperar las horas de vida que nos roba el precario y saturado sistema de transporte incidirá directamente en el bienestar ciudadano.

Espero que la prioridad del nuevo Gobierno sean aquellas acciones que nos permitan estar mejor a todos y no solo a los familiares y allegados de quienes sudaron durante la campaña electoral. ¿Vamos a estar mejor?

Más contenido de esta sección
No se admitirá a homosexuales. Tampoco chicos con aritos ni tatuajes. No se admitirá a jóvenes que solo hablen guaraní o aquellos que visten todo de negro, se pinten el pelo o usen ropa oversize. No se admitirá nenes que usen camiseta rosa o niñas que lleven el pelo corto como varones o usen piercing o cualquier otra “cosa rara” que pueda incidir en el resto del grupo.