Nacionales

Región Sanitaria de Alto Paraná aclara que fallecida no volvió a la vida

Ante la información de que una mujer fallecida despertó en su velorio, la Décima Región Sanitaria de Alto Paraná aclaró que la misma no volvió a la vida y que todo se trató de una avería del saturómetro.

La Décima Región Sanitaria, de Alto Paraná, realizó una aclaración respecto al caso de la paciente cuyos familiares indicaron que, en pleno velorio, presentó signos vitales e informó que la fallecida no volvió a la vida.

"Posterior a todas las revisiones de rigor por parte de los equipos médicos del Hospital Distrital de Hernandarias y del Hospital Regional de Ciudad del Este, se informó a los parientes que la paciente había fallecido y que no presentó signos de vida en ningún momento del velorio, por las condiciones mismas de rigidez cadavérica", señala la aclaración.

De acuerdo con las autoridades sanitarias, los familiares conectaron un saturómetro a la fallecida, el cual “marcó” saturación oxígeno en sangre y pulso, por lo que trasladaron el cuerpo al centro hospitalario donde se hicieron las pruebas con otros saturómetros, informó el periodista de Última Hora Edgar Medina.

Lea más en: Una mujer fue dada por muerta y despertó en pleno velorio, en Hernandarias

Tras este cotejo no detectaron signos en el cadáver y verificaron que el aparato "que pertenecía a la familia es el que estaba marcando pulso y saturación, por cuestiones de avería, según determinaron los profesionales que recibieron la situación".

Se trata de doña Cresencia Bogado, de 67 años, quien fue dada por muerta este miércoles a las 14.30, por insuficiencia respiratoria aguda, en el Hospital Regional de Ciudad del Este, por el médico Rafael Barrail, según los documentos exhibidos por los familiares.

El hecho se produjo en una vivienda ubicada en el barrio Virgen del Carmen de la ciudad de Hernandarias, en un velorio de casi 24 horas. La fallecida es un mujer de 67, quien murió el miércoles tras padecer de cáncer de pulmón.

El cuerpo llegó a la casa en un vehículo de la funeraria, sellado, pero los familiares abrieron el cajón y no permitieron que sea formolizada. El evento requirió intervención policial y fiscal, por el tratamiento que tuvo.

Dejá tu comentario