22 abr. 2024

Santi sale de lo macro y centra sus 100 días en el bolsillo y seguridad

El presidente busca cumplir la promesa de bienestar inmediato bajando precios y potenciando a la Policía. El presupuesto es escaso y las deudas son altas, por lo que comenzaron los ajustes.

Las promesas del presidente Santiago Peña se concentran en el bienestar inmediato de la gente de a pie en sus primeros 100 días, según él mismo prometió. Se desmarca de la macroeconomía que siempre fue el foco de su sector político para convencer de que el bienestar anunciado en campaña será real y que el crecimiento no quedará solo en las altas esferas, como en otros periodos. Los indicadores macroeconómicos no son tangibles para las personas, esa es la reflexión del presidente, por lo que su equipo distribuido en 17 ministerios y 25 secretarías tiene objetivos centrados en la seguridad y en el “bolsillo” o poder adquisitivo de la gente. Entre los proyectos más destacados están el programa de viviendas para la clase media; la creación de 500.000 empleos; la reducción de precios del combustible y el fortalecimiento del Grupo Lince.

Viviendas. El programa Che Róga Porã es el proyecto del Ministerio de Urbanismo, Vivienda y Hábitat (MUVH), liderado por Juan Carlos Baruja. Se basa en el acceso a créditos para la vivienda y se apunta a 500.000 familias que viven en alquiler, pagando entre G. 800.000 a G. 2.500.000.

Empleos. Desde su discurso presidencial, Peña prometió la creación de 500.000 empleos. La tarea le fue asignada a la ministra de Trabajo Mónica Recalde. Si bien todavía no se publicó ningún proyecto específico, Peña habló del estímulo al sector privado y la agilización de procesos en el sector público. Se anunció también la inclusión de 60.000 jóvenes como fuerza laboral en este plan.

Seguridad. El problema de la inseguridad siempre es un aspecto sensible en cada gobierno y Peña encomendó a su ministro Enrique Riera, la tarea de mejorar la seguridad desde el Ministerio del Interior. El ministro adelantó que lo primero será potenciar al Grupo Lince y reducir la cantidad de jóvenes adictos.

Precios bajos. Esta es la promesa más importante que hizo Peña antes y después de ser electo, por lo que en la primera semana de asumir ya anunció la baja del precio del combustible en G. 600, y del gas de uso doméstico de Petropar, que quedó en G. 5.500. Esto todavía no alcanzó a los precios de la canasta básica.

Educación. El ministro Luis Ramírez anunció su plan de fortalecer la lectura y comprensión lectora. Explicó que todos los días se iniciará la clase con un cuento y al final de la jornada, los alumnos deberán escribir un párrafo sobre un tema indicado, por lo que habrán escrito un libro al terminar el año.

Salud. El plan central es integrar Ministerio de Salud e IPS, según la ministra Teresa Bazán.

Más contenido de esta sección
Gobierno ahora recién habla de un saldo de USD 494 millones para garantizar programas sensibles. Luego de varias horas de discusión, las autoridades del Ejecutivo se abrieron a las exigencias de estudiantes.
Tras más de siete horas de debate en la mesa de diálogo, que en algunos momentos fue tenso, los estudiantes y las autoridades firmaron una carta de compromiso para establecer mesas de trabajo con todos los representantes de los programas afectados por la eliminación del Fonacide. La firma del documento se dio después de la insistencia de los universitarios.
Hubo tibia reacción del Gobierno que solo convoca para mañana a una reunión con universitarios. Hubo un encuentro con el cardenal Adalberto Martínez para analizar crisis social que sigue latente.
El crimen organizado transnacional y el narcotráfico “eliminan a cuanta autoridad independiente exista” y solo un espacio sin Estado de derecho les garantiza impunidad, dice Alarcón.