Nacionales

Pilar queda sin motobombas y aguas amenazan con sobrepasar muro

En el sur del país, se sigue agravando la situación de los pobladores a raíz de las inundaciones. En Pilar, dejaron de funcionar las motobombas y las aguas amenazan con rebasar el muro de contención que protege a la ciudad de la crecida del río Paraguay.

Las intensas lluvias empeoraron la situación en el Departamento de Ñeembucú. Este viernes dejaron de funcionar las 16 motobombas que estaban siendo utilizadas para drenar el agua de la ciudad de Pilar.

El intendente de la ciudad, Cristóbal Alfredo Stete, dijo que el 80% del distrito está, prácticamente, bajo agua. Antes de que los equipos paren, ya pidió la dotación de motobombas sumergibles, para seguir con las labores.

Ahora, el río Paraguay alcanzó los 8,6 metros, a pocos centímetros para que las aguas sobrepasen el muro de contención de 10 metros, informó el corresponsal Juan José Brull.

El fenómeno climático dejó a todos los barrios bajo agua. Además se registraron casas destechadas y árboles caídos. Por la intensa lluvia, también parte de la Costanera de la ciudad de Pilar se desmoronó.

Puede leer: Temporal empeora en Ñeembucú y se declara alerta amarilla

“Estamos mal, la ciudad está bajo agua, con nuestros recursos no vamos a poder", señaló a Monumental 1080 AM sobre la urgencia de donación de motobombas.

Con desesperación, el jefe comunal manifestó que el agua va creciendo y amenazando con afectar a toda la ciudad.

Si bien la Cámara de Senadores aprobó la declaración de emergencia para el Departamento de Ñeembucú, para facilitar la ayuda a los damnificados, esto aún debe ser tratado en Diputados.

En la capital departamental ya cayeron alrededor de 250 milímetros de lluvia. El temporal fue intenso con grandes granizos y vientos que alcanzaron los 80 kilómetros por hora.

Suman 9.300 familias afectadas

Un total de 9.300 familias se encuentran afectadas por las inundaciones e intensas lluvias que azotan al departamento de Ñeembucú, según informó a la misma emisora radial el gobernador de Ñeembucú, Luis Benítez.

“Hoy la situación es desesperante en Pilar, tenemos muchísima gente afectada, pero estamos trabajando coordinadamente con el intendente para sacar a las familias y trasladarlas a lugares de refugio”, explicó.

El secretario departamental comentó que la mayor complicación en Pilar tiene que ver con la cantidad de agua que cae y su desagüe.

Ante la situación, Benítez hizo un llamado a las empresas privadas, que en otras inundaciones habían auxiliado, a fin de que estas puedan volver a asistir a la zona y a los pobladores.

Dejá tu comentario