Nacionales

Sacerdote sospechoso de abusar de una niña va a prisión en Itapúa

Un cura párroco del distrito de Mayor Otaño, imputado por el supuesto caso de abuso sexual en niños, ya fue remitido al penal de Itapúa. El religioso ya cumplió una condena por un hecho similar.

Se trata del presbítero Isidoro Cabral Masqueda, de Mayor Otaño, quien entre abril y mayo de 2019 habría abusado de una niña de 11 años; sin embargo, la denuncia fue realizada recién en octubre de ese año.

Tras la audiencia de imposición de medidas ante el juez Hugo Centurión, quien, basado en las evidencias reunidas por el fiscal Walter Castro, ordenó el martes pasado la remisión del cura párroco al Centro de Rehabilitación Social (Cereso) de Itapúa.

Existieron dos denuncias por supuesto abuso sexual en niños contra el sacerdote; sin embargo, solo en una de ellas se pudieron colectar pruebas que comprometen seriamente al hombre.

Lea más: Pedro Robadín fue imputado por supuesto abuso sexual

El fiscal explicó que ameritaba el cambio de carátula en la investigación de acoso por abuso, por estar sustentada en las pericias realizadas en el marco de esta investigación.

Entre los elementos con que cuenta el Ministerio Público están los informes de las sicólogas, declaraciones de los denunciantes y el informe médico forense sobre lo acontecido.

En la primera quincena de marzo se prevé que la víctima sea sometida a la cámara Gessell.

Nota relacionada: Sacerdote es condenado por abuso de un adolescente

Con base en esos elementos, el fiscal realizó la imputación a finales de noviembre del 2019 bajo la figura de abuso sexual en niños.

El cura párroco se expone a una pena de entre cuatro a 15 años de cárcel, dependiendo de la gravedad de los hechos.

Condenado por otro caso de abuso sexual

El cura párroco ya fue condenado por un hecho similar ocurrido en la zona de Salto del Guairá, Departamento de Canindeyú.

Según el antecedente, el religioso cometió el abuso sexual en 2007 y fue hallado culpable a finales de 2012. La condena cumplió en noviembre de 2015, según el expediente.

El nombre de la niña se omite en cumplimiento del artículo 29 del Código de la Niñez, que prohíbe la publicación de datos que posibiliten identificar a los menores de edad en condición de víctima.

Dejá tu comentario