23 jul. 2024

¿Qué es el alias?

Muchas personas preguntan acerca de una nueva funcionalidad que está siendo promovida por el sistema financiero, especialmente los bancos, invitando a sus clientes a definir su “alias”. Pero, ¿en qué consiste?, ¿para qué sirve?, ¿deberíamos tener un alias?, ¿tiene costo? Estas son preguntas muy frecuentes por los usuarios que reciben las ofertas en los aplicativos móviles de sus bancos o incluso en redes sociales.

El alias es parte de la hoja de ruta del sistema nacional de pagos del Paraguay, liderado por el Banco Central, y que tiene como principales aliados ejecutores a las instituciones financieras reguladas, entre las que se encuentran los bancos, las financieras, las empresas de medios de pago, también conocidas como billeteras, y otros participantes del sistema nacional de pagos.

Todos sabemos que hace unos años este sistema nacional de pagos lanzó el conocido Sipap, que revolucionó la forma en cómo nos transferimos dinero entre cuentas unos a otros, seamos personas o empresas. El Sipap permitió sustituir cheques, efectivo, reducir el transporte y manipulación pero, sobre todo, posibilitó que el horario en el cual se operaba o hacía la transferencia se reciba en tiempo real, permitiendo así que la economía, el comercio, las donaciones y el movimiento, sean a nivel familiar, social, comercial o empresarial, se muevan en forma más fácil y segura.

El Sipap evolucionó para las transacciones de menos de 5.000.000 de guaraníes hacia el denominado SPI, que permitió no solo realizar estas operaciones de lunes a viernes en horarios de oficina, sino extender sus prestaciones los 7 días de la semana las 24 horas del día. Desarrollando de esta forma pagos menores, como por ejemplo poder comprar un lomito el domingo a las 10:00 de la noche, que el united reciba en tiempo real su paga en su cuenta bancaria e inmediatamente pueda por ejemplo pagar el jornal de sus empleados en el mismo día, recibiendo estos empleados también el monto en tiempo real generando un movimiento más intenso de los medios de pago.

Como consecuencia de estos mecanismos gratuitos, fáciles de usar, seguros, trazables y sobre todo inmediatos, nuestro país está pasando por un momento de aperturas de cuentas sobre todo en zonas geográficas distantes al área metropolitana o de los polos urbanos, y en poblaciones de emprendedores, trabajadores autónomos, pequeñas empresas que ven una forma de bajar sus costos de manejo, reducir el efectivo sujeto a robos y poder gestionar sus ingresos y egresos como nunca.

El siguiente paso en esta hoja de ruta es el alias, que en forma simplificada no es otra cosa que ponerle un “marcante” o “nombre” a la cuenta de nuestra preferencia. Cualquier ciudadano o empresa que hoy tiene una cuenta puede denominar esa cuenta de una forma muy sencilla, evitando así tener que dar su número de cuenta, entidad financiera, número de cédula o RUC, complejizando el pasarle a alguien los datos para recibir un cobro.

El alias permite simplemente que esa cuenta se llame por ejemplo igual al número de celular de la persona. En otras palabras, yo puedo decir que mi número de teléfono de celular es el nombre con el que se identifica mi cuenta bancaria.

Este alias que yo elija y que además de mi número celular también puede ser mi número de cédula, RUC, o mi mail deben estar registrados, a través de mi banco, en una base de datos única residente en el Banco Central del Paraguay. Si yo tengo mi alias, ya puedo dar este número a cualquier persona y simplemente tipeando, solo en su banco como destinatario, me puede hacer pagos sin tener que pasar por el trámite de tipear el número de cuenta, el banco, destino, etc.

El alias va a permitir transacciones aún más simples y sentar las bases para un gran tema pendiente, que son los pagos de gobierno a empresas y personas que deberían realizarse ya utilizando el alias.

Más contenido de esta sección