Nacionales

SET detectó que un limpiavidrios facturó más de G. 26.000 millones al año

El viceministro de Tributación, Óscar Orué, reveló que un hombre que se dedica a la limpieza de vidrios de vehículos y también es cuidador de autos, supuestamente facturó más de G. 26.000 millones al año, según los documentos obrantes en la SET. Se trata de uno de los casos detectados en el esquema de facturas falsas.

El caso lo expuso el propio viceministro de Tributación, Óscar Orué, este jueves en una conversación con radio Monumental 1080 AM. Mencionó que la situación se detectó en la investigación que realizó la Subsecretaría de Estado de Tributación (SET) a un esquema de utilización de facturas falsas.

En el caso están salpicadas 17 municipalidades y una Gobernación.

Óscar Orué explicó que la investigación abarca tres años y que también hay otras instituciones públicas involucradas.

Nota relacionada: Nueva megaevasión involucra a más de 100 empresas y 1.600 facturas

"Cuando empezamos a ver las empresas, por ejemplo, una persona, que es un señor que se dedica a la limpieza de vidrio de vehículos y es cuidador, le entrevistamos y le dijimos 'acá vos figurás que facturás G. 26.000 millones al año'. 'Yo nunca facturé nada, yo nunca tuve RUC', nos dijo", comentó

Mencionó que el humilde trabajador le mostró su casa y el lugar donde trabaja, ratificando que él nunca se había inscrito a la Subsecretaría de Estado de Tributación. "Esa es una factura falsa, porque el señor ya confirmó", agregó el viceministro.

Un caso similar que reveló la SET el martes al mismo medio, es que un hombre de 80 años había facturado G. 57.000 millones al Estado en solo tres años. Se trata de una empresa unipersonal, que se detectó que no condice con una humilde vivienda que figura en los documentos.

Le puede interesar: Humilde octogenario facturó G. 57 mil millones al Estado, según la SET

El esquema detectado por la SET contempla comprobantes falsos por G. 171.300 millones (USD 25 millones), que afectan a un superproveedor, 16 otras grandes empresas y 100 pequeñas compañías.

Como el proveedor de estas instituciones se dedica al rubro de la construcción, pero no fueron adquiridos un solo ladrillo ni se contrató a un solo obrero, la sospecha que tiene la Administración Tributaria es que las facturas falsas se usaron para justificar obras que nunca se hicieron, pero eso se hizo creer a los contribuyentes.

La utilización de estos documentos de contenido no auténtico data de los años 2018, 2019 y 2020. En total, son 1.607 los comprobantes apócrifos.

Dejá tu comentario